Gira de contrasentidos

    85
    0

    El presidente Andrés Manuel López Obrador realiza una gira de trabajo por Sonora, donde inaugura una presa cuya infraestructura principal está asentada en un sitio sagrado y centro del hábitat para la tribu Guarijío, además que su embalse inunda sitios arqueológicos prehispánicos, áreas habitacionales y representaciones gráficas rupestres, así como áreas de siembra y pastoreo. 

    Quizás una de las etnias más marginadas de México, los guarijíos han desplegado desde hace 10 años una lucha sorda –porque pocos o nadie los escucha—en contra de la construcción de la Presa Pilares a partir de una elemental premisa: el embalse de agua que contendrá la cortina de concreto inundará nueve comunidades donde viven alrededor de medio millar de personas. 

    Y luego está que debajo de esas aguas quedarán 44 sitios arqueológicos y ceremoniales donde descansan sus muertos, 39 áreas habitacionales prehispánicas y 11 representaciones gráficas rupestres, todo prolijamente detallado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, que en base a todo ese patrimonio, el martes puso sellos de clausura en lo alto de la cortina por violar la ley Federal sobre Zonas y Monumentos Arqueológicos, Artísticos e Históricos. 

    “El Instituto Nacional de Antropología e Historia suspenderá los trabajos que se ejecuten en monumentos arqueológicos sin autorización, que violen la concedida o en los que haya substracción de materiales arqueológicos. En su caso, procederá a la ocupación del lugar, a la revocación de la autorización y a la aplicación de las sanciones correspondientes”, dice la ley. 

    Guarijíos y la Presa Pilares

    Sorprendente que a 24 horas de la inauguración presidencial, dicho organismo por fin tomara esa decisión que es reclamada desde fines del 2010 por los guarijíos y organizaciones civiles solidarias, aunque para nada sorprende que poco tiempo después, el INAH reculara ruidosamente, con el argumento de que en coordinación con la Comisión Estatal del Agua (CEA) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se acordó que el Gobierno Federal junto con el Estatal, trabajarán en conjunto para la conservación del citado patrimonio arqueológico. 

    De acuerdo a reportes del rumbo, en gran medida el daño ya está hecho y queda poco por proteger, sin que se advierta por ningún lado el compromiso federal pactado desde el 2011 de reubicar del área de inundación, así como indemnizar a pobladores de Las Choyitas, Miramar, Chorijoa, Las Garzas, Setajaqui, La Toma de Agua y Cuchuwerito y mucho menos construir viviendas para desplazados en Mesa Colorada y Mochibampo. 

    Distinto a la tribu yaqui, los guarijíos no tienen cerca alguna carretera que bloquear, están muy aislados en la sierra de Álamos, razones por las cuales su lucha no ha causado mayor efecto y las decisiones de autoridad se han impuesto con mayor sigilo que en el caso de los yaquis. 

    El caso es que la Presa Pilares es un hecho. Sí, es un hecho la operación de una obra hidráulica primero concebida por motivos económicos con el fin de ampliar la frontera agrícola en el Valle del Mayo y garantizar segundos cultivos y hasta para generar electricidad y ya luego con la justificación de la necesidad de controlar avenidas y evitar inundaciones en comunidades de esa región de Sonora. 

    Guillermo Padrés

    Eso mes lo que inauguró esta tarde el presidente que romantiza tanto con los derechos indígenas y que pontifica sobre las distintas formas con que se puede proteger sus tradiciones culturales a la vez que se eleva su calidad de vida, que en el caso que nos ocupa, ni una cosa ni la otra. 

    Sabe en qué quedaría aquella promesa o compromiso del entonces gobernador Guillermo Padrés de que pagaría 20 mil pesos por hectárea inundada a la etnia guarijío, pero sí sabemos que al final intentó cerrar el trato dándoles 50 centavos por metro cuadrado si le cedían 167 hectáreas y al igual sabemos, que el corrupto citado, así como lo hizo en el caso de los yaquis nunca respetó los usos y costumbres de los guarijíos, además de que el predio donde se encuentra la infraestructura hidráulica cuenta con un sinnúmero de procesos legales abiertos. 

    Otro de los contrasentidos de la gira en Sonora, es el que al estilo de siempre, la presidencia excluye a los medios de prensa regional y opta por los de siempre que lo chipilean y le lamen las presidenciales verijas en sus arengas mañaneras y que poco o nada saben de lo que ocurre en esta entidad, a no ser las tarjetas informativas para que moléculos y demás yerbas hagan preguntas a modo. 

    Y así ocurrirá este mañana de jueves en Ciudad Obregón, luego que sostenga una reunión por la seguridad y la paz en una de las plazas más convulsionadas de esta entidad por el accionar hasta ahora impune de bandas del crimen organizado. 

