Inicio Samuel Valenzuela Picando piedra

Picando piedra

55
0

“Si le va bien a Cajeme, le va bien a Sonora”, nos comentó el alcalde Sergio Pablo Mariscal Alvarado, durante circunstancial encuentro en Palacio de Gobierno, a donde el munícipe acudió en el marco de un evidente ejercicio de gestión presupuestal.

Tiene razón el titular del cabildo cajemense respecto a la importancia que tiene esa jurisdicción municipal para esta entidad, tanto en lo que se refiere al plano económico como en el político, que de acuerdo a como les va, marca tendencia para toda la entidad.

Su condición como el municipio que ocupa el segundo lugar de importancia en Sonora, Cajeme constituye el fiel de la balanza en los índices del crecimiento económico e indiscutible dicho factor desde la perspectiva político-electoral, que en lo que se refiere a la producción de alimentos, su relevancia es de carácter nacional.

Por todo lo anterior le dimos la razón al alcalde en breve intercambio sostenido, ya que andaba bastante apurado en su recorrido por la sede del Poder Ejecutivo Estatal, en donde acudió primero a las oficinas del Secretario Técnico, Epifanio Salido Pavlovich y de ahí se fue a donde despacha el Secretario de Finanzas, Raúl Navarro Gallegos.

Raúl Navarro Gallegos

Mariscal Alvarado acudió acuerpado por la tesorera de la comuna Karina Montaño; Heriberto Verdugo, Coordinador de Tesorería y Jesús León, Oficial Mayor, sin que tengamos idea de lo que consiguieron, ya que la juntada privada fue de largo aliento, aunque dicho dato seguramente se conocerá en los siguientes días.

Son gestiones de orden presupuestal que de forma tradicional y normal realizan presidentes municipales, que como se sabe se encuentran en proceso de reinventar formas de acceder a flujos financieros luego de la trasquilada perpetrada en el presupuesto federal que los dejó sin el cuadro y sin la estampa.

Por el talante del munícipe, percibimos que prevalece una buena relación institucional entre el Estado y su gobierno, cuyo saldo aún no es posible medir desde la perspectiva presupuestal, pero se infiere que Mariscal Alvarado se aplica y pica piedra para cubrir las omisiones y ausencia de compromiso de representantes populares, locales y federales, en el proceso de formular la propuesta económica para el ejercicio 2020.

No sólo Cajeme enfrenta carencias financieras y complicada situación en materia de seguridad pública, que al menos en estos días no se han presentado delitos de alto impacto, lo cual ya es algo, mientras que por otra parte, luce interesante el haber echado andar un programa emergente de bacheo, en el cual durante día y noche 210 trabajadores atienden una de las exigencias más reiteradas de la gente.

Heriberto Verdugo

Y bueno nuestro recorrido por la sede del Poder Ejecutivo del Estado de Sonora, porque ahí nos dimos el lujo, el honor y el privilegio de Don Gilberto Gutiérrez Quiroz, quien a pesar del peso de los años se da el lujo de mantenerse en activo y sobre todo, sin perder su tradicional humor y don de gentes.

El papá de los pollitos, uno de ellos nuestro amigo Gilberto Gutiérrez Sánchez, andaba acompañado de otro amigo de este espacio, el siempre inquieto Enrique Palafox Paz, sin dejar de lado que también por esos rumbos nos dio gusto echar platique con el reaparecido comunicador en receso y ahora sindicalista de altos vuelos, Juan Antonio Arciniega.

La parte triste de nuestro periplo por el Centro Cívico capitalino fue el saber y enterarnos de las consecuencias del percance que tiene postrada con suma gravedad a Elsa Villa, eficaz funcionaria de Comunicación del gobierno estatal, a quien a lo largo de muchos años la hemos visto transitar en estos avatares como fotógrafa, reportera, encargada de medios en dependencias estatales, siempre comprometida con su chamba.

Sabíamos de su incursión a la práctica de deportes, su participación en maratones, sus batallas en la natación, sobre la bicicleta y en el gimnasio, pero no sabíamos que le entraba al ciclismo de montaña, ese que en mala hora le jugó una trastada y que nos tiene con el alma en un hilo, dadas las graves lesiones que sufrió el domingo por la mañana. Pero con el favor de Dios, todo estará bien.

Claudia Pavlovich de gira por municipios de la sierra baja de Sonora

Y la otra mala, y esta sí infausta noticia, es el fallecimiento de Brianna Flores Portela, hija de nuestro muy buen amigo Alberto Flores Chong y su esposa Lourdes, ocurrido allá en Querétaro, lo cual ha conmovido a la legión de amigos del extitular de Protección Civil, entre ellos este reportero, que en nuestra devastación, no hay palabras y solo podemos ser solidarios ante esa tragedia.

