Con energía, Toño Astiazarán levanta la mano

    266
    0

    De un tiempo a la fecha es común encontrar en cierto espectro de la clase política, especialmente aquellos que buscan continuar en el sacrificio heroico por la patria y los compatriotas, promover sus gustos, aficiones, habilidades y vocaciones entre la población, con el desinteresado fin de generar una mayor cultura, mejor educación; una vida más saludable a través de la práctica del deporte o la integración a trabajos comunitarios que mejoren el entorno.

    De ninguna manera la suspicaz lectora, el escamado lector podrían llegar a pensar que estas promociones tienen que ver con el posicionamiento político-electoral con miras a próximos comicios, no; son, si acaso, una humilde manera de regresar al pueblo lo mucho que el pueblo les ha dado.

    Ahí tienen que si el Pano Salido es un consumado ‘runner’, haya organizado varios eventos deportivos en los que esa práctica alcanzó a miles de participantes y esas competencias hayan sido un éxito en municipios importantes del estado, como Hermosillo, Ciudad Obregón y Navojoa.

    Si a Flor Ayala le encanta la lectura, pues también promueve un interesante programa en el cual entrega libros de autores clásicos y contemporáneos, con el único requisito de que al terminar de leerlos, sean proporcionados a nuevos lectores y éstos repitan la acción en una cadena que podría ser infinita, si no es que algunos gandallas se amacizan de los tomos, sumándolos a su biblioteca privada.

    A la Flor también le dio por sembrar letreros con la leyenda «Sonora Florece», en camellones donde no florecen ni los guachaporis, pero esa es otra historia.

    David Palafox Celaya ha sido incisivo en el tema anticorrupción, como presidente de la comisión respectiva en el Congreso local, pero además le ha entrado con animalera vocación a la ley de protección animal, con lo que se ha granjeado las simpatías de un importante sector de la población que quiere más a sus mascotas que a sus novias o novios. No aplica para la Camelia, el Emilio o el Greco.

    Charly León, diputado de Movimiento Ciudadano, se ha aplicado en un proyecto de remozamiento urbano y promoción de las artes visuales en el centro histórico de Hermosillo, con lo que ha convocado a un nutrido contingente de jóvenes que comienzan a darle una nueva fisonomía a esa parte de la ciudad.

    Al ex campeón mundial de boxeo, José Luis Castillo le dio por promover torneos en barrios y zonas rurales; en ciudades y hasta en los Centros de Readaptación Social, equipando gimnasios y regalando guantes y lo necesario para la práctica del deporte que le dio fama y reconocimiento en todo el planeta.

    Este recurso no es nuevo. Al larguirucho ex gobernador Armando López Nogales le dio por promocionar el programa ‘Cascareando con el gober’, que le permitía convivir en barrios y colonias con practicantes del basquetbol, su deporte favorito.

    El ex gobernador Eduardo Bours retomó una añeja tradición e hizo de las cabalgatas un signo distintivo de su gobierno, logrando la identificación con ese aún amplio sector de la población sonorense que vive, goza y sufre la bucólica cotidianeidad del rancho y la serranía.

    Claro, también se ganó el odio soterrado de una parte de su gabinete legal y ampliado, que en lo más que habían montado era en cólera cuando no les tiraban con un puesto, mínimo nivel 11. Bours también se ganó el aplauso de fabricantes y distribuidores de talco, vaselina y iodex, que por esos días se vendían como pan caliente.

    Al ex gobernador Guillermo Padrés también le gustaban los caballos, pero le gustaba más el hurto y el pillaje, de ahí que su principal club de admiradores optaron mejor por lo segundo, dejando para después el jineteo, siempre y cuando no se tratara del presupuesto.

    La ex diputada federal Alejandra López Noriega siempre mostró una especial fascinación por los palenques, de ahí que buena parte de su gestión se la pasó regalando boletos para los mismos.

    Y así pudiéramos continuar, porque la lista es larga y rica en ejemplos.

    Pero hoy nos detendremos un poco en el caso del ex alcalde guaymense y actual director de Transversalidad en la Secretaría de Desarrollo Social federal, Antonio Astiazarán, que desde hace años viene promoviendo el tema de la generación y uso de energías limpias, un tema que definitivamente va más allá de una moda, y es sin duda una apuesta por el desarrollo sustentable y sostenible; la economía familiar, la eficiencia empresarial y la conservación del planeta.

    Un tema, pues, de largo aliento.

    Desde hace años, el también ex diputado local y federal viene insistiendo en ello, y ya ha concretado proyectos como los aerogeneradores instalados en Puerto Peñasco, que permiten reducir el costo por consumo de energía eléctrica a más de mil 500 familias en ese destino turístico e importante puerto pesquero, así como a más de 10 mil familias en 39 municipios enclavados en la extensa zona del distrito IV federal.

    La energía eléctrica producida por estos generadores se vende a la Comisión Federal de Electricidad y esta paraestatal la hace llegar a los usuarios a través de su red de distribución, con una reducción de al menos el 20 por ciento en el costo por consumo. También se está trabajando en proyectos de generación de energía a partir de la luz solar y del movimiento de las olas del mar.

    Pues bien, este viernes por la tarde, en la populosa colonia Insurgentes del norte de Hermosillo, Antonio Astiazarán encabezará la primera Feria de la Energía en Sonora. En este evento, al que asistirá la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, se busca integrar al padrón de beneficiarios de los descuentos en consumo de electricidad, a madres solteras, adultos mayores y personas con discapacidad.

    Ya les contaremos de qué va.

    II

    Y a propósito de energía, vaya enérgica reculada la que dio el alcalde de Guaymas, Lorenzo de Cima, tras anunciar que el Ayuntamiento que preside estaría concesionando el servicio de alumbrado público en el puerto, como una forma de garantizar la iluminación de calles, parques y jardines, algo que está fuera del alcance del presupuesto municipal, y que no tendría más opción que concesionarlo a particulares.

    Más tardó el alcalde porteño en hacer el anuncio, que en ser llamado a cuentas por sus jefes políticos, David Galván Cázares y Florencio Díaz Armenta, para conminarlo a que no los ayudara, pues de un día para otro los puso entre la espada de la incongruencia y la pared del doble discurso.

    Y es que hace unos meses, los panistas se opusieron con todo, a un proyecto similar en Hermosillo, que de todos modos pasó con la mayoría de votos en el Cabildo, incluyendo el de Diana Karina Barrera, quien firmaba como regidora del PAN hasta ese día, porque su voto al margen de la cargada blanquiazul le costó la expulsión del cuerpo de regidores panistas.

    Lo relevante no es la reculada de Lorenzo, al que lo traen más turbado que de costumbre hasta las cobranzas vía tuiter de su ex asesor de imagen, Javier Alcaraz, sino la dispersión en las filas panistas, donde el alcalde del tercer ayuntamiento más grande que gobiernan (después de Nogales y Navojoa) se lanza por la libre sin consultar a sus jerarcas políticos.

    Lorenzo, como se sabe, no las tiene todas consigo, pues hasta la mayoría panista del cabildo guaymense está en su contra. Pero una cosa es deberle 400 mil pesos al Chivo Alcaraz, y otra, deberle el cargo a las huestes padrecistas que copan la dirigencia del PAN en Sonora, y que lo hicieron recular con energía no del todo limpia, pero energía al fin.

    El espacio se termina. En la próxima entrega abundaremos al respecto.

    También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

    Visita www.elzancudo.com.mx