Cuentas claras

    261
    0

    Cuentas claras

    Como es de sobra conocido, los principales ejes de la gestión de la gobernadora Claudia Pavlovich son la honestidad, la transparencia, la rendición de cuentas y sobre todo, ofrecer a los sonorenses cuentas claras sobre el destino de cada peso confiado a su administración.

    A poco más de un mes de vencerse el término para que el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización entregue al Congreso del Estado el resumen de resultados de la cuenta pública 2016, queda claro que en toda la estructura del Ejecutivo y entes de la administración descentralizada, se trabaja a marchas forzadas con el fin de registrar una reducción histórica en el número de observaciones, bajo la estricta supervisión del Contralor Miguel Angel Murillo.

    «El Ronco» de La Ladrillera trae su chicotito, pero la que porta un látigo es la gobernadora que lo blande incluso con sus tradicionales mensajes con consistente y sólida carga ética, en los que subyace la severa advertencia de que vale más no equivocarse y atender si así es requerido, cualquier hallazgo que les reporte el ISAF derivado de los procesos de auditoría, que en estos días deben estar en sus etapas definitorias, porque el 31 de agosto esa documentación estará en la cancha de los diputados.

    Miguel Angel Murillo

    Se trata de revertir el atascadero que heredó el gobierno de Guillermo Padrés y adecuarse a los nuevos tiempos de transparencia y de rendición de cuentas, en función de la nueva normatividad que con toda su complejidad ahora toca atender y cumplir a esta primera generación de funcionarios de gobierno, ante ese nuevo andamiaje jurídico que garantice que nunca volverán a ocurrir las raterías padrecistas.

    De acuerdo datos oficiales, en el 2009 el ISAF emitió mil 238 observaciones, de las cuales 202 correspondieron a los ocho meses y medio del gobierno de Eduardo Bours; en el 2010 el número de observaciones creció hasta mil 692, en el marco de una escalada que llegó a dos mil 56 en el 2011; dos mil 552 en el 2012; dos mil 637 en el 2013; dos mil 918 en el 2014 y en el 2015 tres mil 425, de las cuales 59 correspondieron a los primeros tres meses de la actual administración.

    Habrá que ver cómo resulta la revisión del 2016, a partir de la categórica convocatoria de la gobernadora respecto a bajar a cero las observaciones, divisa muy difícil de alcanzar pero que se trabaja con ese objetivo, tomando en cuenta que hay de observaciones a observaciones, porque no es lo mismo hallazgos de irregularidades que impliquen daño patrimonial, a omisiones de orden administrativo cuya solventación no representa mayores problemas.

    Con el fin de que directores de administración de las diversas dependencias, encargados de procesos de licitación, de adquisiciones y particularmente de áreas donde se ejercen presupuestos, se lleva a cabo un proceso permanente de capacitación sobre la aplicación y cumplimiento del citado nuevo andamiaje jurídico, que define las reglas del juego en el manejo de recursos públicos.

    Natalia Rivera

    Hace unos días, por rumbos de Ures hubo una juntada de toda la estructura del ejecutivo y organismos autónomos, que convocada y coordinada por la Jefa de la Oficina, Natalia Rivera, se ofreció por reconocidos expertos una capacitación sobre cómo adecuarse, cumplir y aplicar cuatro nuevas leyes: Sistema Estatal Anticorrupción, Ley Estatal de Transparencia, Sistema Nacional de Fiscalización, Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, además de estar en proceso un diplomado sobre Disciplina Financiera.

    O sea, con esas herramientas ya nadie podrá alegar desconocimiento y si bien resulta complejo seguir esas nuevas directrices, no hay de otra y así lo ha dicho la gobernadora en sus frecuentes leídas de cartilla a los integrantes de su equipo de trabajo y quien sin duda debe estar muy atenta a los reportes sobre los procesos de auditoría que reporta el ISAF al Contralor y ser un acicate para que los hallazgos sean solventados antes de que técnicamente se conviertan en observaciones, y sobre todo, que para el 31 de agosto próximo sean las menos posibles.

