Inicio Samuel Valenzuela Versátil aplicación de la ley

Versátil aplicación de la ley

1
0

Despedidos del Instituto Estatal Electoral de Sonora están por ser víctimas del ríspido enfrentamiento y divisiones entre los integrantes de ese organismo, quienes además enfrentan una casuística aplicación de la ley por parte del Tribunal de Justicia Administrativa que preside Aldo Gerardo Padilla Pestaño.

Si bien en el caso de algunos de los 40 trabajadores despedidos por acuerdo de la mayoría del pleno del Consejo General del IEES, se resignaron y aceptaron los términos de sus liquidaciones correspondientes, hay otros, que recurrieron a la instancia encargada de tutelar sus derechos laborales, encontrando que en menos de un año, el marco jurídico que los ampara ha evolucionado y que lo que antes resolvió en favor de agraviados, ahora no aplica, en un contexto contradictorio de acuerdo al ejercicio del magistrado José Santiago Encinas Velarde.

Encinas Velarde es quien atiende el recurso interpuesto por los quejosos, quien como se sabe, son parte de la revancha de cuatro consejeros del IEES, en una escalada de golpeteo en contra de la presidenta Guadalupe Taddei Zavala, toda vez que a principios de año, se dice que ella despidió a personal afín al bloque que encabeza el consejero, Daniel Núñez Santos.

Como se sabe, ese diferendo ya ocasionó que quedara cojo el organismo electoral, al renunciar la consejera Claudia Alejandra Ruiz Reséndez y que un buen número de los despedidos realizara manifestaciones de protesta y de exigencia para que se les respeten sus derechos laborales.

Aldo Gerardo Padilla Pestaño

El caso es que resulta rara y contradictoria la actuación del magistrado Ponencia tres, toda vez que distinto a lo ocurrido en el caso de los empleados, funcionarios y trabajadores del Congreso del Estado a quienes se les pretendió despedir hace casi un año, ahora no se resuelva reinstalar a los empleados del IEES mediante una suspensión con efectos restitutorios por tratarse también de un acto administrativo.

Incluso, dicho criterio se aplicó recientemente en el caso de seis funcionarios del IEES, quienes por eso salvaron su chamba, para satisfacción del bloque opositor a todo lo que diga o haga la presidenta Taddei Zavala.

Obviamente que las pugnas al interior del IEES han alcanzado al Tribunal de Justicia Administrativa y para colmo, han tomado bando en contra de la presidencia del organismo electoral, y en ese encono se llevan entre las patas a una treintena de familias, con el cercano riesgo de que de un plumazo Encinas Velarde los deje sin el cuadro y sin la estampa.

En el caso de los despedidos del Congreso del Estado cuando la prepotencia de los diputados de MORENA creyó que el Poder Legislativo de Sonora era de su propiedad, el personal agraviado fue reinstalado en tres días en ejemplar actuación del tribunal de tutelar sus derechos, beneficio que les ha sido vedado a los empleados del IEES, quienes van para 15 días en espera de ese resolutivo favorable.

José Santiago Encinas Velarde

Nos comentan, que Encinas Velarde alega que tal asunto es de competencia del Tribunal Estatal Electoral, cuando ya la sala superior resolvió que se trata de un acto administrativo, competencia de la instancia a cargo de Padilla Pestaño.

Las cosas pudieran escalar a cosas peores para el organismo que también integran María Carmela Estrella Valencia, María del Carmen Arvizu Bórquez y Vicente Pacheco Castañeda, frente a la segura posibilidad de que la bancada de MORENA insista en hacer de las suyas en el Congreso del Estado, cuando es evidente que Encinas Velarde es visto con sospechas desde el Palacio de Gobierno por su reciente proclividad de enfocar sus lealtades a los intereses de su recomendador Samuel Moreno Terán, que a la interpretación congruente de la ley, tendencia que también se advierte en el IEES.

A fin de cuentas esos aristócratas del servicio público pueden hacerse garras entre sí; cobrarse afrentas reales o imaginarias y dar el espectáculo que les de la gana, pero que no paguen los platos rotos trabajadores y empleados que tienen años dando lo mejor de sí y que no tienen porque ser instrumentos de venganzas de nadie o víctimas de demostraciones de poder de nadie.

Habrá qué ver como evoluciona este diferendo cuando el atascadero amenaza con desbordarse ya que si en menos de un año la aplicación del derecho laboral ha evolucionado tanto, a lo mejor ahora sí MORENA al menos intenta de nuevo su asonada en el Poder Legislativo, todo porque Encinas Velarde les está poniendo la mesa.

