Inicio Samuel Valenzuela Urge chile embonador

Urge chile embonador

91
0

Por allá a mediados de abril del 2017 el entonces Enrique Peña Nieto expresó de manera coloquial su molestia por las críticas en su contra por la detención del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de esta forma: “No hay chile que les embone. Si no los agarramos, porque no los agarramos; si los agarramos, porque los agarramos.

Quizás haya quienes consideren prosaica tal expresión, pero también embona con lo que ocurre en Hermosillo, en donde luego 25 fallecimientos y casi 500 contagios por Covid-19 en los últimos seis días, para ya sumar mil 628 casos, el ayuntamiento por fin se decidió por un ejercicio de autoridad para en lo posible, limitar la movilidad ciudadana y con ello mitigar la expansión de la pandemia en el municipio capitalino.

En meses y semanas anteriores, fueron cotidianos los quejumbres, denuncias y lamentaciones por el evidente relajamiento social; las fiestas, pisteadas, aglomeraciones y por el abierto desacato a elementales medidas de aislamiento social y mientras escalaban contagios y muertes, se cuestionaba a autoridades por permitirlo, con dramáticos llamados por parte del secretario de Salud, Enrique Clausen y la gobernadora Claudia Pavlovich para actuar de forma responsable.

A nivel federal se cedió a los estados la ejecución de estrategias de contención, para que en coordinación con los municipios, se aplicaran medidas para proteger la salud y la vida de la gente en función de las particularidades de la evolución de la pandemia, para de esa forma emitirse un decreto del ejecutivo que homologó al Estado con la federación para la gradual reactivación económica, privilegiando condiciones sanitarias adecuadas.

Claudia Pavlovich

Este sábado tocó al Cabildo de Hermosillo hacer lo suyo, al asumir la ampliación de facultades contenidas en dicho decreto y por el Consejo Estatal de Salud, todo con el fin de promover una reactivación económica ordenada y segura, para reducir el riesgo de contagios mediante medidas restrictivas a la movilidad social, que incluyen sanciones coercitivas.

No vamos a citar el amplio esquema de prevención acordado por los regidores en la sesión que de forma virtual encabezó la alcaldesa Célida López Cárdenas, pero a ojo de buen cubero luce muy completo, aunque podríamos decir que llega tarde, porque de haberse implementado al menos desde hace un mes, las cosas no estarían tan críticas como en estos momentos.

Lo del “salvoconducto” para estar en la calle entre las seis de la tarde y las seis de la mañana del día siguiente a partir de este lunes, es lo que más ha metido ruido entre el respetable y de ahí se han agarrado para desacreditar a toda la estrategia con alegatos casuísticos ante un mal que tiende a generalizarse, sin faltar los quisquillosos del constitucionalismo y los con fobias de orden político.

Eso del salvoconducto puede ser un grave error, que además no se tiene en claro la tramitología para obtenerlo ni los criterios que se aplicarán para darlo, pero de ahí en fuera y salvo detalles que deberán ajustarse, el resto del acuerdo del cabildo luce adecuado para salvar vidas y proteger la salud de los hermosillenses al menos durante las semanas que vienen.

Hermosillo bajo amenaza del Covid-19

Miren, si supieran de forma cercana lo que ocurre en hospitales y el alto costo que paga el personal sanitario, a lo mejor no habría tantos quisquillosos que al parecer quieren que la pandemia se expanda con toda naturalidad y libertad y que las autoridades del Estado y los municipios asuman lo que hace el Gobierno Federal: solo contar muertos y contagios o divulgar decálogos estúpidos como el del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien insiste en perder el tiempo de forma miserable.

El alto costo que paga el personal sanitario porque el ayuntamiento no se puso las pilas desde hace semanas, ya nos pega en lo más querido y por eso nuestro apoyo absoluto hacia cualquier medida que permita mitigar el embate de la pandemia y nos importan madre las garantías individuales, derechos humanos y demás de quienes les importa poco o nada lo que causan sus irresponsabilidades y que no solo ponen el peligro la vida y la salud de sus familias, sino también la de enfermeras, enfermeros, médicos y médicas y demás trabajadores de la salud.

