Capacidad de convocatoria de Chayito Oroz.-

    132
    0

    Capacidad de convocatoria de Chayito Oroz.- Presentó su libro «2+2 Matemáticas para el cerebro» con gran éxito.- Noble, bella y humana labor de Diva Ponce Caro, desde su militancia priísta

    Bernardo Elenes Habas

    Brillante presentación del libro «2+2 Matemáticas para el cerebro», de María del Rosario Oroz Ibarra, en la explanada de Ulsa Noroeste, durante la noche espléndida de ayer martes.

    El panel de comentaristas estuvo integrado por Salvador Valle Gámez, rector de Ulsa; Javier Vales García rector del ITSON; la catedrática en Matemáticas Aída Castillo de Estrella, y el Neurocirujano César Villalobos Pérez.

    ¿La audiencia?

    Numerosa y plural en lo ideológico, definición humana, solidaridad por la familia y amor por Cajeme y su gente.

    La exposición de los panelistas, desde sus diversas especialidades en el ámbito Educativo, profesional, familiar, fue, sin duda, una defensa saludable por la ciencia de los números y la importancia que tienen en el devenir social, tecnológico, científico, artístico, reconociendo la aportación de María del Rosario en la construcción de puentes para eliminar temores y rechazos por disciplina tan importante que es parte del ser humano en su morfología simétrica y maravillosa, pero también en su funcionamiento orgánico con ritmo, cadencia y precisión matemática.

    La recomendación de Aída Castillo, Javier Vale, Salvador Valle, César Villalobos, fue la de poner en manos de adolescentes, jóvenes y adultos el libro de Chayito, para lograr, a través de un pasatiempo singular, el ejercicio cerebral y regresar en cierta forma a los valores naturales del ser humano con sus capacidades a veces no descubiertas.

    Se reafirma, asimismo, con este evento, la capacidad de convocatoria de Chayito, porque se dio una demostración amplia de conjugación saludable y liberal, más allá de siglas y colores, quedando claro que los jóvenes, los adultos, las mujeres, los dirigentes y profesantes de ideologías y credos diversos, saben convivir, teniendo como bandera singular la Inteligencia, el anhelo de ver crecer a la familia, de lograr que Cajeme siga siendo punto de referencia en el mapa global, para que los sueños se conviertan en realidad.

    Llevó la representación del alcalde Faustino Félix Chávez a la ceremonia, la secretaria de Desarrollo Social, Denisse Navarro Leyva; presentes también el secretario del Instituto Sonorense de Cultura, Mario Welfo Alvarez; el secretario del Ayuntamiento Armando Alcalá; los dirigentes de la Fundación Colosio Estatal, Bulmaro Pacheco Moreno, y en Cajeme Raúl Ayala González; los líderes del PRI Municipal Andrés Rico Pérez y Lourdes Portela; el coordinador de Regidores del Ayuntamiento, Cristóbal Blancas Virgen; la regidora Ramoncita Flores; Irma Arana, presidenta de Apalba; la figura señera del panismo cajemense Carlos Amaya Rivera; el ex alcalde Faustino Félix Escalante; los diputados Emeterio Ochoa, kiki Díaz Brown, Faly Buelna y Omar Guillén; el dirigente cetemista Manuel Montaño; el rector de la Universidad Tecnológica del sur de Sonora, Josué Valenzuela Beltrones; los expresidentes de Canaco Arturo Knap y Juan Alberto Vázquez; directivos de organismos de agricultores, y por supuesto, los integrantes de los medios de comunicación, con quienes Chayito ha hecho buena química desde siempre.

    Me llenó de alegría saludar a mi amiga, la periodista Aracely Martínez, quien tiene una notoria sensibilidad política y social en su labor como comunicadora.

    Hay tareas calladas que se realizan con reconocida capacidad humana a favor de las familias.

    La que realiza en forma muy consistente en su entorno comunitario la líder social Diva Ponce Caro, es innegable; y si uno no descubriera ese tipo de trabajo como reportero, jamás saldría a la luz pública, pese a su maravillosa importancia.

    Diva, quien mantiene lealtad a su partido el PRI, y pone muy constantemente en alto dichas siglas, llevó a cabo, como todos los años, una convivencia comunitaria a favor de «sus niños», como les llama, y quienes la identifican a su paso por las calles de la Primero de Mayo donde radica y le gritan por su nombre porque la aman.

    Ella, el Día del Niño, no les falló a sus pequeñines y los llenó de luz y alegría, con piñatas, golosinas, regalos, refrescos, conviviendo con ellos, atendiéndolos, escuchándolos, porque es parte de su formación.

    El PRI, requiere de ese tipo de liderazgos legítimos y humanos, los que tiene que cuidar y cultivar, más allá de la construcción de futuros procesos electorales; porque sus dirigentes, de todos los niveles, deben entender que hay que volver al ser humano, llegar al corazón y a la inteligencia de la gente, y eso sólo se logra subiendo al formidable nivel del pueblo…

    Abrazo y aplaudo a Diva, por sus pequeñas pero grandes luchas…

    Le saludo, lector.