De verborreas mañaneras

    58
    0

    Este miércoles por la mañana Andrés Manuel López Obrador confesó lo que a nivel de percepción ya es del conocimiento de grandes segmentos de la sociedad mexicana: sus abordajes sobre la compleja problemática nacional en dicho ejercicio diario son irreflexivos, intuitivos y carentes de sustento. 

    Con ello pretendió justificar su afirmación respecto a que durante el gobierno de Felipe Calderón se estableció un narcoestado en México, en función de catilinarias que escucha de simpatizantes de su alucinado movimiento y el empeño que le pone a la denigración del expresidente, en evidente venganza por ser quien le arrebató la presidencia en la elección del 2006. 

    Es tal la ofensiva del presidente contra Calderón y son tan puntuales las réplicas del expresidente, que ya hemos escuchado a varios que se dicen hasta empáticos por quien en el reciente pasado lo consideraban como una persona repelente, en el marco de una tendencia progresiva que repite aquel proceso en el cual Vicente Fox, con su despiadado acoso, convirtió en héroe al ahora inquilino de Palacio Nacional. 

    A la ligereza presidencial, al cotidiano simplismo de los juicios de López Obrador y a sus repetitivas catilinarias, ya son muchos que contraponen la seriedad con la que derrumban su propagandismo goebbeliano que despliega para distraer de su corrupta incompetencia, de la escalada de muerte y de ruina económica que ha causado durante su desatinada gestión. 

    Narcoestado

    “Venga. No se requiere consulta”, le retó Calderón luego que en una de esas mañaneras pendejas, el presidente lo metió al mismo costal de Genaro García Luna e insistir que solo mediante una encuesta su gobierno emprendería acciones penales contra el expresidente. 

    La verdad es que en nuestro caso, hasta nos resulta contradictorio que ante las estupideces supralegales y diarrea verbal presidencial, Calderón nos genere hasta cierta simpatía, todo por las obsesiones de revancha y taras mentales de su adversario, quien en resumen, en la mañanera de este miércoles reconoció que desde temprano le da por hablar al vuelo, estulticias, a lo pendejo pues. 

    Entre otras cosas al estilo del tabasqueño, dijo que García Luna era el dedo chiquito de Calderón, como fundamento para calificar como narcoestado el gobierno del entonces panista, llamando la atención de que a pesar de todo lo que diga, el gobierno de la 4T no ha iniciado ninguna acción penal en contra del exsecretario de seguridad y mucho menos contra el expresidente. 

    Es pura propaganda con propósitos electorales y de reposicionamiento frente al tobogán en que se ha convertido la tendencia en simpatías populares, completando dicha estrategia el Tema Lozoya, en el cual, se ha desplegado gigantesco operativo mediático donde el presidente se ha asumido fiscal y juez con repetitivas peroratas sobre corrupción, en función de presuntas declaraciones del exdirector de Pemex en las que involucra a Enrique Peña Nieto y a Luis Videgaray.  

    Violencia en Loma de Guamúchil

    Sabe si le alcance esa estrategia ante una desengañada y decepcionada sociedad mexicana frente a un gobierno que ha representado la ruina económica para millones de familias clasemedieras que a la vez de la incertidumbre en materia de salud enfrentan las consecuencias del desatinado manejo de la economía nacional y el corrupto ejercicio presupuestal. 

    En toda esa catilinaria anticorrupción, para nada menciona que de cada licitación de obras haya seis adjudicaciones directas en favor de allegados a su régimen, que de acuerdo a criterios mundiales, es la principal característica de un gobierno corrupto. 

    Y peor tantito, con qué cara podría hablar de narcoestado si su administración ya quedó marcada por su complacencia y relación respetuosa con la familia de Joaquín Guzmán, al ordenar la libertad de uno de sus hijos y saludar afectivamente a su madre, con referencias amables que ya quisiera el resto de los mexicanos, particularmente quienes discrepan de sus erráticas decisiones y las víctimas de éstas. 

    En otras palabras, también nosotros estamos hartos de la verborrea mañanera presidencial, que se agrega a las difíciles condiciones que enfrentamos en materia económica, con una baja histórica en la facturación, mientras seguimos esforzándonos para cubrir la nómina de nuestra modesta empresa y sin señales que la situación mejore, ya que en todo caso la tendencia es para empeorar. 

    Miguel Ernesto Pompa

    No tenemos idea respecto a los efectos que derivarán de los dislates presidenciales en el próximo proceso electoral, pero obviamente tratarán de contener daños mediante la denigración de adversarios, la explotación de la ignorancia popular y dádivas asistencialistas, mientras que partidos de oposición siguen sin atinar acciones articuladas que contrarresten la evidente elección de estado que viene. 

