El ciudadano contra la pared

    143
    0

    Sin importar qué época, gobierno o congreso esté al frente, en el tema de transporte público en Sonora el ciudadano sigue estando contra la pared en total indefensión, impunidad y abuso; ningún sistema parece hacerse responsable de la ineficiencia del servicio e injustos incrementos a la tarifa.

    La autorización de un aumento de 7 a 11.50 pesos por pasaje hecha a última hora el pasado jueves por el «Consejo Ciudadano del Transporte Público Sustentable» deja mucho que desear y pone en duda incluso la legalidad de dicho aumento por varios motivos, veamos:

    ÔÇó El Consejo «Ciudadano» está representado por cámaras empresariales, Colegios, universidades, sindicatos y técnicos pero quienes más brillan por su ausencia son los usuarios; sólo un espacio es otorgado a la Unión de Usuarios entre sus miembros.

    ÔÇó Se da el anuncio del aumento prácticamente de noche sin previa discusión y sin que hasta ahora se conozca el estudio técnico que llevó a dicha decisión. Esto por lo menos no es una situación normal.

    ÔÇó La Ley Orgánica del Consejo Consultivo creado en 2013 dice claramente que «el nivel de calidad deseado y su cumplimiento incidirán directamente en la tarifa establecida y su actualización». Si esto es así, ningún aumento procede.

    ÔÇó Por si fuera poco establece prioridades: horario; frecuencia de paso y disponibilidad; atención hacia el usuario; seguridad; aire acondicionado; tipo de unidad y comodidad.

    ÔÇó Por último, se supone que el objetivo de este Consejo fue dar solución a la ineficiencia de generaciones de gobiernos y en concreto «procurar rentabilidad, sustentabilidad y eficiencia en sus dimensiones técnicas, sociales, económicas y ambientales»…no lo decimos nosotros, lo establece la ley.

    Hasta hoy ni rentabilidad, ni sustentabilidad y mucho menos eficiencia.

    Para todo lo anterior el Consejo creado como un órgano autónomo recibió sólo este último año un presupuesto de 10 millones 600 mil pesos, pero el ciudadano desconoce la labor desempeñada en todos estos años y cómo ha ejercido este presupuesto.

    En pocas palabras por leyes no paramos, una vez más es el tema de falta de transparencia no sólo en manejo de recursos, sino en la labor realizada y la falta de aplicación de la ley es lo que provoca decisiones tipo ‘madruguete’ al bolsillo del ciudadano.

    ¿Dónde está la legalidad de esta decisión tomada prácticamente a hurtadillas? ¿Dónde está la diferencia entre el Consejo Ciudadano y los gobiernos o congresos que antes tenían esta responsabilidad?

    Y lo más importante ¿Dónde está el usuario en este Consejo?

    Al usuario tiene muchos representantes, esos sobran: diputados, gobernantes, consejeros… pero ninguno utiliza regularmente el servicio. Entonces cómo toman este tipo de decisiones que afectan directamente al usuario? Se lo imaginan seguramente pero eso señores, no es suficiente!

    Ni ser técnico basta si no viven el calvario diario de más de 264 mil usuarios en la entidad sólo en la modalidad de prepago; el otro 50% sigue pagando en efectivo y no hay mayor registro sobre esos usuarios.

    Pero ojo porque la misma Ley Orgánica también establece la Revocación de Consejeros Técnicos Ciudadanos que por cierto reciben cerca de 35 mil pesos al mes por su labor hasta ahora desconocida. ¿Cuándo procede la revocación? Cuando éstos caen en «negligencia grave en el cumplimiento de sus funciones».

    En Conclusión:

    A juzgar por este ‘madruguete’ el famoso Consejo Técnico parece un nuevo híbrido que no es ni tan independiente ni tan ciudadano, de esos que tanto gustan a la clase política para simular cambios para quedar igual.

    Ojalá sus integrantes respondan con los argumentos suficientes para entender la decisión que tomaron de noche. Pero a juzgar por el servicio, no se ve cómo.

    Al menos hasta hoy no se ve ninguna diferencia entre los aumentos autorizados antes por el gobierno y ahora por el consejo, el resultado es el mismo sin considerar un ápice la mejora del servicio.

    De nuevo el tema no es de leyes, sino el cumplimiento de las mismas; un abuso sin calificativos, un golpe más al bolsillo de los usuarios que como siempre, está contra la pared por la misma clase, llámense ciudadanos o no.

    Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

    Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.