Ay, qué calor, nos derretimos… ¿Qué te pasa a ti? ¿Te cuesta más trabajo concentrarte en la escuela?

Quizás tengas razón… para averiguarlo sigue leyendo. Recientemente se acaban de publicar los resultados de una investigación que realizaron académicos de las universidades de Harvard, UCLA y del estado de Georgia, quienes analizaron, nada más y nada menos, que exámenes de 10 millones de estudiantes estadounidenses, de secundaria y durante 13 años.

Y encontraron que el calor hace más difícil que los estudiantes se concentren en el salón y en casa, lo cual, de alguna manera, tiene un impacto negativo en el desempeño escolar.

Se supone que el calor hace que los alumnos estén más distraídos, agitados y les cueste enfocarse.

Imagínate, la investigación dice que por cada .55 grados que suben, disminuye 1% el aprendizaje de los estudiantes. Todo este impacto negativo se empieza a notar cuando la temperatura rebasa los 21 grados, se acelera a partir de los 32 grados y se hace todavía más notable, por encima de los 38 grados.

Por otro lado, los investigadores encontraron que los días muy fríos no parecen afectar el rendimiento de los alumnos en la escuela. ¡Así que en invierno no hay pretexto!

Finalmente, los investigadores recomendaron colocar aires acondicionados en las escuelas, sobre todo en tiempos de calor. Una solución sencilla pero también costosa.

Fuente: bbc

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here