Es por eso que a diferencia de tantas y tantos que ningún chile les embona, a nosotros sí, sin importar tampoco el albureo porque ante lo que tenemos encima, urgía un ejercicio de autoridad que ojalá cumpla con los propósitos, ya que los costos políticos y líos judiciales que deba enfrentar la comuna capitalina, bien podrían valer la pena si se detiene la expansión de la pandemia; podrían valer la pena si se reducen los contagios y muertes.

Y podrían dar los resultados esperados, ya que en países donde la mayor parte de los ciudadanos se quedaron en casa por voluntad propia y para los que no, las autoridades impusieron estrictas restricciones e incluso se aplicaron esquemas de sanciones, están logrando salir de la emergencia sanitaria y ahí la llevan, porque como bien se insiste, mientras no haya una vacuna contra ese virus, sólo el distanciamiento social evitará los contagios.

Héctor Contreras Pérez

Por cierto, será por su reciente experiencia y convalecencia por ser parte de la estadística Covid en Sonora o por simple sentido común, el presidente de la Barra Sonorense de Abogados, Héctor Contreras Pérez, consideró categórico que sería catastrófico abrir los juzgados en estos momentos para efecto de trámites presenciales.

Bien que contrario a las prisas de algunos abogados y en concordancia con la postura del presidente del Supremo Tribunal de Justicia, magistrado Francisco Gutiérrez Rodríguez, en ese ámbito se privilegie la salud y la vida y se garantice la seguridad tanto de los empleados judiciales como de los demandantes y litigantes, pues en esos espacios cerrados y poco ventilados se da una alta concurrencia de personas.

El presidente del gremio de profesionales de la abogacía consideró que las áreas del Poder Judicial deben reanudar sus labores presenciales hasta que el semáforo de riesgo de contagio de Covid 19 baje del rojo en Sonora.

Como sea, sabemos que si bien se han aplazado algunas diligencias, hay muchos juzgados que siguen laborando con guardias y resolviendo los casos urgentes y aquellos en que las víctimas son menores de edad, mujeres y personas desvalidas; ello además de que, hasta donde las leyes lo permiten, se han adecuado varios servicios a distancia aprovechando el internet, como es el caso del programa de Mediación en Línea, entre otros.

Rosario Borbón

Por lo demás, vaya la levantada de faldillas que dio el periódico Reforma, que en su primera plana da cuenta de la información de las documentadas corruptelas perpetradas por la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero Borbón y del trámite de juicio político solicitado por la mayoría de su cabildo ante el Congreso del Estado y que de no ser por el Covid-19, a lo mejor ya hubiera sido destituida.

Ella, junto a Jesús Antonio Covarrubias Aguilar, Tesorero, y Guadalupe Morales, Secretario de la comuna mayita, son los señalados por regidores que documentaron las presuntas anomalías desde 2018, que incluye robo de dinero de la caja fuerte de la tesorería, aumento de sueldos sin autorización de cabildo, pago de boletos a familiares con cargo al erario, son parte de la relatoría de esas corruptelas que representan un daño patrimonial de más de dos millones de pesos.

Expanista y acogida por MORENA para ser protagonista del accidente electoral del 2018, Quintero Borbón se siente poderosa e inmune a cualquier denuncia porque dice tener la protección del dirigente estatal de ese partido, Jacobo Mendoza y de otras personalidades que se dicen cercanas al percudido guía moral de todos ellos, el secretario de Seguridad Federal, Alfonso Durazo.

Más o menos en las mismas anda el administrador de Aduanas de San Luis Río Colorado, Alejandro Ruíz Aguirre, a quien denunciaron como organizador de rumbosa pachanga con empleados en su propio domicilio, con banda buchona y todo, cuando como se sabe, esa comunidad apenas está superando lo más álgido de la pandemia que a la fecha ha cobrado 82 vidas, y contando.

Sara Valle

Y además de irresponsable, ese funcionario federal encumbrado por MORENA es un cobarde, ya que cuando unidades de la policía municipal atendieron las denuncias de los vecinos por el escándalo, Ruiz Aguirre puso pies en polvorosa para eludir cualquier sanción. 

Y a la que le cayó el chauixtle es a la alcaldesa de Guaymas, la también morenista, Sara Valle Dessens, quien vía redes sociales informó que resultó positiva a la prueba Covid, con la buena noticia de que su sintomatía es leve y puede llevar su convalecencia en su domicilio, sin que sepamos si es en el de Guaymas o en el de Hermosillo.