El juguete de moda.

    172
    0

    En México, el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, se ha incrementado considerablemente en los últimos años. En la década de los 50, uno de cada 10 mil niños presentaba este padecimiento, y hoy lo padece el 12% del total de la población. Es uno de los problemas de salud mental que con más frecuencia se presenta en la población. Es un síndrome neurobiológico, caracterizado por la falta de atención, impulsividad e hiperactividad, y dificultad para concentrarse, síntomas que afectan el desarrollo y la calidad de vida de las personas que lo padecen, particularmente si este trastorno no es detectado o manejado a tiempo. ├Ültimamente se ha visto con mucha frecuencia el resurgimiento de un juguete que nuevamente promete ser útil en este padecimiento y otros similares, su nombre es fidget spinner y aunque no es un videojuego o una aplicación para el celular, tiene fascinados a muchos niños.

    El Fidget Spinner, es un pequeño objeto giratorio que supuestamente ayuda a reducir el estrés y a mejorar la concentración de quien lo utiliza. Se podría traducirse al español como «girador inquieto» y se compone básicamente de dos partes: una pieza central que se agarra con el dedo índice y el pulgar, y una hoja de rotación de tres puntas, su único cometido es girar, girar y girar hasta alcanzar la mayor velocidad posible, incluso los hay que brillan en la oscuridad y sus diversos colores y figuras los hacen crear atractivos efectos visuales. Fue creado hace poco más de 20 años para entretener a una niña de 7 años que no podía interactuar con otras personas debido a una extraña enfermedad autoinmune muy probablemente alguna variedad de autismo en Estados Unidos en 1993. De hecho, las cajas de estos juguetes lo promocionan así, como un producto infantil contra el estrés y mientras que la mayoría cuesta un par de dólares, algunos ya superan los US$1.000.

    Cuando el TDAH persiste en la edad adulta (lo cual ocurre en un tercio de los niños afectados) presenta una evolución adversa en el área de la salud mental: hay mayor dependencia/abuso de alcohol, trastorno antisocial de personalidad, dependencia/abuso a otras sustancias, episodios hipomaniacos, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno depresivo, deficiencias en los logros académicos, menos éxito ocupacional, problemas legales y lesiones accidentales. También hay mayores tasas de divorcio, peores elecciones sobre la salud y paternidad más precoz. Sólo una minoría de niños con llega a la edad adulta sin sufrir adversidades serias, lo cual sugiere que el tratamiento del TDAH en la niñez está lejos de ser óptimo. Las posturas son una muestra del debate creciente que está generando el uso de los fidget spinners, entre quienes lo ven como un juguete que ayuda a mejorar la concentración de los niños, y otros que lo rechazan por generar desorden. En algunos casos, la única forma de llevarlos a clase es acompañado de un justificante médico.

    Hasta hoy no se ha realizado ningún ensayo clínico ni estudios que prueben la eficacia de este juguete en beneficio de los niños con TDAH, por lo que su uso es mera especulación y podría ser que resulte, o que obtenga resultados contrarios (¡Exacto! Tal y como la marihuana medicinal). Algunos estudiosos del tema piensan que deben ser llamados herramientas de inquietud, no juguetes, y pueden ser parte de una estrategia exitosa para manejar el comportamiento inquieto si se introducen como parte normal del tratamiento.

    En países donde los pediatras y médicos familiares poseen más cultura psiquiátrica que en el nuestro, estos profesionales suelen hacerse cargo del tratamiento de muchos de los pacientes con TDAH, sobre todo los no complicados con comorbilidad significativa. En México esto ocurre en mucha menor medida, por lo que se requiere que pediatras, médicos familiares e internistas se capaciten para atender al gran volumen de pacientes que no son diagnosticados ni tratados adecuadamente. Si consideramos que la cantidad de psiquiatras y neurólogos certificados como especialistas es francamente escasa para las necesidades de la población es evidente que estamos frente a un problema de salud pública que debe ser atendido.

    Dr. César Álvarez Pacheco

    cesar_ap@hotmail.com

    @cesar_alvarezp

    Huatabampo, Sonora.