Hoy Lunes Puros Entreteloncitos

    178
    0

    Puros EntreteloncitosCAM-PILLO: muy mal se ha hablado de Guillermo Padrés, a quien sin embargo no se le ha reconocido con la debida suficiencia, una de sus habilidades más destacadas: su vasta capacidad para corromper.

    Linajes familiares y buenas famas públicas fueron embarradas al ser incorporadas a la red de complicidades del entramado delicuencial construido y operado por Padrés, quien creyó que tales socios le garantizarían impunidad.

    A Bernardo Campillo no le conocíamos mayores gracias salvo su ejercicio profesional de la pediatría de elite, desde su consultorio en el Hospital CIMA y bastó ser nombrado secretario de Salud para que su cierto prestigio se fuera por el caño del drenaje a cambio de lograr escandalosa riqueza.

    Bernardo Campillo

    Ahora su consultorio está cerrado desde hace meses y es considerado prófugo de la justicia, ya que de acuerdo a dictámenes de la Auditoría Superior de la Federación, durante su gestión desvió alrededor de dos mil 376 millones de pesos en recursos federales y estatales, además de ser investigado por la Fiscalía Anticorrupción de Sonora por enriquecimiento ilícito, peculado, fraude y lo que resulte.

    CATEO: pues en seguimiento a esa indagatoria, los muchachitos de Odracir Espinoza realizaron un cateo en el lujoso condominio de playa en Los Algodones, San Carlos Nuevo Guaymas, con el fin de determinar si el costo de la propiedad y los valores en su interior corresponden con sus ingresos como funcionario público y médico particular.

    Es que luego de una comparecencia ante la FAS a la que acudió como indiciado, Campillo se dio a la fuga y presumiblemente se encuentra escondido en Monterrey, aunque hay quienes lo ubican azorrillado en su palacete semi rural en las inmediaciones de San Pedro cerca de Hermosillo, casi paralelo a la de su jefe Padrés, pero ésta al sur del trazo de la carretera a Ures.

    Odracir Espinoza

    Fuentes de indubitable veracidad nos informan que la compra del condominio cateado fue de riguroso contado y en una sola exhibición de un millón de dólares, mediante un acuerdo de confidencialidad de con la parte vendedora, a través de una figura intermediaria que permite evadir impuestos y ocultar esa operación tan cuantiosa a la Secretaría de Hacienda y a la PGR.

    Y lo que son las cosas, porque el mismo día que se llevó a cabo la diligencia judicial, una de las hijas del galeno padrecista contrajo matrimonio, ceremonia a la que no asistió, se supone, porque él anda a salto de mata para no ir a dar con sus huesos a la cárcel.

    LINAJE: ya ven la entendible defensa familiar del extraditado exdirector de Auditoría Fiscal, Valentín Castillo Garzón, víctima también de la vasta capacidad para corromper de Padrés sin importar linajes ni posición social o trayectorias empresariales o profesionales, al igual que le pasó a otro que ocupó esa misma posición, Roberto Francisco Avila Quiroga.

    El asunto de los llamados «Moches Fiscales» ha tomado una ruta muy crítica que lleva sin lugar a dudas hacia otros personajes que sin lugar a dudas tuvieron qué ver en el entramado que mediante alrededor de 600 auditorías simuladas, ahorró poco más de mil 700 millones de pago de impuestos a empresas propiedad de alrededor de 80 contribuyentes, todos relacionados con el PAN incluso entre ellos una veintena de funcionarios de gobierno.

    Valentín Castillo

    El tierno contenido de un desplegado con pretensiones de explotar la sensiblería social para defender a Castillo Garzón, no creemos logre absolutamente nada frente a las evidencias que tiene el SAT respecto a la participación directa de ese exdirigente de la Coparmex, en el mayor fraude fiscal contra la Federación desde una instancia estatal.

    LISTADO: lógico considerar que tanto Castillo Garzón como «El Cuate» Avila no actuaron solos o decidieron desplegar su filantropía por ocurrencia propia, sino que la simulación de actos de fiscalización a particulares fue una política de estado que se implementó desde fines del 2009 y se prolongó hasta el primer trimestre del 2014.

