Inicio Samuel Valenzuela Urge parar guerra que viene

Urge parar guerra que viene

2
0

Si nos atenemos al sentido común y a la lógica, la ejecución de quien se dice fue el mando más alto de una banda de narcos en Hermosillo, derivará en el recrudecimiento de la disputa y con ello, sobran los que pronostican que la violencia en días pasados fue una simple probadita y que viene lo peor.

Así lo hacen saber en diversas redes sociales donde abundan audios con tenebrosos presagios, que si bien deseamos fervientemente que la lengua se les haga chicharrón, sean fake news o no, tales augurios deben ser atendidos por las instancias de gobierno, para mediante técnicas de inteligencia, prevenir y en lo posible evitar, nuevas manifestaciones de violencia criminal.

Por lo pronto, es sobre el gobierno del Estado donde se recarga la responsabilidad de atender ese reto que de a cuerdo al formato de la procuración de justicia de este país y el tipo de delitos perpetrados, correspondería atacarlos al Gobierno Federal, que en el caso de los ayuntamientos, no les alcanza ni para la llamada coadyuvancia.

Percibimos a la gobernadora Claudia Pavlovich profundamente preocupada por lo que ocurre en esta caja de resonancia que representa la capital de Sonora, donde a punta de balazos, adversarios en el negocio de la droga, dirimen sus diferencias al igual que lo hacen en otras ciudades de la entidad y del país, para el arranque más trágico de un gobierno en la historia de México postrevolucionario.

Alfonso Durazo Montaño

Mal de muchos consuelo de tontos, dice el refrán popular, y por eso para nada es aliciente el que Sonora padezca lo mismo que otros Estados en materia de violencia del narco y peor, que los augurios señalen que las cosas pueden ponerse ídem y no por nada nos reportan intensivo ejercicio de observación y vigilancia por parte de corporaciones estatales en coordinación con las de la federación y los municipios, que a fin de cuentas es lo más que pueden hacer a falta de una bola de cristal.

Ante la escalada de violencia de estos días, se supone que este mismo martes el titular de Seguridad Pública Federal, Alfonso Durazo Montaño ofrecería una conferencia de prensa allá en la Ciudad de México y que el próximo viernes estará en Guaymas para presidir una reunión con representantes de todas las instancias de gobierno, con la esperanza de que ahora sí traiga algo más que discursos y declaraciones o al menos enfoque el cien por ciento de su atención a su responsabilidad en lugar de jugarla como guía y líder moral de MORENA en la entidad.

El estado de emergencia es evidente en este país ante el más sonado fracaso de la cuarta transformación luego de tantos años en los que el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador vendió la falacia de que tenía la fórmula para pacificar a los ejércitos del narco, lo cual no sólo no ha logrado, sino que se ha intensificado la violencia criminal y tiende a ser más cruenta.

El principio fundamental en el que se basa la creación, la existencia del Estado, gobierno o nación, es la seguridad de los ciudadanos, en sus personas y bienes y en eso es evidente el fracaso gubernamental y valiera más que López Obrador se pusiera las pilas, porque de nada servirán sus asistencialismos populacheros y electoreros si fracasa esa difusa y errática estrategia, que en su primera etapa se centró en una amnistía; una segunda promover dar abrazos en lugar de balazos y la tercera, la creación de la hasta ahora fantasmal Guardia Nacional, gravitando en todo eso la distribución de pinchurrietos tres mil pesos entre jóvenes para que no sean seducidos por el dinero del narco.

Ramón Mancilla Macedo

Cierto que la percepción social pone mucho de su parte cuando se trata de eventos de alto impacto, pero tal percepción pudiera ser revertida en favor de las instituciones tantas veces atacadas por su presunta inacción y nos referimos a la inexplicable ausencia de alardeo respecto a la detención de tres sujetos que asesinaron en su domicilio a un policía en Hermosillo, sin que tengamos idea de por qué no se oficializa un hecho que sin duda representa un éxito.

Mejor lo dejamos de ese tamaño, aunque sin salirnos del tema, a casi un mes de la renuncia de Ramón Mancilla Macedo como Comisario General de la Policía Estatal de Seguridad Pública, todo indica que está por ser emitido el nombramiento de su sucesor, de acuerdo a lo que nos comentara la misma gobernadora Pavlovich en la gira que realizó la mandataria para platicar con la gente de los municipios de San Pedro de la Cueva, Ónavas y Soyopa.

Vale destacar que a 38 días de cumplir cuatro años al frente del Poder Ejecutivo, la gobernadora ya lleva 292 giras de trabajo, en cumplimiento del compromiso de visitar al menos dos veces al año a todos y cada uno de los municipios de la entidad, y esa numeralia, sin contar los frecuentes recorridos y eventos en Hermosillo y sus también frecuentes gestiones en la Ciudad de México.