Claudia Alejandra Ruiz Reséndez

Por lo demás, este fin de semana estará movidito dadas las distintas agendas que se andan moviendo, primero porque el lunes andará por acá el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a pesar de asegurar que ya dejó atrás costumbrismos del pasado, sabemos que ya andan por esos rumbos sus avanzadas de logística y de seguridad para que las cosas no se salgan del guion de confort mediático ordenado por frívolo inquilino de Palacio Nacional.

Pero antes, el domingo a eso de las once de la mañana se instala el período ordinario de sesiones de la legislatura local, trámite que si bien es protocolario y de orden ceremonial, requiere de consensos previos para definir la integración de la directiva, que para efectos del cronograma y calendarización inicial, este mes de septiembre debe tocar la presidencia a la bancada de MORENA.

Pareciera resuelto el asunto de esa forma, pero se da el caso de que en esos compromisos iniciales al interior del mayoritario grupo parlamentario, el enfilado para ser el titular del Poder Legislativo de Sonora durante el mes patrio, es nada más y nada menos que Luis Armando Colosio Muñoz, lo cual trae con la hormona muy alborotada a parte de dicha bancada, quienes al parecer pretenden hacer de agua ese acuerdo y excluir así a quien ha sabido actuar con autonomía como diputado.

Sabemos del férreo liderazgo de la coordinadora Ernestina Castro Valenzuela y será cuestión que apriete las tuercas correspondientes para propiciar el necesario reencuentro con el inquieto político magdalenense y hacerlo presidente sería factor fundamental para mantener la unidad entre sus coordinados.

Luis Armando Colosio Muñoz

En el caso de la visita presidencia, ésta no se está perfilando bajo los mejores augurios, toda vez las sonoras discrepancias de autoridades federales del IMSS con familiares de las víctimas de la Guardería ABC y que podrían estallar de forma más ruidosa frente al demagogo presidente López Obrador, y también está su desinformada opinión sobre la carretera de Cuatro Carriles, tema que también le hará bastante ruido.

Pero lo más candente es el tema de la seguridad pública y la inocua y pusilánime figura denominada Guardia Nacional, que en Sonora no a disuadido absolutamente a ninguno de los grupos criminales que siguen haciendo de las suyas en diversas ciudades de la entidad.

En esas debería de andar el perezoso super delegado Jorge Taddei Bringas, quien al menos en el caso de la rabieta de familiares de las víctimas de la Guardería ABC ni las manos metió a pesar de que desde hacía días ese conflicto era inminente, dejando a la buena de Dios al director del IMSS en Sonora, Guillermo Noriega Esparza en un tema que tiene un alto contenido político

Como sea, algo debe andar muy mal en la sesera de nuestro presidente de la república, ya que ante la magnitud del asesinato de 29 personas en un bar de Coatzacoalcos, como es que su posicionamiento ante dicha violencia se concretó a pedir al sicariato a que se porte bien, ya que sus actos no son justificados, y nada más, renunciando a su obligación de mostrar un carácter recio, de defensa a los mexicanos decentes

Jorge Taddei Bringas

Y peor tantito en el caso de la falta de medicamentos para tratar el cáncer infantil, resultando peor el presidente que su secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, quien como se sabe, desdeñó protestas por la falta de medicamentos especializados para atacar dicho mal, asegurando que no es urgente su atención, barrabasada que 24 horas después lo obligó a solicitar disculpas.

Y no, López Obrador no salió con que para qué quieren medicamentos si de todas formas se van a morir, si no con la ocurrencia de que si no hay medicamentos en los hospitales del gobierno, médicos, enfermeras y familiares de los enfermos deberían comprarlos, lo cual de plano resulta una soberana estupidez.

Que López Obrador no tendrá amigos, pero amigos-amigos y no vasallos del “sí señor” a todo, sino esos amigos que se atrevan a cuestionar sus tan frecuentes desbarres que dejan tan amargo sabor de decepción y de desengaño entre tantos mexicanos, que ya comienzan a darse cuenta del soberano fiasco que resultó el haber votado por un sujeto que destila incompetencia y ocurrencias por los poros.

Por lo pronto, este común mortal ya cumplimentó el trámite de acreditación para poder acceder a uno de los salones de la base de la Fuerza Aérea en Hermosillo en donde se llevará a cabo la conferencia de prensa mañanera, sin que tengamos idea si seremos uno de los seleccionados para hacer dicha cobertura y a la vez ser testigos directos de la lentísima, pausada y gesticulante perorata presidencial.