    Miguel Ernesto Pompa C

    Así las cosas, el gobierno de la 4T en sólo año y medio pasó a convertirse en un mito y a ser más de lo mismo sólo que empeorado, con un presidente sociópata, sin visión de estado y obsesionado en clasismos estúpidos que tiene al país en la bancarrota en medio de la crisis más grave de la historia. 

    Ya nos enteraremos de las nuevas estulticias que se aviente en Ciudad Obregón en su monólogo ante comunicadores que se trajo desde la capital del país, con el riesgo de que los tres medios “representativos” de la entidad que se les permitirá acceso ya estén arreglados, aunque desde nuestra perspectiva, mejor ni deberían de asistir en retribución del desprecio contra el resto. 

    Por lo pronto, como lo cortés no quita lo valiente y la necesidad de llevar una relación institucional correcta con el ejecutivo federal, la estructura operativa del gobierno estatal trabaja como saben hacerlo con el fin de cumplir con una anfitrionía de alto nivel para el grupo visitante y en esas anda el secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella; Epifanio Salido, Secretario Técnico del Ejecutivo; José Antonio Cruz Casas, Coordinador General de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos y Comunidades Indígenas; el titular de Seguridad, David Anaya Cooley, entre otros. 

    De pronóstico reservado el resultado de la reunión con autoridades tradicionales de la tribu yaqui programada al filo del mediodía de este jueves en Vicam, ya que nos adelantan que de parte de la etnia habrá posiciones determinantes para que de una vez por todas López Obrador se salga de rollos demagógicos y se comprometa a soluciones concretas a la problemática que le será planteada. 

    Bien la gobernadora Pavlovich al guardar sana distancia y usar cubre boca ante el presidente

    Además, está el caso de la radicalización de integrantes de la en receso Sección 65 del sindicato minero, quienes aprovechando la recta bloquearon parcialmente la carretera Imuris-Cananea, con la exigencia de que una vez por todas el presidente les cumpla las promesas que les hizo en campaña y que a fin de cuentas resultaron en todo lo contrario. 

    Por lo pronto, a estas horas de la tarde nos llega material gráfico del recorrido e inauguración de esa obra y lo que nos da más gusto es que la gobernadora Claudia Pavlovich guarde sana distancia y use de forma permanente el cubre boca ante un López Obrador empecinado en desacatar elementales reglas sanitarias para evitar contagiar o ser contagiado del Covid-19. 

    Cual debe, la gobernadora con su mensaje conciliador, incluyente e institucional ante López Obrador, quien ante la falta de porras porque no se convocaron a lambiscones, se mantuvo con una actitud displicente y hasta como si estuviera enfadado o quizás agobiado al estar bajo la sombra de los emblemáticos gigantescos pilares del principal centro ceremonial de los guarijíos a cuyos pies se construyó esa cortina de concreto.  

    En fin, en lo que a este reportero respecta, tenemos justificada curiosidad sobre cuál será la reacción de López Obrador ante la arrastrada que dio a su 4T el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo Manzur, quien en un seminario internacional dio a conocer abiertamente sus diferencias con el jefe de la oficina de la presidencia, Alfonso Romo; con el titular de la SADER, Víctor Villalobos, y con la Secretaría de Energía, Rocío Nahle. 

    Víctor Manuel Toledo

    “Yo quisiera compartir con ustedes lo que yo he vivido y he observado en estos 10 meses, porque efectivamente la 4T, como tal, como un conjunto claro y acabado de objetivos, no existe, no existe. Por el contrario, este Gobierno de la 4T está lleno de contradicciones y esto se expresa concretamente en luchas de poder al interior del gabinete, que yo lo he notado en varias líneas”, expresó el funcionario. 

    Toledo Manzur, que hace poco más de un año asumió la titularidad de esa dependencia, sugirió no idealizar a la 4T, además de calificar como brutales las contradicciones al interior del gobierno de López Obrador. “Este gobierno es un gobierno de contradicciones brutal, y toda nuestra visión que aquí la compartimos todos nosotros, no está para nada en el resto del gabinete y me temo que tampoco está en la cabeza del presidente, hay que decirlo”, apuntó. 

    De Alfonso Romo informó que se ha ocupado de bloquear proyectos ambientales y de transición energética; del titular de la SADER dijo que dirige esa dependencia fundamentalmente a los agronegocios y en contra de la agroecología y de la de Energía llevando a ese sector a políticas contra el medio ambiente. 

    A lo mejor Toledo Manzur no llega al viernes como titular de la Semarnat. 

    Powered by WPeMatico