Inicio Samuel Valenzuela MORENA subrepresentada

MORENA subrepresentada

181
0

Es del conocimiento generalizado que al menos en Sonora, el alto perfil que tuvo MORENA respecto al resultado de la elección del 2018, no corresponde, salvo raras excepciones, al paupérrimo nivel de sus representaciones en instancias de gobierno, legislativas y de partido.

Se cita como los ejemplos más relevantes lo que ocurre en el Congreso del Estado con la bancada de ese partido, liderada por Ernestina Castro Valenzuela; la super delegación a cargo de Jorge Taddei Bringas; la dirigencia estatal de Jacobo Mendoza y el desastre en los ayuntamientos más importantes de la entidad, donde ese partido es gobierno.

El aplastante triunfo de una marca partidista y un posicionado Andrés Manuel López Obrador, atrajo ese alud de votos en favor de desconocidos e improvisados, sin la menor idea de pará qué fueron electos, sin formación ideológica y cuyas buenas intenciones se impulsan con un voluntarismo caótico y muchas de las veces, incongruente.

En el Congreso del Estado y en los ayuntamientos no hay nada qué hacer frente a una decisión del electorado y lo único que se podría esperar es que a un año de gestión ya debieran acortar la curva de aprendizaje y tener la esperanza de que sus incompetencias actuales sean superadas, para que la actuación legislativa de unos, deje ser fuego de artificio con fuertes indicios de inaplicabilidad y de los otros, que su gestión no impacte la calidad de vida en los municipios que gobiernan.

Rogelio Díaz Brown

Al menos los altos mandos de MORENA deberían de atender la urgente necesidad de que el liderazgo en la conducción del Grupo Parlamentario y el férreo control de Castro Valenzuela sobre sus coordinados, se concatene con capacidad de diálogo, negociación y consecución de acuerdos con las otras fuerzas política representadas en la legislatura sonorense, porque bajo las condiciones impuestas ya desde hace un año, las cosas pintan tenebrosas para ese partido en el Congreso del Estado.

Hay múltiples evidencias de la responsabilidad de la dama cajemense en el desbarajuste frecuente que se vive en esa bancada y que en tan corto plazo se ha pulverizado la alianza con el PES y el PT e incluso hay graves enconos en su interior, con un Luis Armando Colosio Muñoz vilipendiado y denigrado.

Y no, no vale el que aleguen que las divisiones por esos rumbos sean causadas por estrategias del Gobierno del Estado o por las habilidades del coordinador del PRI, Rogelio Díaz Brown, ante quien Castro Valenzuela pretende deslindarse de su pasado como activista al servicio del PRI, lo cual puede ser un complejo que le cierra y obceca su ánimo en los obligados y naturales procesos de negociación.

Luego de tan recurrentes crisis, se insiste que el mejor perfil para la coordinación de la bancada morenista es Martín Matrecitos, quien dispone de una larga y congruente carrera política partidista siempre en la izquierda y que dada su experiencia en esas lides tiene un manejo ajeno a dogmatismos, firme, pero con voluntad para el diálogo y el acuerdo, vamos, con él si se puede hablar.

Martín Matrecitos

Poner a Matrecitos en la coordinación sería un plus en la calidad de la bancada de MORENA en la representación popular sonorense e igual ocurriría si también se decidiera relevar a Taddei Bringas en la super delegación, desde donde de forma cotidiana da cuenta de su inocuidad y totalmente desfigurado frente a la alta responsabilidad a su cargo.

Darle nivel a esa super delegación debiera ser una prioridad de la cuarta transformación en la entidad y además derivaría en una mejor disposición y oportunidad para que los apoyos del gobierno federal lleguen a los sonorenses y no como ahora, cuando la estructura de la federación en la entidad luce como pasmada, inmovilizada y sin presencia en los temas relevantes.

Y para colmo, Taddei Bringas anda moviendo sus presuntas influencias para que uno de sus incondicionales, el fantasmagórico y ausente delegado federal del trabajo en Sonora, Raymundo García, se el relevo de Jacobo Mendoza en la dirigencia estatal de su partido, lo cual sería un contrasentido, porque si Jacobo es muy bajo perfil para la importancia electoral y política de MORENA, pues el recomendado por Taddei está peor.

