Clérigo versátil

    658
    0

    Clérigo versátil

    Ni mocho ni beato y sí escéptico, incrédulo y crítico ocasional del clero católico y a sus prácticas hipócritas y falsarias tan alejadas de sus prédicas desde el púlpito y tan cercanos a la aristocracia, al dispendio y al degenere de reconocidos representantes de esa casta.

    Nuestra percepción de ese lado ni tan oculto de ensotanados personajes, se reteconfirma con las descarnadas declaraciones del polémico padre Tomás Herrera, a quien se le adjudica haber iniciado en las lides del amor a connotados militantes del PAN de la región y que por ello durante los seis años del padrecismo, cobró como titular del Instituto de Capacitación del Nuevo Sonora Ciudadano.

    Es por eso que se entiende que al retornar a sus actividades eclesiásticas en la parroquia de San Pedro, haya confesado lo que en términos coloquiales de define como que habiendo amor no importa el sexo, aplicándose también aquello de que en tiempos de guerra cualquier hoyo es trinchera o que siendo agujero aunque sea de caballero, que para eso trae siempre un condón para lo que se ofrezca.

    Tomás Herrera

    Que bien que reconoce y publicita su versatilidad en el ámbito sexual, definiendo de plano que tal como siempre lo hemos sostenido, que el celibato es un mito y que detrás de sotanas y ropajes con que cubren sus cuerpos hombres y mujeres inscritos en el clero católico, hay personas que satisfacen sus deseos carnales y que ya pasó a la historia eso de autoflagelarse por sólo pensar en esos «pecados».

    No podía ser de otra manera dada la naturaleza humana y lo anacrónico de la abstención sexual, aunque tal conducta liberal y de avanzada del Padre Tomás Herrera tiene sus asegunes, toda vez de las abundantes leyendas urbanas que lo implican en interacción corporal con menores de edad, niños y niñas, aprovechando su autoridad y ascendencia sobre ellos y ellas.

    Al admitir que tiene sexo ocasional, limpio y afectivo, sin descartar género o sea sin importar si es con hombre o con mujer, constituye un fuerte golpe de timón en la conducción de diócesis de Hermosillo que encabeza el arzobispo Ruy Rendón Leal, quien quizás por eso sacó del desempleo al querendón cura de referencia, no descartándose que también don Ruy traiga siempre un condón «para lo que se ofrezca», y es más, esa pregunta resulta obligada a la menor provocación.

    Ruy Rendón

    La verdad es que desde nuestro punto de vista, siempre hemos percibido a Tomás Herrera como homosexual y por eso consideramos que sólo es retórica de su parte mencionar a mujeres en sus potenciales usos del mentado preservativo, con el agregado de sus poses aristocráticas, excluyentes y protagónicas, que no han dejado buenos precedentes en las feligresías que ha atendido en el pasado.

    Un polo opuesto a ese cura, luce quien fuera nuestro amigo, el presbítero Miguel Angel Montaño, quien durante los años 70 y avanzados los 80, encabezó el Centro Cultural Universitario, ahí enfrente de lo que ahora es un centro de atención de una empresa de celulares y cuya gestión marcó huella en miles de integrantes de la comunidad universitaria, al constituirse en refugio y fuente de consulta, así como lugar de esparcimiento.

    El Padre Montaño era joven y carismático; bajo su sotana andaba de mezclilla y de huaraches y por supuesto era un imán para las morritas, en tanto que para los varones tenía un trato coloquial, a veces rudo que por lo regular imponía autoridad si así se requería, pero sobre todo, muy lejos de andar con joterías o que se sospechara que tuviera gustos similares a los de Tomás Herrera.

    A fin de cuentas, la crudeza de las declaraciones del guía moral de Guillermo Padrés y su caterva de bandidos, coloca a la jerarquía católica regional en el realismo que todos sospechamos, y todo bien mientras su sexualidad no implique a menores de edad, ya que como adultos, sean hombres o mujeres, cada quien es libre de hacer de su deste un papalote, independientemente de sus creencias religiosas.

