Inicio Samuel Valenzuela Siembra de esperanzas

Siembra de esperanzas

18
0

Aunque desde su campaña electoral a lo largo tantos años aseguró tener soluciones inmediatas a la problemática del país y vendió tan bien esa esperanza, lo cierto es que Andrés Manuel López Obrador sigue alargando los plazos y todo indica que esta generación de mexicanos quedaremos en la espera.

Lo de bajar los precisos de las gasolinas el mismo 1 de diciembre del 2018 es el caso más emblemático, pero el más cruento es el relativo a la seguridad pública en tanto que el más doloroso es el del sector salud, quedando en filas traseras sus compromisos de mayor eficiencia de la administración pública federal con la mudanza a estados, su municipalismo y respeto al Pacto Federal, así como la no intromisión gubernamental en organismos autónomos.

Todo lo anterior y más fueron semillas sembradas en el imaginario popular que en lo inmediato germinaron como votos, pero que en el proceso de crecimiento comienza a lucir como un desordenado ramajo sin que se advierta alguna señal de que habrá buena cosecha o simplemente cosecha alguna y por ello las frecuentes resiembras, riegos emergentes y aplicación cotidiana de fertilizantes durante sus comparecencias mañaneras

Pero la base del cultivo es el mismo: la demagogia y por eso las gasolinas no bajaron de precio, no hubo mudanza de secretarías; la inseguridad pública va al alza y luce imparable; es evidente el abandono federal a los municipios; los Estados son entes decorativos en el Pacto Federal y el centralismo es rampante, y los organismos autónomos son gradualmente cooptados con nombramientos afines a los intereses de MORENA y el presidente.

Andrés Manuel López Obrador

Se escuchaba fregón el discurso respecto a que el sistema de salud de este país será como el de los países nórdicos, pero lo cierto es que a más de un año de ocupar la silla presidencial, en dicho rubro estamos peor que antes y todo indica que va empeorar al implantarse un nuevo modelo de atención en el cual la improvisación es la constante y amenaza con cobrar más vidas que la guerra del narco.

El Seguro Popular fue un modelo muy eficaz para atender a la población abierta que no goza de servicios de afiliación en diversos organismos de estados y de la federación, pero como persisten los desordenados impulsos allá en las alturas, sin previsiones ni tiempo de prueba, se echó a andar el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi), ese mismo que camina de tumbo en tumbo y que en resumen y por lo pronto, ha encarecido y en el peor de los casos, negados los servicios de salud a las clases populares.

La jornada sanitaria presidencial de esta semana concentró un alud de denuncias contra la operación de dicha propuesta, las cuales obligaron a López Obrador a fijar otro plazo más para efectos de resultados, los cuales llegarán a partir de diciembre próximo.

Mucho tiempo es casi un año para quienes deben atender sus enfermedades como lo venían haciendo a través del Seguro Popular y que ahora enfrentan la inoperancia de un nuevo esquema que exige el pago de cuotas como si se tratara del sistema de salud privada, de acuerdo a múltiples denuncias de muchos estados de la república.

Enrique Clausen

Y más, porque en el marco de ese abusivo trato de la Federación a los Estados, se aplican presiones para incorporase al INSABI y ya se advierte revuelta en puerta ya que Aguascalientes, Tamaulipas, Querétaro, Durango, Baja California Sur, Nayarit, Guanajuato y Quintana Roo, se niegan a incorporarse, en tanto que ya en operación está en Baja california, Chiapas, Colima, Cd de México, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sonora, San Luis Potosí, Tabasco Veracruz y Yucatán.

Al menos en Sonora no tenemos noticias de negativa de servicios o cobranzas por servicios médicos prestados en instituciones de salud y se debe a que a fin de cuentas la gobernadora Claudia Pavlovich le entiende muy bien a eso de las previsiones y en Enrique Clausen, titular de salud, tiene un operador nato en la eliminación de riesgos, aunque hay que mantenerse en alerta.

Otro punto de esa agenda sanitaria fue la designación de Titulares de los Órganos de Operación Administrativa Desconcentrada del IMSS en los estados que vienen a suplir a los delegados, representantes o coordinadores, en un novedoso proceso de selección que rompió con las tradicionales recomendaciones, tráfico de influencias y ocurrencias que prevalecieron hasta ahora.

A partir del 15 de febrero próximo los IMSS estatales serán encabezados por profesionales de la salud, lo cual luce perfecto a primera vista, sin que tengamos idea si se empatarán capacidades de orden administrativo y organizacional y más cuando en el caso de Guillermo Moreno Esparza se tenía muy buen referente respecto a cómo debe manejarse una institución de esa naturaleza.

