Automedicación.

    173
    0

    Diversos factores intervienen y estimulan esta práctica sin la menor consideración a los efectos secundarios que se presentan en la persona que recibe algún tratamiento, sean niños, adultos o ancianos. Esta práctica va en aumento y debe de verse como un auténtico problema de salud pública y buscar alternativas de solución y control para evitar se siga poniendo en riesgo la salud del personal en general. Hoy ya no solo es la medicina alópata sino también la homeopática la que ocasiona riesgos, y los productos denominados «milagro» de empresas multinivel que se venden y prescriben como algo «natural» sin control alguno, causando problemas hepáticos y neurológicos.

    La automedicación es la primera respuesta ante algún problema de salud entre la población, no podemos hablar de automedicación sin pasar por el auto diagnóstico, es decir, la población cree saber que es lo que debe administrarse en caso de enfermedad. La realidad es que en ocasiones ni el médico esta lo suficientemente seguro. La Organización Mundial de la Salud define la auto medicación como: «lo que las personas hacen por sí mismas para mantener y preservar su salud y para prevenir y curar las enfermedades». Tanto la auto medicación como el auto diagnostico se mantienen como un problema preocupante y sin freno en México y en todo el mundo. En México diversos autores e instituciones académicas ha desarrollado encuestas y muestreos puntuales sobre la automedicación, La mayoría de los estudios se han realizado en farmacias, entrevistando a las personas en el momento en que compraban medicamentos (lo que quiere decir que eran personas con alguna enfermedad o sintomatología) hoyen día no se tiene algún informe formal elaborado a nivel nacional que indique los porcentajes tanto de auto medicación como de auto diagnóstico. En la última década, al menos en la ciudad de México, más del 70% de las intoxicaciones pediátricas son causadas por medicamentos. El primer lugar lo ocupan los analgésicos con el acetaminofén, le siguen los anticonvulsivos, los antico- linérgicos, los antihistamínicos, entre otros. En años recientes se han agregado intoxicaciones agudas originadas por medicamentos homeopáticos. Lo que sí es de entender es que estos estudios y encuestas invitan a la reflexión sobre el efecto que tiene el consumo por compra libre de medicamentos y su administración basada en el consejo de amigos, familiares, por el dependiente de la farmacia o simplemente por ver la publicidad de algún medicamento en los medios de comunicación. Se debe de poner atención a esta situación y buscar alternativas para controlar la toma de medicamentos a libre demanda.

    Uno de los datos importantes a tener en cuenta durante la consulta médica es el interrogatorio sobre la posible existencia de reacciones alérgicas a algún medicamento, no solo a los antibióticos sino también a los analgésicos. Al detallar el interrogatorio sobre esa posible reacción alérgica y ver la tendencia de la persona al uso de medicamentos por propia prescripción, entenderemos que la continua exposición ha hecho muy factible tener esa respuesta alérgica. Es muy común encontrar pacientes que presentan cuadros severos de gastritis, colitis e incluso sangrado digestivo por el uso de ácido acetil salicílico, cuadros de crisis hipertensivas por la administración de antihistamínicos en pacientes conocidos como hipertensos, la lista de eventos que motivan el ingreso a las salas de urgencias es tan extenso como la costumbre de seguirse auto medicando. La automedicación inicia, como otras muchas actitudes, desde el hogar. Si los niños ven que sus padres consumen medicamentos sin consultar al profesional médico, la imagen de Autoridad se queda grabada en la mente del niño y el futuro adulto vera como «normal» el auto diagnosticarse y, desde luego el auto medicarse. Habilidades que serán heredadas como algo propio en la familia, es decir, se continua un «patrón familiar». De seguir dentro de este círculo vicioso de la automedicación pronto se tendrán que emitir nuevas reglamentaciones para la adquisición de otros medicamentos. Esto es una práctica frecuente a nivel mundial y un problema de salud pública, especialmente en los países en desarrollo, en los cuales la legislación sobre el mercado de medicamentos es flexible y deficiente.

    Dr. César Álvarez Pacheco

    cesar_ap@hotmail.com

    @cesar_alvarezp

    Huatabampo, Sonora.