    Natalia Rivera

    Por lo demás, este jueves se dio un salto cualitativo en la estrategia de la gestión de más agua para no mal repartir la poca disponible que desde la campaña propuso la gobernadora Claudia Pavlovich, al arrancar el proceso para construir la Desaladora Sonora que en su primera etapa abastecerá de agua potable a los habitantes de Guaymas y Empalme.

    En conferencia de prensa encabezada por la Jefa de la Oficina del Ejecutivo, Natalia Rivera y el Contralor Miguel Angel Murillo, se dio a conocer la publicación de las bases de la licitación para dicha infraestructura bajo el esquema de Asociación Pública-Privada que prevé una inversión de 766 millones 991 mil 773 pesos, de los cuales el 51 por ciento será de participación privada con una operación de servicios por 20 años, y el 49 por ciento restante será de inversión federal, con capacidad de abastecer 200 litros por segundos, en beneficio de 225 mil 264 personas.

    Como en todos los actos de gobierno de la gobernadora Pavlovich, la transparencia es el eje rector en este proceso de licitación y por ello se construyó una plataforma para consulta de cualquier interesado a través de www.desaladora.sonora.gob.mx, previéndose que para mediados del 2019 inicie operaciones y se esté en condiciones de prospectar la segunda etapa con la instalación de más módulos con el fin de también abastecer a Hermosillo.

    La gobernadora demuestra una vez más su condición de mujer cumplidora y con vasta capacidad de gestión que le permitió abrir puertas del mero despacho del presidente Enrique Peña Nieto y la del titular de la Comisión Nacional del Agua, Roberto Ramírez de la Parra, para que se incluyera dicha obra en el presupuesto de este año y los que vienen.

    Manuel Ignacio Acosta

    En el encuentro con representantes de medios de comunicación, miembros del Comité de Control Social, Antonio Gándara González, Adolfo Jorge Harispuru Bórquez, y Rogelio Sánchez De La Vega, así como el Vocal Ejecutivo de la Comisión Estatal del Agua, Sergio Ávila Ceceña, quien dicho sea de paso, explicó que además de la nueva fuente de abasto de agua, también se trabajará para mejorar la red de distribución de Guaymas y Empalme.

    Por otra parte, bastó con que el alcalde de Hermosillo subiera un switch para exhibir en su entera dimensión la mezquindad de quienes se oponen a la reconversión a LED el alumbrado público de la capital de Sonora y ratificar que fue acertada la decisión del cabildo al aprobar la concesión de ese servicio público.

    Impresionante el contraste del antes y el ahora a lo largo del Boulevard Progreso en donde ya funcionan 71 luminarias de nueva generación de las más de 70 mil previstas para iluminar diversas vialidades y colonias populares.

    Satisfecho debe andar «El Maloro» al avanzar en el cumplimiento de uno más de sus compromisos con la gente, ya que en los siguientes días se encenderán esos nuevos focos en las colonias Solidaridad, Villas del Cortijo, Carmen Serdán, Los Manantiales, Cortijo, Cortijo Periodista, Rincón de Palmas, Urbi Villas del Cedro, Villas de Cortes, Sahuaro Indeco, Mirasoles, Álvaro Obregón, Sahuaro, Sonacer, Rancho Bonito, Casa Bonita, Esplendor, Coloso Alto, Hacienda de la Flor, Hacienda de la Cruz, San Luis y en las comunidades rurales Alejandro Carrillo Marcor, El Triunfo y Miguel Alemán.

    Alejandro García Rosas

    La otra buena noticia de nuestro amigo el alcalde, es el incesante y permanente trabajo de brigadas de bacheo y de repavimientación prácticamente por todos los rumbos de la capital, acciones que durante las administraciones del PAN estuvieron ausentes o se ejecutaron sólo donde ve la suegra, con el agravante de la mochada y la pésima calidad de lo realizado.

    Y mientras la mayoría de los comunes mortales andan de vacaciones y en el caso de la burocracia es más notable, vaya nuestro reconocimiento también para el gremio de empleados de gobierno que atiende las áreas de recaudación fiscal, tocándonos ver febril actividad como si se tratara de cualquier época del año y no por nada se mantiene al pie del cañón al titular Alejandro García Rosas, para de esa forma no frustrar a sonorenses cumplidos, siempre atentos a mantenerse al día en sus obligaciones.