Inicio Samuel Valenzuela De las palabras a los hechos

De las palabras a los hechos

1
0

A fin de cuentas, el coletazo del huracán Lorena sobre territorio sonorense tuvo efectos menores que el frente frío que trajo torrenciales lluvias el pasado miércoles, obligando al Gobierno del Estado a entrarle de inmediato a la atención de daños.

Un día después del histórico remojón, la gobernadora Claudia Pavlovich ya evalúa los estropicios dejados por el temporal para sumar a su administración a los trabajos que corresponden a los ayuntamientos en auxilio a ciudadanos de comunidades afectadas, así como para restaurar infraestructura dañada de la red de caminos estatales.

Este jueves realizó un recorrido por el populoso sector conocido como Ejido El Buey, casi conurbado con la cabecera municipal de Hermosillo, en donde comprometió diversas acciones para la rehabilitación de viviendas, vialidades y prevenir la proliferación de mosquitos.

Hay un mundo por hacer en diversas comunidades de los municipios de Magdalena, Altar, Pitiquito, Caborca, entre otros, así como también la urgencia de reestablecer la comunicación dados los graves daños en varios tramos carreteros particularmente en la región costera del centro y norte del estado.

La alcaldesa Célida López Cárdenas acompaña a la gobernadora en recorrido por el Ejido El Buey

Comunidades de la zona rural de Hermosillo fueron muy golpeados por el temporal, que en el caso de Bahía de Kino y el Poblado Miguel Alemán, cuando a penas habían soportado el embate de Lorena, recibieron abundantes precipitaciones que empeoraron su situación.

Es por eso el recorrido fuera de agenda que realizó la gobernadora para atender de manera personal a los habitantes de la comunidad al sur de Hermosillo, con el fin de poner en marcha diversas acciones que también se habrán de aplicar en otros sectores de este y otros municipios, particularmente en sectores con mayores afectaciones y vulnerabilidad.

Ya hizo la solicitud de la declaratoria de emergencia, la cual resulta ampliada luego que la SEGOB ya hizo la aceptó en los casos de cinco municipios, que derivará en la entrega de apoyos extraordinarios para que en lo inmediato los afectados tengan acceso a servicios básicos, como láminas, colchonetas, agua purificada, despensas, entre otros.

No pudimos hacer la cobertura de dicho recorrido, aunque le dimos seguimiento vía redes sociales y por eso nos enteramos de la incorporación de la alcaldesa Célida López Cárdenas, ella particularmente atosigada por el atascadero en que la abundante agua dejó en la mayoría de las vialidades capitalinas.

Luis Armando Colosio Muñoz

Acompañada por el titular de la Unidad Estatal de Protección Civil, Alberto Flores Chong y Ely Sallard, directora general de la Comisión de Vivienda del Estado de Sonora, la mandataria estatal hizo un recorrido por las áreas dañadas y puso en marcha trabajos de fumigación, descacharre y limpieza con maquinaria pesada, además de entregar láminas galvanizadas y ser testigo del inicio de un programa de vacunación por parte de la Secretaría de Salud.

“No están solos”, fue el mensaje de la gobernadora a las familias del rumbo, que incluye además a afectados de los distintos municipios, hasta donde también está llegando el apoyo de su administración, con la posibilidad de que este mismo sábado comiencen a llegar los apoyos de FONDEN para sumarlos a los que ya aplica el gobierno estatal.

Los daños materiales son muchos y prácticamente incalculables, en tanto que se sabe de un eventual fallecimiento de una persona arrastrada por el Río San Miguel en la comunidad del Tazajal, eventualidad que fácilmente pudo ser evitada si se atendieran las puntuales recomendaciones de las autoridades en el caso de las seguras crecidas de ríos y arroyos.

En nuestro caso, fuimos testigos del eficaz operativo de resguardo y contención implementado por la policía municipal en San Pedro, que evitaron temeridades ciudadanas frente al fuerte caudal que llevó el Río San Miguel y sabemos que lo mismo hicieron en el Tazajal y la Victoria, sólo que al parecer una persona no les hizo caso.