    Mientras tanto, desde la nación yaqui nos reportan la radicalización del contingente de integrantes de la etnia que opera un retén en Loma de Guamúchil y del hartazgo de transportistas que son obligados a pagar por el derecho de paso, situación que ya ha dado pie a la confrontación física y daños a unidades. 

    Por lo que se ve, lo único que se logró con la reunión de hace una semana en Vicam, es que ese retén no cierre el tránsito de forma total y que el presidente les dio carta blanca para hacer obligatoria lo que antes eran cuotas voluntarias, que se supone se sigue aplicando en el cruce de la comunidad citada. 

    No hay que descartar alguna situación desbordada de violencia, ya que la visita y peroratas del presidente anularon esfuerzos continuados de conciliación y acuerdos que durante los últimos años promovió y consiguió la gobernadora Claudia Pavlovich para contener los efectos de una problemática que corresponde atender al Gobierno Federal. 

    La gobernadora de gira por Trincheras

    A una semana de la instalación de una “mesa de diálogo” para atender las exigencias de la etnia, no se observa ni se ha informado de alguna acción hacia esa dirección, a pesar que se asegura que tal cantaleteada mesa es presidida por el mismo López Obrador, y como algunos miembros de la tribu exigen resultados inmediatos, la han tomado en contra de personas en tránsito, con ya varios reportes de actos de violencia en su contra. 

    La situación luce como nunca antes tan complicada luego que tácitamente la instancia estatal fue dejada fuera de las respuestas que exige la etnia, mientras que desde el ámbito federal, al estilo, nadie da la cara, ya que además el presidente anda ocupado en estulticias declarativas, mientras que su representantes acá carecen de capacidad de reacción y compromiso, además que son ignorantes sobre dicho tema, por lo cual sería de agradecer que mejor no se meta el superdelegado Jorge Taddei. 

    Pero mientras tanto, mientras el gobierno federal asume al menos con su presencia los compromisos pactados en Vicam, la instancia estatal debería retomar esa mediación desplegada en los últimos años con el fin de que ese grupo de yaquis le baje algunas rayitas a su beligerancia, trabajo que a lo mejor ya se aboca el secretario de gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella. 

    En dicho entorno, se ha informado de la disposición del gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, para venir a Loma de Guamúchil a parlamentar con el capitán de la Guardia Tradicional, Juan Luis Matus, con el propósito de hacerle saber de los perjuicios que causan los bloqueos al transporte de alimentos provenientes de ese estado, cuando en todo caso, debería sumarse al esfuerzo de la gobernadora Pavlovich ante la federación para que dicha instancia asuma sus facultades de solución. 

    Por cierto, como con Covid o sin Covid la vida sigue, la gobernadora realizó la gira 402 en lo que va de su gestión y lo hizo en el municipio de Trincheras en donde inició la perforación de un pozo adicional para suministro de agua potable en esa cabecera municipal, así como entregar becas y apoyos alimentarios, así como para supervisar la colocación de pasto sintético en la plaza principal y visitar el Centro de Salud.  

    Y aprovechamos la recta para reconocer que añoramos aquellos tiempos cuando éramos parte de la cobertura de esas giras de trabajo, durante las cuales podíamos interactuar con la gobernadora y ser testigos directos de su trato con los ciudadanos. Como se dice, éramos felices y no lo sabíamos, porque la pandemia nos ha limitado el ejercicio reporteril. 

    Jesús Saldaña López

    Y a penas desempacado como nuevo dirigente del PRD en Sonora, Joel Francisco Ramírez Bobadilla sacó el destapador para prospectar a Jesús Saldaña López como candidato o precandidato de ese partido a la gubernatura. 

    Les amaneció temprano por esos rumbos, sin que con lo anterior pretendamos descalificar al también conocido en Guaymas como “El Negro”, quien en el 2018 perdió la diputación federal con cabecera en la citada jurisdicción, luego de ser postulado por la coalición PAN-PRD-MC, sin que tengamos noticias de que su perfil trascienda más allá de dicha región. 

    Pero hay tiempo para trascender y lo que más llama la atención es que todo indica que la nueva dirigencia perredista optó por iniciar por el final, al destapar la principal candidatura del 2021 sin primero hacer activismo de campo, indispensable para reposicionar a esas alicaídas siglas, cuya presencia en el ámbito partidista estatal es muy importante. 

    Powered by WPeMatico