También andan moviendo a un Tony Gallardo, cercano al padrecismo panista pero que por alguna razón se ganó la simpatía de Alfonso Durazo, quien se supone lo mandó a maquilar su posicionamiento para entrar en la puja por la dirigencia estatal, pero por lo que se ve, no le fue bien y ahora el favorito es Adolfo Salazar Razo, éste sí con un alto perfil y sin antecedentes de haber andado de chapulín en la geometría política estatal.

Adolfo Salazar Razo

La verdad es que si MORENA quiere tener una dirigencia a la altura de la gran responsabilidad que la gente les otorgo en las urnas el año pasado, les urge relevar a su actual dirigente estatal y a toda su estructura directiva y si ese relevo lo encabeza Salazar Razo se podría avanzar en ese sentido.

Ese muchacho es algo así como secretario técnico de la Secretaría Federal de Seguridad Pública o sea es de las confianzas del guía moral del morenismo en Sonora, pero además su activismo siempre ha estado en la izquierda, cargando sólo el tache de su atrabiliaria conducta cuando sin representación alguna, pretendió ocupar la operación administrativa del Congreso del Estado.

Luego de tan fallida actuación, vaya suerte el que haya sido jalado por su amigo Durazo a la Ciudad de México, porque desde allá pudo construir lo que se nos figura como ruta irreversible que lo lleva a la dirigencia estatal que hoy ocupa Jacobo Mendoza, un buen hombre, muy preparado en la academia, pero sin liderazgo y sobre todo, sin el alto perfil que demanda el partido mayoritario de la entidad.

Por lo demás, nos dimos una vuelta por el Congreso del Estado y ahora sí hubo trabajo legislativo de parte de nuestros sufridos representantes populares, ya que desahogaron 15 asuntos, que si bien un par fueron los llamados a misa denominados exhortos, los restantes tendrán una ruta legislativa muy interesante que creemos derivará en muy buenos debates, además de aprobarse algunos dictámenes, el más importante el de la Ley que crea la Comisión de Búsqueda de Personas y Atención a Víctimas para el Estado de Sonora.

Rosa Icela Martínez

Este nuevo marco jurídico propuesto a la legislatura por la gobernadora Claudia Pavlovich, concreta en la entidad el instrumento para la aplicación de la Ley General en materia de personas desaparecidas en México, jurisprudencia de orden federal.

Se pondrá bueno el trámite de selección de quienes integrarán a esas comisiones, chamba en la que está comprometida la bancada del PRI, porque no será cualquier cosa tanto la designación del Consejo Estatal Ciudadano de la Comisión de Búsqueda y la selección del comisionado ejecutivo de la ley de atención a víctimas, como bien lo subrayó la diputada Rosa Icela Martínez Espinoza.

En donde también hay chamba es en el Instituto Sonorense de Transparencia, mejor conocido como ISTAI, ya que en sesión del pleno de este jueves, los comisionados Arely López Navarro y Andrés Miranda Guerrero, conducida por el presidente Francisco Cuevas Sáenz, se resolvió en favor del ciudadano en 23 solicitudes de información que por alguna razón habían negado proporcionar sujetos obligados, en tanto que tres asuntos fueron revocados dando total razón al quejoso.

Sin congojas y sin presiones, los integrantes de ese organismo autónomo también determinaron sobreseer cinco expedientes al llegarse a un entendimiento antes de transcurrir el procedimiento completo, con lo cual cuatro dependencias del Ejecutivo y un ayuntamiento entregaron de inmediato la información requerida.

Sesionan integrantes del ISTAI

Otros quince asuntos más tuvieron una resolución modificatoria, en la cual tanto al quejoso como al sujeto obligado les asiste algo de razón, por lo que el Instituto determina en qué partes es viable liberar o resguardar la información. En tal sentido fueron resueltos los recursos de revisión de siete dependencias del Ejecutivo, siete ayuntamientos y un organismo autónomo.

En Resumen, ya suman 566 asuntos resueltos en lo que va de este año, de un total de 657 tramitados en el mismo período, restando 91 dentro de los plazos establecidos por la ley, o sea, sí desquitan la chuleta por esos rumbos.