Denisse y Emeterio, dejan huella trabajando.-

    120
    0

    Denisse y Emeterio, dejan huella trabajando.- Son evaluados por su partido para futuras candidaturas, pero no se distraen de sus responsabilidades públicas.- Crece el temor en Cajeme.- Abrazo solidario a Andrés Vega

    Bernardo Elenes Habas

    (Inicio mi columna de hoy, enviando un abrazo solidario a mi amigo y compañero de andanzas reporteriles e ideológicas, Andrés Vega Valenzuela y a su familia, lamentando el fallecimiento de su señora madre María del Carmen. Que la ausencia de los seres queridos no cierre senderos, sino que construya puentes para que transite la luz de los recuerdos y la esperanza, Andrés y Nora).

    La mejor forma de marcar huella en el camino de la vocación de servicio a la comunidad, es el trabajo.

    Lo sabe el alcalde Faustino Félix Chávez, asimismo su eficiente colaboradora en el ámbito de Desarrollo Social, Denisse Navarro Leyva, y por supuesto, el diputado Emeterio Ochoa Bazúa.

    Ellos atienden un importante programa de construcción y rescate de espacios públicos, para bien de las familias.

    La tarde del martes, en la comisaría de Providencia, procedieron Denisse y Emeterio a poner en manos de la comunidad un área recreativa, donde niños, jóvenes y adultos -las familias, pues-, podrán convivir, dándole valor al ejercicio humano de interactuar, de comunicarse como el núcleo social que representan.

    Y ayer, Denisse, inauguró la rehabilitación del parque de la colonia Fovissste Dos. Las obras se vuelven realidad con la conjugación de recursos municipales y estatales.

    Debo decir que Denisse y Emeterio, están siendo observados y valorados por su partido, el PRI, junto a otros militantes, como parte de la futura definición de candidaturas por la alcaldía y otros cargos.

    Sin embargo, ellos no se desvían de sus responsabilidades públicas y hacen lo correcto: trabajar y trabajar por el bien de la comunidad y su gente, sin caer en la tentación de campañas desesperadas y hasta simuladas y de presídium, es decir, aparecer en todos los actos públicos, y aunque teniendo cargos de representación popular no se comprometan a trazar huella, no hagan historia, sólo aparezcan mágicamente en las fotos, los videos, los audios, regalando sonrisas…

    Crece el temor de las familias en Cajeme, ante los dramáticos hechos de sangre, donde hasta niños y mujeres son blanco de la barbarie humana.

    Las instituciones procuradoras y administradoras de justicia están obligadas a enfrentar esas masacres, pero también a ofrecer una exposición pública sobre el derramamiento continuo, puntual, dramático de sangre. Sus causas. Sus desviaciones. Cuáles tienen origen en la narcodelincuencia, en delitos comunes, en venganzas hasta de familias, en matar por matar. Cuáles.

    ¿Ya no es una guerra entre grupos delincuenciales, la que se sufre, sino que se atenta, ahora, contra gente inocente como una forma de venganza contra las instituciones?

    Hay un síndrome de psicosis que crece, y podría volverse incontrolable si las autoridades no actúan a fondo y con eficiencia. La comunidad, que es un organismo vivo, está azorada. Su capacidad de asombro le dice que nadie está seguro. Que la muerte pasea, impunemente, por las calles.

    Le saludo, lector.