Y los acérrimos enemigos del neoliberalismo aplauden la aprobación del T-MEC

En fin, hay que reconocer las habilidades de López Obrador para comunicarse con la gente hasta ahora, con el riesgo de que al paso de los días, semanas, meses o años se imponga la realidad que precede a una mala siembra de esperanzas y pésimas artes de cultivo, y entonces la reacción popular será de pronóstico reservado.

En todo ese maremágnum de incongruencias y contradicciones que emanan desde el Palacio Nacional, de destacar el gusto, el festín, la pachanga y vocinglera alegría que esos prohombres vomitan con motivo de la aprobación del Congreso de Estados Unidos del acuerdo comercial T-MEC con México y Canadá, pacto que en el reciente pasado fue calificado por ellos el instrumento más criminal del neoliberalismo en contra del pueblo de México.

Pero mejor onda por rumbos del CUM en donde un par de leyendas del boxeo protagonizaron un circo publicitario para promover la lucha contra las adicciones y la verdad es que admiramos a Julio César Chávez y reconocemos sus esfuerzos y sus logros arriba del ring y como ser humano, tocándole algo de eso al Travieso Arce, pero de lo anterior a ir hacer bola a una faramalla hay mucho trecho y mejor la dejamos de ese tamaño.

Es que por otra parte muy buena noticia que dio la gobernadora Claudia Pavlovich respecto a la incorporación de Agua Prieta y Naco al Programa de Mejoramiento Urbano que opera en municipios de la frontera norte de México la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), luego de reunión con el titular de esa dependencia, Román Meyer Falcón.

La gobernadora Pavlovich y el titular de la SEDATU

Esa es otra gestión bien concretada por la mandataria estatal, luego que de inicio, a ese programa federal sólo se había incluido a los municipios de San Luis Río Colorado y Nogales, logrando la suma de esos otros dos en donde se aplicarán 520 millones de pesos para construir y/o mejorar espacios públicos, regularización de tenencia de la tierra, y ambiciosa agenda de vivienda (vivienda nueva, rehabilitación de vivienda, y ampliación de vivienda).

De hecho, en nogales ya están en proceso de ejecución obras de infraestructura en escuelas, parques, unidades deportivas, y un Centro Integral de Mujeres, de cuyos avances vino a revisar Meyer Falcón luego de la reunión celebrada en Palacio de Gobierno a la cual asistieron además la subsecretaria de Sedatu, Carina Arvizu; el titular de la Sidur, Ricardo Martínez Terrazas; Elia Sallard Hernández, directora general de Coves; Ángel López, subsecretario de Desarrollo de Sidur, y Jesús Alfonso Montaño y Andrea Celeste Ramos, presidentes municipales de Agua Prieta y Naco, respectivamente.

Por lo demás, vaya el golpazo que les puso encuestadora Massive Caller a las administraciones municipales de Navojoa, Cajeme, Guaymas, Hermosillo, Nogales y San Luis Río Colorado, con la reprobación de todas y para completar el cuadro, Mitofsky dio a conocer el ranking de los alcaldes de todos los 60 municipios más importantes del país y de entre todos ellos se ubica al de Hermosillo en el lugar 48, con una aprobación de apenas el 27.3 por ciento.

Mal evaluado MORENA en municipios

Siempre tenemos reservas respecto al resultado de las encuestas, pero en dicha reserva es menester reconocer la necesidad de darles la debida lectura, que en el caso de la peor evaluada, la de Sara Valle en Guaymas atiende elemental lógica del desastre que se vive en esa comunidad, así como el caso de las corruptelas de Rosario Quintero en Navojoa, además de las actuaciones chabelonas de Sergio Pablo Mariscal en Cajeme o las frivolidades de Jesús Pujol en Nogales, para citar algo y por estar entre los peores calificados.

En todos los casos salpica como elemento importante la inseguridad pública, en lo que respecta a Célida López Cárdenas en Hermosillo, obviamente pesó mucho en el ánimo de los encuestados el desastroso estado de vialidades y si bien es reprobada por poco más del 40 por ciento, es notable que se diga que la capital de Sonora está peor que antes, que conociendo el duro carácter de la munícipe, seguramente debe andar bastante encabronada y aplicando correctivos.

José Eufemio Carrillo Atondo

A lo mejor en los siguientes levantamientos su situación mejora a partir de la inversión de 450 millones de pesos que prestará BANOBRAS para la reparación de las vialidades que presenten mayor deterioro, así como la pavimentación de tramos en concreto hidráulico, tal como lo confirmó el titular de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (Cidue), José Eufemio Carrillo Atondo.