Hoy con Samuel Valenzuela: Puros Entreteloncitos

    268
    0

    Puros Entreteloncitos

    RETENCIONES: durante el sexenio de Guillermo Padrés fue práctica recurrente retener recursos financieros a entes de la administración pública, actos ilegales en principio con fines de sometimiento, pero luego fuente de enriquecimiento personal para esa cleptocracia.

    Las retenciones más publicitadas fueron las aplicadas al Poder Legislativo, al Instituto Estatal Electoral, a la Universidad de Sonora, a ayuntamientos no panistas, a proveedores, y las no publicitadas en su momento, las perpetradas al Fondo de pensiones y Jubilaciones del ISSSTESON, al sistema de becas y estímulos educativos, a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, al Supremo Tribunal de Justicia, entre otros.

    Atender esas omisiones fue uno de los primeros retos de la gobernadora Claudia Pavlovich al asumir su encargo, a sabiendas de que esa herencia maldita significaba la erogación de miles de millones de pesos por su condición de deuda de corto plazo y gravitar procesos judiciales de recuperación de parte de los entes perjudicados, que como es sabido el padrecismo se concretó a patear el bote.

    Claudia Pavlovich

    En el caso de los entes políticos como es el caso del IEES o el Congreso del Estado, el operador de esas retenciones fue principalmente el entonces Secretario de Gobierno, Roberto Romero, reconocido troglodita ahora prófugo de la justicia, quien a toda costa pretendió la sumisión de adversarios con el apoyo por supuesto de funcionarios de hacienda encabezados Carlos Villalobos Organista y antes por Alejandro López Caballero.

    LATROCINIOS: los recursos retenidos fueron debidamente presupuestados y previstos como erogación en los ejercicios anuales correspondientes y como se sabe a través de los dictámenes de las cuentas públicas, no aparecen por ninguna parte como ejercicio de gasto, ni siquiera como reasignaciones o modificaciones para su destino.

    Simplemente esas retenciones, en la mayoría de los casos millonarias, fueron a dar a los bolsillos de esa corrupta casta gobernante, incluidas aquellas producto de descuentos de nómina de cientos de burócratas que domiciliaron pagos a financieras, bancos y por servicios, luego acosados por despachos de cobranza por falta de pago.

    Ese modus operandi fue denunciado frecuentemente, que en el caso del Congreso del Estado, fue causa de continuas confrontaciones que por supuesto derivaron en la interposición de controversias constitucionales cuando un diputado priista asumía la presidencia, recurso que se desistía al llegar un padrecista a dicha posición.

    Roberto Romero López

    Contrastaba la carencia de operatividad financiera del Poder Legislativo de Sonora y las exigencias de diputados de oposición, con la posición de pinicuchi hacia el Palacio de Gobierno de personajes como Javier Neblina, Luis «El Güerito» Nieves, José Serrato, Everardo López Córdova, Gildardo Real, Perla Suzuki, Mónica Robles, Shirley Vázquez, entre otras malas yerbas pitufas, a quienes por supuesto en nada les afectaba ese atentado en contra de uno de los Poderes del estado, ya que ellos recibían subvenciones directas del ejecutivo.

    RESOLUTIVO: pues como resultado de esos manoteos y depredación al erario de Sonora, la Suprema Corte de Justicia ordenó al Gobierno de Claudia Pavlovich a pagar una deuda de 70 millones de pesos al Congreso estatal a más tardar el 19 de este mes, aunque como decíamos al principio, lo más probable es que dicho adeudo ya haya sido cubierto y la corte sólo cumplimentó un procedimiento pendiente.

    El resolutivo determinó que la cleptocracia padrecista cometió tres omisiones para pagar tres partidas quincenales, nueve instancias de retraso o pagos incompletos, entre los meses de agosto y octubre del 2014, aunque tales retenciones ya eran comunes desde el 2011 sin que se llegara a la interposición de controversias constitucionales.

    Se haya saldado o no ese adeudo del Ejecutivo con el Legislativo, el resolutivo de la SCJN pone sobre la mesa la urgente necesidad de iniciar cuanto antes procedimientos de recuperación de lo robado por esa bola de rateros, mediante la incautación y embargo de bienes incluidas cuentas bancarias, cuya relación ya está integrada por la Fiscalía Anticorrupción y la Procuraduría General de la República.