    El listado de beneficiados no deja ninguna duda respecto a que su integración se hizo con criterios panistas y de eso debe saber mucho Castillo Garzón, quien bien podría encontrar atenuantes judiciales si suelta la sopa y haga bueno eso de que él sólo firmaba lo que le enviaba Alejandro López Caballero o en su caso, Carlos Villalobos Organista, quienes a su vez se atuvieron a la selección realizada por Carlos Tapia Astiazarán, Miguel Padrés y el mismo Guillermo Padrés.

    Y ni modo que no se dieran por enterados personajes que pagaron bicocas al fisco federal, como son los casos de Javier Gándara, Mario Aguirre, Héctor Ortiz Ciscomani, Gerardo Encinas, Luis Carlos Terán Balaguer, John Swanson, César Bleizeffer, Ramón Corral, Juan Valencia, entre otros, cuyas trapacerías derivaron en que al naciente gobierno de Claudia Pavlovich se le impusieran sanciones cuyo costo al erario fue de poco más de cien millones de pesos y que por un mes la SHCP suspendiera el Convenio de Colaboración Fiscal.

    Carlos Tapia Astiazarán

    Por lo pronto, en su reciente visita a Hermosillo, el titular de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña dijo estar muy atento a esas indagatorias y que se trata de no dejar espacios a la impunidad, mensaje que debe calar duro entre todos los implicados, previéndose que en pocos días haya más acciones punitivas en contra de otros por parte del área de delitos financieros de la PGR y el SAT.

    PERCEPCI├ôN: por supuesto que entre la gente se advierte esa percepción de inseguridad que deriva de tanto ruido sobre la batalla que libran las policías en contra de la delincuencia, que valga subrayar que también entre la gente existe la percepción de que se trabaja para combatirla.

    Difícil los retos para las instancias de gobierno frente a la iniciativa de delincuentes y al oportunismo de quienes politizan y partidizan tan delicado tema, sumando la ignorancia de quienes justifican vocerías críticas desde la barrera y/o la irresponsable campañita al bote pronto a través de redes sociales que no aporta absolutamente nada.

    El caso es que los más críticos de la inseguridad pública sean los que durante seis años fueron omisos en la implementación de estrategias de prevención y lo que es peor, su ejercicio en el gobierno fue un pésimo ejemplo y mejor propaganda en favor de la impunidad.

    Son evidentes los esfuerzos desplegados por alcaldes como el de Hermosillo y Cajeme para ofrecer a la gente la seguridad en sus bienes y personas, destacando programas sociales que van a los orígenes de conductas antisociales, que deberán reflejarse en resultados en el mediano plazo, en tanto que desde la Fiscalía General de Justicia del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública, Rodolfo Montes de Oca y Adolfo García Morales hacen lo suyo en coordinación con la PGR y las Fuerzas Armadas.

    Pero no son adivinos para adelantarse al accionar de delincuentes y se concretan a aplicar protocolos reactivos frente a hechos como los ocurridos este sábado en la capital del Estado, que dicho sea de paso, la actuación policial resultó efectiva, aunque no faltan por ahí quienes ahora cuestionan el que los vecinos hayan estado en peligro y estén asustados.

    Francisco Vázquez

    LÍNEAS: por cierto, son tres las líneas de investigación que se siguen en torno a la extraña agresión sufrida por el secretario de Fortalecimiento y Capacitación Política del CDE del PAN, Francisco Vázquez Valencia y el secuestro no es una de ellas.
    Los investigadores van por la posibilidad de que se trate de lío de faldas o bien de botas –no entendí–; malas compañías dada sus relaciones en Huatabampo con personajes de dudosa fama, y deudas no cubiertas a personajes que hasta hace poco trabajaron con él en el área de informática del PAN.

    Hasta para un lego en asuntos policiacos le hace ruido el que el agredido se haya negado a presentar una denuncia ante agentes municipales que como inmediatos respondientes acudieron en su auxilio y fue hasta horas después cuando realizó ese trámite previo a la aleccionada de David Galván y Luis Serrato, quienes deben estar al tanto de los autores de la agresión.

    Y DOLOROSO trance deben estar viviendo el alcalde de Yécora, Evodio Valenzuela Lucero y su familia, a quien le enviamos nuestro más sentido pésame y comprometida solidaridad por la muerte de su hijo Jesús Evodio, asesinado vilmente en el marco de una dinámica de hechos que ya dilucida la autoridad correspondiente y que en corto plazo permitirá dar con el o los responsables.