Inicio Salud Alzheimer, estrategias de investigación fuera de la caja

Alzheimer, estrategias de investigación fuera de la caja

66
0
Foto de UnSplash

Para el neurólogo del Hospital Houston Methodist Joseph Masdeu, pensar fuera de la caja debe ser la premisa básica en cualquier investigación médica, pero más si se habla del estudio del cerebro y cómo funciona. 

En 2015, poco después de su llegada al Hospital Houston Methodist, el Director del Centro Nacional Nantz de Alzheimer, hizo importantes descubrimientos sobre la neurodegeneración causada por el Alzheimer: la estrecha conexión entre el metabolismo cerebral anormal regional y la alteración de la proteína que mantiene La integridad de los microtúbulos (la proteína tau).

Su investigación ha dado paso a nuevas oportunidades en el tratamiento de la enfermedad.
En abril de 2017, el Dr. Masdeu siguió adelante con el concepto de que la tau anormal puede extenderse en el cerebro a través de los tractos de materia blanca que conectan los centros cerebrales entre sí. Su estudio, publicado en The Journal of Nuclear Medicine, fue el primero en demostrar este concepto in vivo en humanos.

El neurólogo y el equipo del Hospital Houston Methodist, en particular la Dra. Belén Pascual, utilizaron imágenes neurológicas de última generación para rastrear el origen, el destino y la ruta entre las neuronas “infectadas” por la proteína tau anormal y las neuronas sanas, lo que les permitió descifrar la ruta y el posible impacto causado por la proteína anormal.

Este descubrimiento supuso una ventana de oportunidad para el tratamiento, porque al saltar de una neurona a otra, la tau parece volverse extracelular y posiblemente susceptible de inmunoterapia usando anticuerpos que se dirigen a esta proteína anormal.

Por ahora, y tras varios años de estudios, diversos investigadores han resuelto cientos de dudas sobre este padecimiento, al compartir sus descubrimientos y pensar fuera de la caja, creando en conjunto el Houston Alzheimer Study.

“El Houston Alzheimer Study es un esfuerzo para definir la química anormal que conduce al deterioro cognitivo. Al compartir datos entre instituciones y conectar los puntos mediante inteligencia artificial, podremos comprender cómo prevenir la degeneración y adaptar los tratamientos al perfil único de cada paciente,” explicó el Dr. Masdeu.