Luis Mario Rivera Aguilar

Mientras la gobernadora realizaba su recorrido, en el Congreso del Estado se llevaba a cabo la última sesión de este mes de septiembre, ahí donde de nueva cuenta brotaron las niñerías de la coordinadora de MORENA, diputada Ernestina Castro Valenzuela y su irracional fobia en contra del diputado integrante de esa bancada, Luis Armando Colosio Muñoz.

De destacarse la presentación de su proyecto de Ley de Atención a la Juventud del Estado de Sonora, la cual reúne todas las condiciones de la técnica parlamentaria que por lo regular omiten en sus abundantes ocurrencias sus pares de la bancada morenista.

También destacable la propuesta del diputado del Partido Verde, Luis Mario Rivera al impulsar un exhorto al presidente Andrés Manuel López Obrador y a los titulares de la Secretaría de Economía Federal, Graciela Márquez Colín; al de la Semarnat, Víctor Manuel Toledo Manzur; a la Profepa que encabeza Blanca Alicia Mendoza Vera y al Poder Legislativo Federal, con el fin de que se revoquen y no se otorguen más concesiones mineras dentro de las áreas naturales protegidas.

Por cierto, curioso el caso de la diputada Rosa María Mancha Ornelas, quien al parecer ha sido comisionada por su partido para sabotear en Sonora la tendencia nacional aliancista entre el Partido Verde y MORENA, ya que sin ton ni son, descontextualizada en el tiempo y el espacio, arremetió en contra del legislador ecologista como si él hubiera sido el responsable de acciones que la desolotada señora atribuyó a la sociedad del PVEM y el PRI.

María Magdalena Uribe

Disléxica, incoherente y provocadora, Mancha Ornelas no encontró eco, ya que el diputado se mantuvo en el ámbito de la cortesía política, al igual que cuando la de Empalme pretendió denigrarlo junto a la diputada del MC, María Dolores del Río, calificando como acto de caridad de MORENA el que pudieran acceder a la presidencia del poder legislativo.

A fin de cuentas, hubo unanimidad para que la diputada del PT, María Magdalena Uribe fuera electa tomo presidenta de la legislatura para el mes de octubre, nombramiento que valida para las formalidades del caso, que Colosio Muñoz es integrante de la bancada morenista. 

Por lo demás, muy poco tino exhibió el secretario de Economía del Gobierno del Estado de Sonora, Jorge Vidal Ahumada, al emitir quejumbres y lamentarse por lo que considera un presupuesto federal totalmente austero para Sonora en el 2020 y a la vez subestimar la capacidad de gestión que realizan la gobernadora y el titular de Hacienda Raúl Navarro Gallegos para recomponer las cosas.

En entrevista, Vidal Ahumada reconoce que dicho tema no es su tema y así debió haber quedado la cosa en lugar de lanzar presagio muy tenebrosos para los sonorenses para el año próximo, preocupaciones que en todo caso debería enfocar hacia la nulidad y parálisis que padece una de las áreas sustantivas de la secretaría a su cargo, la Financiera para el Desarrollo Económico de Sonora, cuyo titular, Héctor Martín Nicola Monroy, ocupa la mayor parte de su tiempo en la venta de seguros, actividad particular que sólo es distraída muy a la larga para tomarse fotos en eventos públicos.

Jorge Vidal Ahumada

La rabiosa defensa de Andrés Manuel López Obrador y el recurrir a rústicos distractores, hace pensar que sabe mucho de sus andanzas el espécimen más conspicuo y arcaico del sistema político mexicano, policía político por excelencia, tenebroso y represor, así como el artífice y operador de la estratagema para que la izquierda institucional de este país no llegara a la presidencia en 1988.

Dos defensas consecutivas; dos ocasiones en las que el presidente mete las manos al fuego como garantía de honestidad de Manuel Bartlett Díaz; la inoperancia de la Secretaría de la Función Pública en un caso tan emblemático, dejan ver que López Obrador hace excepciones en su quisquillosa posición pública anticorrupción, en un contexto donde el ahora titular de la CFE luce como blanca palomita.

