Nadie podría desmentir que la estrategia para combatir el Covid-19 en México, ha estado sujeta y condicionada a las necesidades políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo mensaje de menosprecio a la peligrosidad del virus, ya ha causado 63 mil 819 muertes y 591 mil 712 contagios. 

Como el de Tabasco se niega a usar cubrebocas, hasta hace pocos días, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, negó utilidad alguna a dicha prenda para evitar contagios y evitar contagiar; como el presidente insistió en seguir con sus giras y mítines, recomendó eventos con aforos no mayores a cinco mil personas para luego bajarle a 100. 

Junto con pegado a tales estupideces de Estado, además de subordinar acciones del sector salud a los caprichos presidenciales, se priorizó el aspecto económico por sobre la salud y vida de la gente y se aplicaron criterios pseudo democráticos y libertarios para propiciar que cundiera el mal ejemplo del presidente, al no hacer obligatorias medidas básicas de protección. 

Pues a partir de este lunes y frente a la necesidad de generar la percepción de éxito en la batalla contra la pandemia en el II Informe presidencial del martes, la autoridad de salud federal determinó que Sonora y nueve estados más pasaron al color amarillo del semáforo epidemiológico, a pesar de que durante los últimos días el nivel de muertes y contagios se mantiene entre los 650 y los seis mil respectivamente a nivel nacional. 

Enrique Clausen

En lo que respecta a Sonora, si en código amarillo se mantuvo en todo lo alto la movilidad e irresponsabilidad social, ya nos imaginamos cómo andarán las cosas al cambiar a amarillo, quedándonos solamente la esperanza de que en verdad sea cierta la tendencia de mejoría y no seamos parte de la inhumana estratagema federal, de servir de colchón a las necesidades del presidente de no aparecer como incompetente en su informe. 

Sean peras o manzanas, por lo pronto, desde la instancia estatal luce cauta la reacción a dicha declaratoria, que si bien se acata en términos de colores, se mantienen medidas restrictivas y se continúa con el confinamiento social, uso obligatorio de cubrebocas en espacios públicos, se sigue recomendando el uso de gel antibacterial y aseo frecuente de manos; privilegiar la sana distancia y mantenerse alerta ante los primeros síntomas para procurar atención médica inmediata. 

Bien el titular de salud Enrique Clausen Iberri al subrayar que el que Sonora haya sido colocado en color amarillo, no da motivos para relejarse frente a los riesgos de contagio ya que el escenario sigue siendo grave y por lo mismo, requiere seguir tomando medidas de distanciamiento social y seguir restringiendo actividades de riesgo. 

Sabemos de las limitadas respuestas a los vehementes y cotidianos llamados del funcionario estatal para actuar con responsabilidad y solidaridad y por eso nos llama la atención la sensible baja de decesos y nuevos casos en la entidad, frente a tantos reportes de todo lo contrario, gravitando la posibilidad de que tal como ha ocurrido en el reciente pasado, el IMSS esté escondiendo información. 

Germán Robles

Y mejor la gobernadora Claudia Pavlovich, porque sin importar el extraño optimismo federal y enterada de la realidad que se vive en esta entidad, ya decidió no poner en riesgo a la gente durante el bien llamado Mes de la Patria, que incluye varias fechas y actividades cívicas que por lo regular generan aglomeración de personas, como son los casos de la gesta heroica de los Niños Héroes, el Grito de Independencia y desfiles conmemorativos, además del calendario diario de honores a la bandera por parte de dependencias e instituciones. 

Pues vía Germán Robles, coordinador ejecutivo de Relaciones Públicas y Eventos del Gobierno del Estado, se anunció que la ceremonia para conmemorar el Grito de Independencia se realizará de manera virtual y se transmitirá a través de canales de televisión locales y redes sociales de internet y que, a diferencia de otros años, no se llevará a cabo la tradicional verbena popular en la Plaza Zaragoza, sin escenarios, ni programa artístico ni invitados especiales. 

