Aficionados se manifestaron contra Trump en el Azteca

    267
    0

    Ciudad de México. Cantando a todo pulmón la típica canción Cielito lindo y ondeando dibujos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con nariz de payaso y la leyenda «Puuutooo», miles de mexicanos y algunos estadunidenses asistían a la sexta jornada del hexagonal de la Concacaf clasificatoria para la Copa del Mundo Rusia-2018.

    Afuera del Estadio Azteca de la Ciudad de México, ‘gringos’ retaban al grito de «¡U-S-A! ¡U-S-A!» y los mexicanos respondían al unísono con un «¡eeeee Puto!», un insulto homófobo que los aficionados de este país siguen usando a pesar de la prohibición de la FIFA.

    Pero al final de las retas de gritos de «güeros» y «morenos», se acercaban unos a otros para tomarse fotografías abrazados y sonrientes.

    Durante el taquicárdico partido, los gritos de los miles de mexicanos de «Puuutoooo» retumbaban en el coloso cuando el portero Brad Guzan despejaba, y las estrofas de «Cielito lindo» se entonaban a grito pelado.

    «Borombobón, el que no cante es un gringo maricón», cantaba sarcástica también la afición mexicana.

    «En el futbol todos somos compadres»

    La tensión política entre México y Estados Unidos, creada por los discursos antimigratorios de Donald Trump, no dejaban de permear el ambiente.

    «Me gustaría que México le ganara a Estados Unidos por qué es la rivalidad de la zona y por qué (…) sería un poquito de esperanza para nuestros compatriotas que viven allá en Estados Unidos», comentó serio, Jorge García, un diseñador de 31 años que portaba el típico sombrero ranchero con la leyenda «¡Viva México, cabrones!».

    Sombreros de tela al estilo del Tío Sam pero con los colores de la bandera mexicana eran una de las estrellas de los vendedores ambulantes que no se daban abasto ante las multitudes de aficionados que querían llevarse algún recuerdo del partido.

    Incluso algunos, como Esteban Olvera, vendían también banderas estadounidenses. «En el futbol somos compadres. En el fútbol no somos enemigos», repetía a los aficionados con tono conciliador.

    «Un triunfo sobre la injusticia»

    A unos pasos de varias camionetas de antimotines, varios estadunidenses que vinieron a México exclusivamente para estar en el partido, tomaban cerveza y se tomaban fotografías con mexicanos. Uno de ellos vestido con un overol-short de la bandera de Estados Unidos ondeaba otra también de su país pero en la que se leía «Resiste. A la mierda Trump».

    Zeen Haywood, de 29 años y oriundo de Washington está confiado de que el marcador quedará en 2-1 a favor de Estados Unidos, y se muestra un poco parco para hablar de la tirante relación entre México y Estados Unidos.

    «Lo que está pasando en los Estados Unidos es una gran vergüenza, así que espero que podamos simplemente ignorar lo que está pasando y disfrutar el partido de hoy», dijo a la AFP.

    El más reciente enfrentamiento entre ambas selecciones fue en la primera jornada del hexagonal, el 11 pasado de noviembre, solo dos días después del triunfo de Trump en las elecciones presidenciales.

    Del otro lado de la explanada del Estadio Azteca, Cristina Jeffers, una mexicana que emigró a Nueva York hace tres décadas y que también vino a México sólo para estar en el choque premundialista, el momento no puede dejar de tener una carga política.

    Si México gana «sería como un triunfo también, un triunfo sobre la injusticia que se está viviendo hoy en día contra nosotros, sobre todo contra las personas indocumentadas» que viven en Estados Unidos, dice Jeffers mientras de lejos se sigue escuchando a los mariachis tocar las canciones favoritas de los mexicanos.

    http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/06/12/aficionados-se-manifestaron-contra-trump-en-el-azteca