Con simples declaraciones y defensas a ultranza no se pueden desvirtuar denuncias tan documentadas como las que acumula el priista hasta principios del 2006, quien como se sabe acumula una riqueza inmobiliaria cercana a los mil millones de pesos y está vinculado con empresas que han conseguido contratos millonarios con la Empresa de Clase Mundial que dirige.

Tales denuncias tampoco pueden desvirtuarse con rústicas cortinas de humo como la estulticia presidencial de salir el mismo día de conocerse el emporio empresarial de su consentido, que él y su esposa Beatriz Gutiérrez aparecen inscritos como socios en 26 empresas de diversos giros con domicilios fiscales en Veracruz, hecho que obviamente negó de forma tajante.

¿Qué le sabrá Manuel Bartlett a López Obrador para tan rabiosa defensa?

Pues sí que se salieron los asesores presidenciales al recurrir a tan estúpida estratagema que suponemos está dirigida a ese gran conglomerado de mexicanos que no sabe de los estrictos requisitos que se requieren para crear y registrar una empresa ante la Secretaría de Hacienda, trámite en el que intervienen notarios y se hace minuciosa revisión de datos y más tratándose en actas constitutivas donde aparece el nombre del presidente.

No tiene ningún sentido la denuncia de López Obrador sobre un hecho o hechos producto de la “creatividad” de sus cortineros, así como tampoco tiene sentido su dogmática y defensa a ultranza de su titular de la CFE, resultando un insulto a la inteligencia sus argumentos y descalificaciones hacia el trabajo periodístico que pega tan duro a la pretendida inmaculada honestidad de su gobierno.

Premiado por Carlos Salinas Gortari con la SEP y luego con la gubernatura de Puebla; se alborotó como precandidato presidencial pero fue desplazado por Francisco Labastida en el 2000, aunque como premio de consolación lo hicieron senador plurinominal; en el 2006 los del PRI no le tiraron con nada y enojado porque de nueva cuenta fue desplazado de la carrera presidencial ahora por Roberto Madrazo, se dio a la fuga para promover el voto útil en favor de López Obrador y luego ser acogido por el PT que lo hizo senador de representación proporcional.

Temido, tenebroso, autoritario e incluso considerado como de lo más representativo de la ultraderecha nacionalista mexicana, como decíamos, Bartlett fue capaz de seducir a AMLO a pesar de ser el artífice y el operador de la estratagema que evitó que en 1988 la izquierda institucional mexicana accediera a la presidencia por la vía del voto popular con Cuauhtémoc Cárdenas a la cabeza.

La famosa caída del sistema y ese vacío de casi 24 horas operado desde la Secretaría de Gobernación a su cargo, resultó en la victoria de Carlos Salinas de Gortari, en un episodio nunca aclarado, así como tampoco fue aclarada su vinculación en asuntos como el asesinato en Guadalajara de un agente de la DEA, así como en la ejecución del periodista Manuel Buendía.

Todos esos antecedentes no bastan para que López Obrador tienda siquiera un halo de sospecha sobre la honorabilidad de dicho sujeto, destacando además el silencio y mutismo de la tradicional vocinglera cuarta transformación, que a ojo de buen cubero ha dejado solo a su presidente y a su defendido, gravitando la percepción de que el titular de la CFE les sabe demasiado y le temen.

Hasta ahora Bartlett ha imitado al presidente en su defensa: puro chorizo, destacando su dicho que desde hace 20 años no tiene pareja ni concubina y que en los cuantiosos bienes de Julia Abdala él nada tiene qué ver, cuando de forma frecuente es visto en compañía de dicha mujer que aparece como su prestanombre.

Por lo pronto, el amorío político entre el tabasqueño y el poblano, resulta mucho más escandaloso que aquella extraña cohabitación, también política entre el actual inquilino de Palacio Nacional con el líder charro del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, a quien incluso hizo senador, sin importar la estela de corrupción que deja ese sujeto.