El programa sólo contempla la realización del ceremonial cívico, con la compañía presencial de sólo los representantes de los poderes Judicial y Legislativo, así como los mandos militares, quienes entregan la Bandera Nacional a la gobernadora, con la participación de la banda de guerra del Ejército Mexicano y de igual forma ocurrirá con el evento en honor a los Niños Héroes de Chapultepec, en tanto que en la explanada del Centro de Gobierno, la Bandera de México se izará todos los días de septiembre a media asta para conmemorar a las personas que han muerto Covid-19, sin invitados. 

Como ven, en Sonora no se bajará la guardia, al menos en lo que respecta al gobierno estatal, que en el caso del municipio de Hermosillo, de acuerdo a los antecedentes, no creemos que la alcaldesa Célida López Cárdenas incurra en un descuido luego que a pesar de tantas batallas, la jurisdicción que administra sea el epicentro de la pandemia, lo cual requiere extremos cuidados. 

Jesús Zambrano

Por lo pronto, este común mortal y proletarizado reportero, de ninguna manera da credibilidad a ese color amarillo del semáforo epidemiológico y mejor optamos por mantenernos bajo buen resguardo, tal como lo hemos hecho a partir del 17 de marzo pasado. 

Por lo demás, hubo relevo en la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática y ahora tocará al sonorense Jesús Zambrano Grijalva encabezar el esfuerzo de reconstrucción de ese partido, luego de la fuga masiva de oportunistas que se fueron a MORENA y lo dejaron en postración histórica. 

El nativo de Empalme, también conocido como el “Tragabalas”, ya estuvo en dicha responsabilidad entre el 2011 y 2014, además de disponer de vasta experiencia y ser producto de procesos de aprendizaje que a lo mejor le dan luz para evitar los errores para reposicionarse de nuevo como la corriente de izquierda más representativa de este país, luego del fiasco que llevó a MORENA a ser ese conservadurismo oficialista bajo la guía del incompetente López Obrador. 

Para Zambrano Grijalva es una muy buena ventaja que por lo pronto no tendrá que lidiar con las beligerantes tribus que a fin de cuentas lo llevaron a la debacle, ya que dicho troglodismo se mimetizó en el citado partido oficial y con ello, ya sin esas monsergas, desplegar un activismo de real oposición y desde ahí construir una alternativa electoral lo suficientemente atractiva que lo lleve a recuperar espacios perdidos, o sea, aprovechar mejor el tiempo en el trabajo político en la sociedad, en lugar de tener como entretenimiento el hacerse pedazos entre sí. 

La debacle anunciada

Mientras tanto, vaya el mal timing del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien a pocos días del II Informe de Gobierno de su dueño, confesó que ya tocaron fondo y que la 4T está por agotar el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestales y el de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas, además de las coberturas petroleras y otros “guardaditos” que tenía el gobierno. 

En el primero de los casos son al menos 300 mil millones de pesos cuyo destino se desconoce, porque luce sin sustentación el que se hayan aplicado para remediar la contingencia sanitaria, toda vez que ni gobiernos estatales, municipios ni sectores de la economía formal, han recibido un cinco adicional de apoyo de parte de la federación. 

Arturo Herrera

El caso es que el funcionario federal describió funesto panorama económico para lo que resta del año y el siguiente, poniendo de paso en evidencia a López Obrador, quien dado a alardear de sus habilidades en materia económica, aseguró no hace ni tanto, que esos fondos ya en estado ruinoso, no se tocarían, cuando ya incluso están muy gastados. 

Por supuesto que México ya vive la mayor crisis económica desde 1932 y por supuesto también, quienes pagarán por los platos rotos serán Estados y Municipios, porque olvídense que esa bola de incompetentes, vayan a suspender la construcción de la refinería Dos Bocas, Tren Maya y la aeropista Santa Lucía, que requieren un gasto anual conjunto superior a los 300 mil millones de pesos. 

Powered by WPeMatico