Por lo demás, este martes hay apretada agenda de cobertura periodística, ya que en principio de cuentas, a eso de las ocho y cacho, en la mesa CORSAS tendremos como invitado al Secretario de Seguridad Pública, David Anaya Cooley, por lo cual no podremos estar en la Conferencia de prensa-desayuno que ha convocado la diputada del Movimiento Ciudadano, María Dolores del Río en el Santiago Plaza, y más tarde, a eso de las once, está la sesión de la Cámara de Diputados.

Por cierto, en el orden del día para la sesión de la legislatura estatal, no está el punto del nombramiento del Comisionado de Atención a Víctimas y por lo que sabemos, ese tema se mantiene en la congeladora, ya que ni siquiera la comisión dictaminadora se ha reunido, además que nada se sabe respecto a lo que decidirán desde el Palacio de Gobierno.

Pero la gobernadora Claudia Pavlovich no quita el pie del acelerador y este lunes arrancó semana con intensa gira de trabajo por los municipios de la sierra baja de Sonora, Divisaderos, Tepache, Villa Hidalgo y Granados, en donde entregó diversos apoyos, como becas, proyectos productivos, material deportivo y platicó con la gente.

Jesús Pujol Irastorza

Por cuestiones de logística y dificultad para los traslados, la raza reporteril se quedó en casa, pero reportes de por allá nos hacen saber del cálido ambiente e fluida interacción de la mandataria con la gente de esas comunidades y sus autoridades.

En donde las cosas pudieran escalar a situaciones de pronóstico reservado, es por rumbos de Guaymas, ya que a la alcaldesa Sara Valle y a los guaymenses les pudiera salir muy costoso el desaire que fue objeto una comisión de integrantes de la tribu yaqui encabezados por el secretario Imuri Buitimea.

No fueron atendidos como se supone habían quedado y ya encabritado, el representante de esa comunidad indígena anunció que si a las seis de la tarde de este lunes, la alcaldesa no acude a Vicam, este martes a temprana hora le cerrarán la llave al acueducto que abastece de agua potable a Guaymas y a Empalme.

Estos Entretelones se entregan antes de la seis de la tarde o sea, aún no sabemos si la munícipe subsanó y corrigió el desaire, duda de la cual saldremos este martes por la mañana.

Por rumbos de Nogales no cantan mal las rancheras y reportan el rancho ardiendo con un alcalde, Jesús Pujol Irastorza que salió rencoroso, ya que luego de una alegata que derivó en manotazos, fue despedido el comisario de policía Juan José Avila Ortiz y de pasadita, por transa, también corrió al Oficial Mayor Ignacio Sepúlveda, quienes para más señas, el primero fue guardián del domicilio particular de Ernesto Munro y el segundo, director de Contabilidad y Administración de la Secretaría de Seguridad Pública, durante el padrecismo.

Ana Gabriela Guevara

Como ven, al parecer hubo consecuencias de la antreada que se aventó el alcalde en Hermosillo y la verdad se reporta un verdadero sainete que incluyó la negativa del munícipe de recibir a los despedidos, dejando todo en mano del secretario de la comuna y del jurídico, trámite que agotaron en sólo tres minutos y sin dejarlos sacar nada de sus escritorios, además de incluirse el dato que Avila Ortiz se retiró al punto del llanto.

Hubo intento de rebelión de los despedidos utilizando los malos oficios de un regidor incondicional, quien ahora promueve una sesión de cabildo para exigir la renuncia del tesorero y el contralor, aunque mientras tanto, ya Pujol Irastorza nombró como oficial mayor a Alfonso Leyva, a quien se le recuerda como subsecretario de Gobierno durante el padrecismo.

Es un atascadero de por esos rumbos y sin duda es resultado de ese accidente electoral que llevó a la alcaldía a un representante del más rancio abolengo fifí, sin equipo y sin saber ni papa del servicio público, además de adolecer de seria carestía de vocación de servicio.

Pues con esos burros hay que arrear, como es el caso del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien de nueva cuenta hizo de las suyas al desestimar el uso de policías, cárceles y mano dura en contra de homicidas y delincuentes, para salir con la reiterada estupidez de que el fondo para atender esa problemática es el bienestar del alma y que sólo siendo buenos podremos ser felices.

De esa forma es como eludió comprometerse frente al asesinato de un niña de ocho años, hecho que atribuyó para no variar, al neoliberalismo y su “fruto podrido del egoísmo que llevó a crisis profunda de pérdida de valores”, entre otras prédicas impropias de un jefe de estado con capacidades ejecutivas, pero que se contenta con catilinarias nietzscheanas.

Un día antes, ante elementos de la Guardia Nacional hizo apología al respeto que merecen los delincuentes de parte de las corporaciones de seguridad, porque también son seres humanos y no, no convocó al necesario respeto a los derechos humanos con que deben actuar las autoridades frente a los delincuentes, sino que demandó respeto hacia sus personas.

Y todo indica que ya fue descarrilado el tren donde viajaba Ana Gabriela Guevara hacia la eventual candidatura al gobierno de Sonora, al darse a conocer truculencias en la administración financiera de la CONADE, con un daño patrimonial que supera los 50 millones de pesos sólo de enero a julio del 2019, mas lo que se acumule.