Intensifica gobierno diálogo en Loma de Bácum

    154
    0

    El conflicto por la instalación del gasoducto en tierras yaquis está siendo manejado «con pinzas» por el gobierno estatal y federal, para evitar que vuelva a estallar la violencia en Loma de Bácum, y busca como mediador lograr un acuerdo satisfactorio para la etnia y la empresa.

    o se registre una explosión por daños realizados a los ductos conductores de gas a alta presión.

    A finales del mes de mayo pasado, los yaquis de Loma de Bácum desmantelaron la tubería en el tramo Vícam-Ciudad Obregón y extrajeron 12 kilómetros de cableado de fibra óptica, en una clara violación de la ley, sin que hasta el momento haya algún indígena detenido por ese delito a pesar de que la empresa interpuso la denuncia formal.

    En su defensa, los yaquis recuerdan que la instalación de tubería es ilegal al violar la empresa constructora IEnova un amparo de la justicia federal otorgado a la etnia para detener la obra, misma que aseguran es un peligro para los habitantes por el riesgo de una explosión, y además denuncian daño ambiental, afectación social, cultural y religiosa.

    Las autoridades estatales y federales no quieren encender la mecha con la detención de los yaquis que robaron tubería y cableado, pero la PGR ordenó a la empresa Gasoducto de Agua Prieta a que reinstalara tubos y cables para evitar una posible explosión de gas, lo cual es descartado por los yaquis al asegurar que el gasoducto en esa región aun no contiene ese combustible.

    Este lunes, un Ministerio Público Federal acompañado de policías se presentó en Loma de Bácum para constatar que la empresa reinstalara la tubería y cableado, pero parece ser que será un cuento de nunca acabar, porque los yaquis se presentaron amenazantes y podrían volver a llevarse ductos y fibra óptica al oponerse a que el gasoducto pase por sus tierras.

    De los ocho pueblos yaquis, solo los indígenas de Loma de Bácum se oponen al gasoducto, situación que ya generó violencia en octubre pasado con el saldo de 13 vehículos incendiados, ocho heridos y un yaqui muerto a balazos por gente de Loma de Guamúchil, pueblo que está de acuerdo en la construcción del mega proyecto.

    Sobre el conflicto en Loma de Bácum y la postura de la etnia de esa comunidad, la gobernadora Claudia Pavlovich dijo que su gobierno le seguirá apostando al diálogo con los yaquis, con lo cual descarta el desalojo con la fuerza pública, pero la empresa constructora del gasoducto no le debe dejar la responsabilidad o el paquetito al gobierno estatal o federal, sino que debe de hacer una nueva propuesta a los indígenas opositores a la obra «que no podrán rehusar» como decía Don Corleone en El Padrino, porque en el fondo todo es cuestión de pesos y centavos, y los ladinos yaquis solo bailan al son del dinero.

    El secretario de Gobierno Miguel Ernesto Pompa Corella, así como el titular de la Unidad Estatal de Protección Civil, Alberto Flores Chong, casi «viven» con los yaquis de Loma de Bácum, para intensificar el diálogo como amigable componedor en la solución del conflicto que tiene la etnia de esa comunidad con la empresa IEnova y el gobierno federal, por ser la federación quien otorgó los permisos para construir el gasoducto por tierras yaquis.

    El plantón yaqui sigue en Loma de Bácum contiguo a la obra, mientras que la empresa reinstala la tubería del gasoducto (que dará servicio de gas natural a empresas del sur y a CFE), bajo la vigilancia y protección de policías estatales, municipales y federales.

    BUSCA CLAUDIA ERRADICAR EL TRABAJO INFANTIL

    Como madre de familia la gobernadora Claudia Pavlovich, busca que los niños sonorenses estén aprendiendo en las aulas, conviviendo en sus casas, y no mendigando en las calles en busca del sustento propio o de sus familias.

    Al conmemorar el Día Internacional de la Erradicación del Trabajo Infantil, la gobernadora Pavlovich recordó los esfuerzos de su gobierno para evitar que los niños trabajen, y en esa tarea logró coordinarse con propietarios de campos agrícolas y empresas para erradicar el trabajo infantil, y a su vez creó programas para becar a los menores vulnerables con el apoyo del DIF, sociedad civil y empresarios.

    «No se me olvida para qué estoy aquí; estoy aquí para responder a los que más necesitan, y los que más nos necesitan son los niños y los adolescentes», enfatizó en ese evento, realizado en Palacio de Gobierno, luego de entregar volantes y pegar calcomanías en autos en céntricas calles de Hermosillo, con información referente a las acciones que se deben tomar para evitar el trabajo infantil.

    Por sus acciones y políticas públicas para prevenir y erradicar el trabajo infantil y proteger a las y los adolescentes en edad permitida, Sonora recibió en días pasados el Distintivo México sin Trabajo Infantil (MEXSTI), informó la gobernadora Pavlovich Arellano. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)