    Es que si bien es jurídicamente correcto el reclamo del legislativo sonorense, son fregaderas que el Ejecutivo deba dejar de atender prioridades para pagar esos 70 millones de pesos que fueron robados por la pandilla padrecista, cuando además representa una bicoca o como quitar un pelo a un gato, el incautarlos a quienes hurtaron miles de millones.

    No es cualquier cosa lo perpetrado por el padrecismo en contra del Legislativo, en donde a pesar de que en el pasado se dieron condiciones muy ríspidas y de confrontación, ningún gobernador se había atrevido a romper con principios constitucionales básicos, como es la autonomía de los Poderes del Estado mediante la rústica estrategia de ahorcarlo financieramente, para obligar a sus integrantes a someterse a sus designios.

    Gustavo de Unanue Galla

    URGIDOS: luego de la pesadilla de los últimos meses, los del PAN en Sonora andan urgidos por encontrar pretextos para festejar algo y por eso tuvieron que acordarse que hace 50 años Jorge Valdez Muñoz ganó la presidencia municipal de Hermosillo, gesta electoral cuyos protagonistas ya fallecidos volverían a morirse al ver en que fue convertido su partido.
    Buena la intentona de David Galván para atraer cierto prestigio al acuerpar el evento con personajes como don Gustavo de Unanue Galla, Casimiro Valenzuela y hasta pudo sacar a orear al de dudosa buena fama Ramón Corral, en un evento que fue organizado por Javier Gándara, vía su vasallo en la dirigencia municipal, Jesús Ramón Díaz.

    Como se sabe, las cosas andan muy mal por esos rumbos, ya que contra toda la lógica, luego de la derrota electoral del 2015 y el pésimo saldo que dejó la dirigencia de Juan Bautista Valencia en el PAN-Sonora y Padrés como dueño de ese partido, sus relevos, tanto en lo que se refiere al provisional o sustituto Leonardo Guillén, como el arribo de David Galván, fueron decisiones tomadas por la nomenclatura bajo el control y dominio del ratero exgobernador y Javier Gándara, los grandes derrotados en esos comicios.

    Recordamos el caso del PRI en el 2009, que bajo similar circunstancia luego de perder la gubernatura, entró en un proceso deliberativo interno que a la postre derivó en que poco después de un año y medio, fuera electa como dirigente estatal Claudia Pavlovich, en el marco de una dinámica donde una facción de la nomenclatura de ese partido supo pintar su raya y trazar una nueva ruta que permitió primero recuperar el escaño en el Senado y luego la gubernatura.

    El continuismo y permanencia del PAN padrecista cobrará cara factura y con el favor de Dios los acabará de hundir en la elección del 2018, porque Sonora ni los sonorenses merecemos que los impulsados, protegidos y cómplices del ratero encarcelado en el Reclusorio Oriente en la Ciudad de México, vuelvan hacer de las suyas en posiciones de gobierno o de representación popular.

    Epifanio Salido

    SERIAL: y vaya el batazo que pegó el diputado Epifanio Salido Pavlovich en Ciudad Obregón, al jalar a alrededor de dos mil 500 trotadores que participaron este domingo en la Cuarta Edición del Serial Premio Sonora, polo de atracción que muestra la faceta más sana y constructiva de la política y el «El Pano» ha sabido estimular y promover de manera muy efectiva.

    Está por verse la clase de rendimiento y calidad de los tiempos logradas en esa competencia, toda vez que muchos de los participantes debieron andar más o menos maltratados, porque la noche anterior debieron desvelarse porque como se habrán enterado, la noche del sábado hubo pachanga de altos vuelos con motivo de la boda del diputado Emeterio Ochoa y Melissa Esquer.

    Juan A. Castillo Tarazón

    ISEA: muy a la sorda y sin aspavientos por razones desconocidas para este reportero, Fermín Borbón Cota dejó la dirección del Instituto Sonorense de Educación para Adultos, sin que tengamos la menor idea respecto a donde irá quien como dirigente de la Sección 28 del SNTE, le tocó la ingrata tarea de ser complaciente con el gobierno panista mientras el sector educativo era saqueado.

    Tenemos la idea de que en estos días se concretará el relevo en una de las áreas donde la gobernadora aplica innovadoras políticas públicas y no diga que aquí lo leyó, pero a lo mejor estaría por asumir ese encargo Juan Angel Castillo Tarazón, discreto pero eficaz en cualquiera posición donde lo pongan y que ahora es parte importante del equipo de asesores del ejecutivo.