Centro Cultural Padre Villegas.-

    156
    0

    Centro Cultural Padre Villegas.- En Cajeme lo impulsan egresados del Instituto Kino, con el apoyo de Alberto Flores Urbina.- Incierto el futuro político de regidores de MC, PAN y Morena

    Bernardo Elenes Habas

    El próximo sábado -1 de junio-, tendrá efecto en las instalaciones de la Universidad Tecnológica del Sur de Sonora en Ciudad Obregón (UTS), a partir de las 11:00 horas, importante reunión de trabajo entre egresados del Instituto Kino, del Hogar Estudiantil Kino y del internado para niños de educación básica del propio Instituto.

    Este noble y promisorio encuentro tiene como uno de sus anfitriones organizadores al licenciado Alberto Flores Urbina, de grandes afectos en Cajeme y en Sonora.

    Y, una de las temáticas principales que se abordarán, es la referente a la creación e instalación en Cajeme de un Centro Cultural que recoja el legado de Monseñor Pedro Villegas Ramírez, encaminado a difundir la trayectoria de servicio y amor a Sonora y sus comunidades, por parte del Sacerdote, Filántropo y Maestro, fundador del Instituto Kino, quien naciera en Guaymas, el 3 de mayo de 1927 y muriera en Hermosillo, el 19 de mayo de 2012…

    Si los grupos de poder del PRI, entrasen en una lucha interna fuerte por las candidaturas en Cajeme, estarían abriendo, colateralmente, oportunidades a partidos de oposición.

    Es decir, el tricolor se debilitaría en sus entrañas y llegaría desunido a las campañas y comicios; más si en los cargos claves se enfrentan personajes de renombre, como se viene perfilando en el horizonte de las probabilidades.

    Sin embargo, es éste un flanco que no está siendo analizado a fondo por quienes mueven los hilos de institutos como el PAN, Movimiento Ciudadano y Morena, ya que en estos momentos claves malgastan su pólvora en señalamientos y denuncias mediáticas, porque consideran que esa estrategia los posicionará en la conciencia de la ciudadanía, al entrar ya casi a los umbrales de la actividad electoral.

    Y en lugar de buscar colocarse en el sentimiento y la inteligencia comunitaria, con acciones convincentes e irrefutables, sumando sus fuerzas partidarias a programas de Gobierno que interesan a la gente, moviendo sus caudales legislativos a nivel estatal y federal para que se propicien brigadas contra la inseguridad, el deterioro urbano, deficiencia en servicios, se concretan al golpeo político para sacar raja, no para servirle (no al Gobierno actual) a la ciudadanía.

    Esos partidos, como son los casos del PAN y Morena, están prácticamente doblando las manos y reconociendo impotencia, apostándole a las alianzas.

    Analizando las estructuras de Cabildo, donde los regidores llevan consigo las siglas y representatividad oficial de sus institutos políticos ante los electores, se puede deducir que en Movimiento Ciudadano, no se perciben perfiles para diputaciones locales, menos la federal.

    Enrique Estrada Chong, se aferra a su denuncia luminosa leed, como si fuese tabla de salvación que lo llevase hacia una candidatura legislativa; intenciones ambiciosas de doble cara que la gente ya percibe, detectando que el último de sus intereses es que la justicia prevalezca. Los demás ediles de MC, viven en la oscuridad que les marca su coordinador.

    En el PAN, el único regidor que asoma madurez y oficio político en este tramo municipal, es Joaquín Armendáriz, quien, si sus compañeros de bancada y de partido no le llenan de piedras el sendero, podría estar en las boletas del primer domingo de junio del 2018.

    A quien también se le veía fortaleza para sumarse a la lucha electoral del 2018, es a Sandra Montes de Oca; pero quemó sus naves antes de tiempo, al renunciar a la importante Comisión de Seguridad Pública en el tejido de regidores, demostrando con ello falta de carácter, de capacidad de lucha, de vocación para enfrentar los grandes retos encaminados a lograr el bien de Cajeme.

    Ella se doblegó ante el primer viento, perdiendo la oportunidad de hacer historia. Creo que si su partido –nacional, estatal, municipal- toma en cuenta esa debilidad, no la propondrá para empresas superiores, porque podría correr el riesgo de que se las tirase a mitad del camino.

    Morena tiene una sola regidora –Gabriela Martínez-, cuyo paso por Cabildo ha estado lleno de contrastes como consecuencia de su falta de oficio político y social. Si Alfonso Durazo y Javier Lamarque prevén incluirla en los listados que la conduzcan al parlamento local, estarían cometiendo un error más con los que han pavimentado el camino de su partido…

    Cierto, pues.

    Los partidos que, indudablemente son organismos vivos, cometen errores, propiciados por sus líderes, sus coordinadores y la derivación de intereses propios -aunque inadmisibles- del poder.

    Esos quebrantos quizás se deban a que han olvidado (o quizás nunca la han aceptado) la definición llana y humilde que los luchadores sociales más comprometidos y auténticos, han escrito en el pizarrón del tiempo con sus experiencias sobre este quehacer:

    Política es la ciencia para servir al pueblo.

    Le saludo, lector.