Increíble la empática energía que exuda la mandataria estatal en su interacción con la gente de San Pedro de la Cueva, en donde entregó obras de reconstrucción de la carretera a San José de Batuc con su respectivo puente el Realito; entregó la remodelación y equipamiento del Centro de Salud y entregó becas a estudiantes de educación básica, además de tinacos, láminas y materiales para el mejoramiento de vivienda, actos que se repitieron en los municipios vecinos citados.

La gobernadora Claudia Pavlovich y la alcaldesa de San Pedro de la Cueva, Edna Rubal Encinas

Acompañada por la alcaldesa de San Pedro de la Cueva, Edna Rubal Encinas, la mandataria estatal se dio tiempo para convivir un rato con representantes de medios de comunicación y como siempre fue accesible y participativa, destacando la tozuda actitud de la presidenta municipal al plantear las diversas necesidades que tiene esa comunidad.

Mientras andábamos por rumbos de la Presa El Novillo, acá en Hermosillo se establecían las bases para que criminales traten de evitar sus brutales acciones en restaurantes, toda vez la propuesta de que las cámaras de video vigilancia de dichos establecimientos estén conectadas directamente al C5i, además que se instalen botones de pánico, para una oportuna respuesta por parte de las autoridades policiacas en caso de ser necesaria.

Presidieron esa reunión Sonia García Amézquita, presidenta de la CANIRAC; el Secretario de Gobierno, Miguel Pompa Corella y el secretario de Seguridad Pública en el estado, David Anaya Cooley, para atender de esa forma una tenebrosa tendencia donde al parecer establecimiento de venta de comida se han convertido en predilectos para ajustes de cuentas.

Buena la idea que más bien pudiera ser de carácter disuasivo, pero que sin duda abonará en favor de la seguridad de clientes y empleados de la industria restaurantera regional.

El secretario de gobierno Miguel Ernesto Pompa Corella y el titular de Seguridad Pública, David Anaya Cooley en reunión con restauranteros de Hermosillo

Y le quedamos mal a nuestro compa el dirigente estatal del PRI, Ernesto de Lucas Hopkins, porque por motivos de la cobertura de la gira de la gobernadora, no pudimos atender a su convocatoria a la conferencia de prensa donde declaró listo a su partido para la jornada del próximo domingo donde la militancia de ese partido elegirá a su dirigencia nacional de entre Ivonne Ortega y Alejandro Moreno.

Miren, que la jornada de votación iniciará a las nueve de la mañana y que para tal efecto se instalarán 95 mesas receptoras, en 68 municipios del estado, 13 de las cuales estarán en Hermosillo, 9 en Cajeme, 3 en Nogales, 2 en Guaymas, San Luis Rio Colorado, Puerto Peñasco, Navojoa y Cananea y 60 municipios tendrán unan sola casilla, en donde se dispondrán de mil 500 boletas de votación.

Pero por supuesto no podría dejar pasar un par de temas de moda: consideró una prioridad que el Congreso del Estado someta a consulta pública la propuesta de reforma sobre el llamado matrimonio igualitario y fue cáustico y lapidario al cuestionar las estrategias de combate al crimen organizado, sin dejar sentido a nadie al respecto en lo que se refiere a instancias de gobierno.

Fue contundente al describir el fracaso del gobierno de López Obrador en dicho rubro y consideró como una nulidad las llamadas Mesas de la paz por la seguridad, espacio que dijo sólo sirven para la foto, destacando el alza en homicidios dolosos en Sonora y la drástica baja en decomisos de enervantes por parte del gobierno federal.

Alfredo Gómez Sarabia

Y la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas, dio una enérgica sacudida a la administración que encabeza al mandar a las regaderas a un par de sus funcionarios de primer nivel, a la ahora extitular de Agua de Hermosillo María Victoria Olavarrieta y al tesorero Martín Alberto Azpe, que en el caso de este último, bien harían de explicar el porque de su destitución que en el caso de la primera ya se sabe que no dio el ancho.

Sumamente extraña la dimisión del secretario del ayuntamiento Alfredo Gómez Sarabia para irse a AguaH, cuando se percibía un buen manejo de la política interna de la comuna, aunque varias voces nos señalan de gradual distanciamiento con el equipo más cercano a la alcaldesa, quien de esa forma se deshace del mayor activo de MORENA en su administración.

Ya mañana estaremos en condiciones de ser más precisos en estos movimientos, pero por lo pronto, nos avisan que quien entra al relevo en la secretaría de la comuna es Joaquín Rodríguez y al torito de la tesorería municipal le entra Daniel Sánchez, que al dejar vacante la Oficialía Mayor es suplido por Manuel Guillermo Cáñez.