De músico, poeta y loco…

    165
    0

    «Vivimos en una sociedad donde Beethoven es un perro y Pitbull… un músico» Poesía urbana.

    LO CLARO: ¿Recuerda su infancia? En los primeros años escolares, el escuchar los avances y logros de universitarios de la época, para quienes cursábamos la educación primera, era un sueño inalcanzable.

    Aún había vestigios universitarios de aquellos triunfadores olímpicos que participaron de los Juegos organizados en casa (1968). ¿Quién no soñaba con ‘ser grande’?

    Muy recurrente esa propuesta, hoy los jóvenes universitarios hacen una labor que estimula a quienes apenas comienzan la preparación primera.

    El caso de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, los jóvenes que pronto serán los profesionistas que México reclama, se dan el espacio para inculcar valores a los pequeños.

    Un programa de corte mundial llamado «Peraj» (acrónimo Proyecto Tutorial, que en hebreo significa ‘flor’) realizan con la finalidad de convivir uno-a-uno, estudiante universitario, infante de educación primaria.

    El proyecto lo promueve la ANUIES (Asociación Nacional de Universidades) y sus alcances le significan el fortalecer la personalidad del niño; su autoestima, sus habilidades sociales y ampliar su cultura general. Tendrá en el universitario, una imagen a seguir. «Adopta un amigo (a)» es el tema que impulsa este proyecto interesante. Veremos pronto los resultados.

    LO OSCURO. El ingenio humorístico de las frases del pueblo, encierran gran sabiduría. «De músico, poeta y loco… todos tenemos un poco».

    Así emulamos hoy a una estirpe multi funcional que derivó su vocación en funciones económicas, que si bien en su principio eran ‘por el bien de la nación’, no sabremos si ‘nación’ se llame algún familiar cercano de los aquí expuestos.

    Expliquémonos.

    Es muy probable que del siguiente listado de nombres, conozca usted a todos. Jorge Díaz Serrano, Carlos Hank, Pedro Aspe, Jesús Reyes Heroles, José Andrés de Oteyza, Luis Ramírez Corzo, Juan José Suárez Coppel, Emilio Lozoya, Emilio Gamboa. Le vamos a dejar ahí, porque es poco el espacio y muy larga la lista.

    La relación intrínseca de los mencionados, comienza en que su profesión o actividad por la que se inscribieron en la vida útil del país, es de inicio, contrastante.

    Carlos Hank era maestro de primaria. Díaz Serrano, ingeniero mecánico cuyo mejor talento era ser esposo de la dama que posó para la escultura de ‘La Diana Cazadora’. El abogado Reyes Heroles, catedrático de la UNAM. Y para terminar los ejemplos, Suárez Coppel era funcionario de la cervecería Modelo.

    Sus ‘ganas de servir a México’ llevaron a los muchachos a ser parte de la maquinaria política que logró transformaciones en la implementación de políticas públicas en distintas épocas de este país. Hank quiso ser presidente de la nación, pero su papá era alemán de nacimiento y no pudo abanderar las causas de los que menos tienen.

    Todos terminaron su ciclo en el servicio público; pero no era necesario retornar a sus orígenes, mejor aún. Invirtieron sus ‘ahorritos’ en mejorar la economía del país. Y le apostaron al sector energético. La gran mayoría de los mencionados, provienen de PEMEX. Le saben porque estuvieron dentro.

    Pero tampoco es necesario. La reforma energética que ellos peleaban, merecía una apertura para que se pudiera –ahora sí- decir que el petróleo es de los mexicanos.

    Y por eso, hoy el pueblo entero nos sentimos honrados, orgullosos que un personaje con el perfil de egresado en relaciones industriales, escaló puestos como la secretaría particular de la presidencia, hasta ser ministro de comunicaciones y senador en la actualidad. Felizmente, Emilio Gamboa Patrón –con más de 40 años en el servicio público- se adjudica para sí, 4 pozos petroleros en la Ronda Uno, mediante la empresa Geo Estratos en consorcio con el socio de Gamboa, Emilio Díaz Castellanos.

    ¡Válgame Dios! Para algo sirve la política.

    COLOF├ôN: En nuestra pobreza inexplicable, no podremos pensar en ser políticos y menos empresarios del petróleo. Que en términos prácticos, parecerían actividades similares, si se les compara a los primeros con los huachicoleros. Aunque es distinta ubre la que ordeñan.

    alejandrodeanda@hotmail.com

    @deandaalejandro