Escudo Ciudadano.

    214
    0

    Las tareas concernientes a seguridad y prevención no fueron los temas de prioridad por muchos años en la agenda de los tres niveles de gobierno en el país, el resultado, cuerpos policíacos mal entrenados y capacitados, con poco equipamiento y menor paga aún. Pocas o insuficientes políticas de prevención, que en muchos casos también se establecieron como mero ornato para que los políticos se tomaran la foto, han sido unos cuantos factores que han contribuido al aumento de la inseguridad.

    La tarea de seguridad no se le puede atribuir a una sola institución en particular del estado mexicano, se trata de un problema que debe ser enfrentado sistemáticamente por varias dependencias, desde varios roles de atención como la prevención, contención, la sanción y la reinserción.

    En los diagnósticos elaborados por reconocidos teóricos de la administración pública, critican que nuestro país carece de políticas públicas con visión de largo plazo, que representen un esfuerzo sólido y coordinado para enfrentar distintos retos sociales que el gobierno mexicano debe enfrentar pero cada seis años los gobiernos se reinventan a nivel federal y estatal y, cada tres años, a nivel local.

    Aunque el problema es multifactorial, es una realidad que esa falta de interés en la seguridad pública, derivó en la gran crisis de seguridad y una espiral de violencia, que está viviendo la sociedad mexicana en su conjunto a lo largo de la última década, por la irrupción del crimen organizado en muchas regiones del país.

    Esta violencia iniciada hace 10 años, se ha recrudecido con mayor fuerza durante el primer semestre de este 2017 con cifras que no se observaban en el país desde el año 2012, enfocándose principalmente los tres niveles de gobierno a aplicar medidas centradas en la contención de la delincuencia, persiguiéndola y castigando a los responsables.

    A nivel nacional es poco lo que se hace a nivel prevención, cuando el modelo preventivo ha tenido resultados positivos en otros países del mundo.

    Por ello destaca el esfuerzo en prevención que realiza el Gobierno del Estado con el programa «Escudo Ciudadano» que opera la Secretaria de Seguridad Pública Estatal, programa que coordina Juan Pablo Acosta Gutiérrez,Coordinador General de Vinculación, donde 48 dependencias de los tres niveles de gobierno, organizaciones de la sociedad civil han trabajado en conjunto, diseñando acciones para prevenir los problemas de inseguridad, violencia y delincuencia que afectan a la comunidad.

    «Escudo Ciudadano» enfoca su trabajo en las102 colonias que concentran los mayores índices delictivos en el estado, las colonias que producen delincuentes, hasta dónde se acude con todo el esfuerzo de los tres niveles de gobierno para en conjunto con los vecinos conformados en comités vecinales, se recorre cada espacio de la colonia o el barrio para resolver diversas problemáticas.

    Se ofrecen pláticas con personal especializado sobre adicciones u otros temas de interés, que motiven y promuevan la participación en actividades deportivas, culturales y artísticas para fortalecer la convivencia comunitaria.

    La seguridad en las escuelas es otra de las prioridades el Escudo Ciudadano, donde maestros, padres de familia y autoridades le entran a temas como drogas, sexualidad, violencia de genero y redes sociales.

    Claramente la labor preventiva puede resultar para muchos un esfuerzo inútil, porque los resultados no se presentan en el corto plazo, pero sembrar la semilla de la prevención es el modelo a seguir y el gobierno no debe de quitar el dedo del renglón en conjunto con la sociedad.

    500 COMITÉS VECINALES UNA VERDADERA ALIANZA NO LA DE 5 PERSONAS

    El coordinador del Programa Escudo Ciudadano Juan Pablo Acosta habló fuerte en su visita a la Mesa Cancún dónde fue el invitado de honor.

    Minimizó la actitud del grupo de 5 activistas que promueven un pacto por la seguridad, cuando Escudo Ciudadano ha conformado 500 comités vecinales de 10 integrantes cada uno en las colonias más conflictivas del estado, con gente comprometida a trabajar por mejorar la seguridad en coordinación con las autoridades.

    Lamentó que la política de prevención haya sido arrumbada en el gobierno anterior y se haya dejado de trabajar por seis años, esos mismos que abandonaron la seguridad están tratando de politizar el tema de la inseguridad.

    Pero les recordó a todos aquellos que ahora señalan con un dedo inquisidor la inseguridad, su incongruencia, porque nada dijeron cuando cerraron las bases de la PEI en muchos municipios, cuando las patrullas estuvieron estacionadas por meses enteros en el estadio Héctor Espino por falta de gasolina o cuando apenas había 25 patrullas para todo Hermosillo, todo en condiciones de abandono.

    Ya entrado en señalamientos, Juan Pablo Acosta recordó que una de las activistas que se proclama como paladín de la seguridad, María Elena Carrera, no hizo mayor cosa en materia de prevención en su responsabilidad como funcionaria de la Secretaría de Seguridad Publica en el sexenio anterior.

    Los integrantes de la Mesa Cancún encabezados por el empresario Carlos Kaly Rodríguez, presenciamos una buena exposición sobre prevención a la inseguridad y una mejor exhibición de poner en su lugar a los críticos oportunistas proporcionada por Juan Pablo Acosta.

    LOS INCENDIOS QUE SIGUEN LEVANTANDO SOSPECHA

    De dos años a la fecha, un gran número de incendios se han presentado en varios puntos de la ciudad de Hermosillo, lotes baldíos, cerros alrededor de la ciudad, en el corralón municipal y hasta un puente, han sido presa de las llamas.

    Se le podría atribuir al fuerte calor la larga cadena de incendios presentados en la ciudad, pero temperaturas más altas se han presentado en la capital del estado sin incendio alguno.

    No es por picar cebolla, pero me llamó la atención que tras la detención de Mario Aguirre, el empresario que durante el gobierno de Guillermo Padrés fue el consentido, se incendiaran espontáneamente unas palmeras de un boulevard de la ciudad y la madrugada del sábado se incendiaran las faldas del Cerro de la Campana.

    Ya se está haciendo costumbre que tras una detención o citarorio de un importante ex funcionario del gobierno estatal anterior, suceden este tipo de conflagraciones,en los años que tengo de vivir en Hermosillo, no recuerdo un incendio en el Cerro de la Campana, mucho menos que las palmeras de un boulevard ardieran envueltas en fuego.

    Le agradezco el favor de su atención, le invito a escuchar este y todos los domingos «el comentario más grillo de la radio», mi participación en el noticiero el Komal, que conduce Cynthia García por el 90.7 de FM de 10 de la mañana a 12 del mediodía.

    Podemos interactuar a través de mi cuenta de Twitter @feroropeza20 o en mi correo electrónico luiso@hmo.megared.net.mx