    En fin, ya sería mucho de gane, que si en el 2015 fueron casi tres mil 500 observaciones, de las cuales muchas de ellas implicaron daño patrimonial y alrededor de 500 ha sido imposible solventar, en el ejercicio del 2016 el número se reduzca, digamos a 400 de toda la estructura dependiente del Ejecutivo, incluidos organismos autónomos y paraestatales, que en el caso de la administración directa o sea de las secretarías, sería muy bueno que la cifra apenas llegara a medio centenar.

    Pero sobre todo, lo ideal es que las auditorías no arrojen hallazgos de daño patrimonial y sólo sean producto de omisiones de orden administrativo y mejor que así sea, porque sobre aviso no hay engaño y la gobernadora ha sido muy clara: «No se equivoquen», advierte a la menor provocación.

    Epifanio Salido

    Por otra parte, este lunes nos dimos una vuelta por rumbos de los Palacios, Congreso del Estado, Plaza Bicentenario y la Plaza Zaragoza y toda esa área luce como que pegaron los apaches y que las huestes de Gerónimo ganaron.

    Ese bucólico ambiente vacacional para la mayor parte de la burocracia estatal, sólo se rompió un poco por rumbos de la sede del Poder Legislativo de Sonora, en donde a eso de las dos y media de la tarde, continuaron las comparecencias de quienes aspiran a un lugar de los cinco previstos para el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción.

    Este martes concluye la pasarela ante los nueve integrantes de la Comisión Seleccionadora, quienes a más tardar el martes uno de agosto, deberán de dar a conocer las identidades de la quinteta que pasará a formar parte del órgano colegiado de esa estructura recién convertida en ley y que convierte a Sonora en puntero a nivel nacional en dicha estrategia.

    En el Congreso del estado no divisamos a ningún diputado, que en el caso de los del PRI, sabemos que le ponen alma, corazón y bofe a sus actividades de contacto directo con sus representados y así sabemos de Flor Ayala, Kitty Gutiérrez, Iris Sánchez, David Palafox, Epifanio Salido, todos con base en Hermosillo, en reuniones en colonias populares prácticamente todos los días.

    José Angel Barrios

    Bueno, valga aclarar que si de jefes se trata, por el edificio legislativo oteamos fugazmente al Oficial Mayor, al siempre chambeador José Angel Barrios y al coordinador de comunicación social, Alberto Nevárez, atentos al desarrollo de las comparecencias que se llevan a cabo en la Sala de Comisiones.

    Miren, en el caso de la burocracia estatal, las vacaciones en proceso se refieren a los niveles medio e inferior, porque para los capitostes ni maíz palomas, ya que Dios guarde la hora y los llame la gobernadora y nos los encuentre, cuando además nos reportan actividad igual de intensa que siempre en el cuartel general de la ya mentada Jefa de la Oficina del Ejecutivo, Natalia Rivera.

    A propósito de diputados con base en Hermosillo, vaya que le pusieron mucha crema a los tacos los críticos de Javier Villarreal, a quien el vocero de la prácticamente extinta Sección 65 del sindicato de Mineros en Cananea, Antonio Navarrete, lo responsabiliza de la pobreza que sufren los sonorenses.

    Javier Villarreal

    Obvio que siguen los pataleos de lo que queda de ese otrora histórico gremio hundido por las trapacerías del exiliado y prófugo de la justicia, Napoleón Gómez Urrutia y por ello esporádicamente se manifiestan en contra de la organización que les arrebató la administración del Contrato Colectivo de Trabajo o sea la CTM que dirige en Sonora el diputado plurinominal.

    Por cierto, habría que confirmar las diversas versiones respecto a que detrás de las movilizaciones en contra de la empresa minera y del sindicato cetemista, está el PAN y el diputado Javier Dagnino, por cuya intervención pudiera ser la presencia de jinetes que tan dado es a mover el pariente de la familia del crimen, cuando trata de ser la monserga de siempre.