Jala Peña con Sonora

    161
    0

    Jala Peña con Sonora

    Las relaciones entre la administración estatal de Sonora y el Gobierno Federal han llegado al punto más óptimo, luego que desde el 2006, enfoques partidizados en la asignación de recursos y presupuestos y después, el gatopardismo cómplice de corruptelas de Guillermo Padrés y su pandilla, metieron en un bache esa interacción institucional entre ambas instancias.

    Es a partir de septiembre del 2015 en que se restituye en toda su potencialidad el pacto federal para actuar en conjunto en la solución de rezagos, a partir de una intensa gestión de la gobernadora Claudia Pavlovich y el abierto y expreso apoyo de toda la estructura federal con Enrique Peña Nieto a la cabeza, aunque también sujeto a las peripecias de la crisis financiera global.

    Miren, durante los primeros tres años de la administración de Eduardo Bours Castelo en Sonora, las relaciones con el Gobierno Federal se mantuvieron en un muy buen nivel dada la buena interacción entre el mandatario sonorense y el entonces presidente Vicente Fox.

    Estaba también el factor de las añejas relaciones y conocimiento del de Cajeme con la mayoría de los integrantes del gabinete foxista, logrando así alcanzar metas importantes en los primeros tres años de su gestión, y luego con la salida de Fox de la presidencia, las cosas tomaron una ruta que llevó a Sonora a una relación distante y conflictuada con la instancia federal.

    Eduardo Bours

    Es que Felipe Calderón desplegó una relación con los estados donde su activismo propanista fue lo más relevante y del 2006 al 2009, aplicó el rigor a esta entidad con fines político-electorales, esfuerzo encaminado a hacer ganar al PAN la gubernatura, cuya cereza del pastel fue el perverso operativo mediático electoral de la tragedia en la Guardería ABC.

    Luego vendrían la miel sobre hojuelas durante los primeros tres años del gobierno de Guillermo Padrés con el gobierno federal, aunque como se sabe, el gran apoyo financiero producto de los excedentes petroleros no se reflejó en obras ni mucho menos en el bienestar de los sonorenses, ya que gran parte de esos recursos fue desviado para el enriquecimiento de esa caterva de bandidos.

    Para el 2012 Padrés tenía sumido en el rezago al sector educativo, al de salud, a la infraestructura de caminos, a la seguridad pública y sobre todo, confrontados a los sonorenses, arrancando así el gobierno de Enrique Peña Nieto, quien sostuvo una relación institucional con el ratero que gobernaba a Sonora y las consecuentes reservas para la asignación de recursos porque se sabía que gran parte se lo robaban.

    Es así que luego de nueve años en el bache, a partir de septiembre del 2015 se inicia la reconstrucción de esas indispensables buenas relaciones y cooperación y lo que durante nueve años fueron improvisaciones e ineptos en las delegaciones federales, que con Bours más que nada fueron obstáculos o al menos invitados de piedra buenos para nada y luego con Padrés, cómplices de los evidentes desvíos de recursos e inefectivos garantes de que las asignaciones presupuestales se aplicaran conforme las etiquetas correspondientes.

    Gustavo de Unanue

    De eso mucho podría platicar don Gustavo de Unanue Galla, quien durante nueva años fuera el coordinador de la estructura federal en Sonora y quien en efecto debe saber porque en sus tiempos los millonarios presupuestos asignados por el Gobierno Federal no se reflejaban en obras y ahora sí se reflejan en apenas poco más de año y medio de gestión de la gobernadora Pavlovich.

    Cubrimos un par de informes anuales de delegados federales en Sonora durante la gestión padrecista y la verdad es que son un pálido y difuminado referente si se compara con el informe rendido este miércoles por los representantes de Peña Nieto en la entidad, destacando esa inversión de 56 mil millones de pesos durante el 2016 y apuntalando el rescate que emprendió la gobernadora desde que asumió su actual responsabilidad.

    Vasta la capacidad de convocatoria del coordinador de los 52 delegados federales apostados en Sonora, Wenceslao Cota Montoya, al retacarse con todo y ampliaciones el salón sede del evento, al cual acudió como representante del Secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio, el coordinador de delegaciones Zona Norte-Noroeste, el rendidor político sinaloense Rafael Oceguera Ramos.

    Aquello estuvo retacado de gente y de discursos, destacando que esas delegaciones dejaron de ser espacios para la ociosidad, becas y premios por servicios prestados que durante el gobierno federal panista llevó a esas posiciones a bisoños, ignorantes e inútiles y que a excepción de unos cuantos, entre ellos el ya mentado Don Gustavo, sólo fueron a ocupar un lugar en el espacio y para ver en qué macaneaban presupuestos, comisiones o mochadas.

    Wenceslao Cota Montoya

    Ahora están en esas 52 delegaciones funcionarios públicos profesionales, de alto perfil y probados en las distintas instancias del servicio público y en puestos de elección popular, además de ansiosos por hacer bien su chamba y que se note el producto de su trabajo, ya que además tienen a una gobernadora siempre vigilante y con estrecha comunicación con sus jefes que despachan en las oficinas centrales.

    Generosa la gobernadora en su discurso y en reciprocidad a la gestión que han desplegado por ejemplo el mentado Cota Montoya para mantener en control el rechazo faccioso al gasoducto en Loma de Bacum; al histórico trabajo que se realiza para modernizar la carretera de cuatro carriles por el director del Centro SCT, Javier Hernández Armenta; el brazo de la justicia que representa el delegado de la PGR, Darío Figueroa Navarro para llevar a la cárcel a los corruptos del padrecismo.

    También el histórico salto en materia de vivienda que impulsa el delegado de Infonavit, Roberto Sánchez Cerezo o la eficaz coordinación en materia educativa del delegado de la SEP, Enrique Palafox, y así el delegado de Corett, Ambrosio Escalante; el de Sagarpa, Jorge Guzmán Nieves; Daniel Durán Puente, de Conafe; Rosario Rodríguez de Sedesol; Miguel Jiménez Llamas, del IMSS o el del ISSSTE, Francisco Javier Vázquez, entre otros.

    Por ahí el alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio Acosta, luego que temprano dio el banderazo de salida a más obras de pavimentación en vialidades de colonias populares, además del presidente del Poder Judicial, Francisco Gutiérrez; el titular del Poder Legislativo, Emeterio Ochoa, acuerpado por un buen número de diputados encabezados por el coordinador de la bancada del PRI, Epifanio Salido y el del Panal, Fermín Trujillo.

    Por supuesto, todo el gabinete estatal, todo, quienes obviamente mantienen estrecha colaboración y coordinación con las representaciones de la federación en los rubros de su competencia, para en general hacer un verdadero mazacote que por más de dos horas intercambiaron cartitas, tanto en la formalidad del evento como en la informalidad anterior y posterior del mismo.

    Cuauhtémoc Galindo

    Por ahí también los diputados federales Susana Corella, Ulises Cristópulos y Abel Murrieta, además de nuestra amiga la bragada alcaldesa de Caborca, Karina García Gutiérrez, así como la asistencia del dirigente estatal del PRI, Gilberto Gutiérrez Sánchez y su segunda de a bordo, la Secretaria General Andrea de la Mora.

    Mientras tanto, lo decíamos en los anteriores Entretelones: la recurrente problemática en el transporte público es muy codiciada por oportunistas y como botón de muestra está el alcalde de Nogales, Cuauhtémoc Galindo, quien sin venir al caso dejó la placidez de sus aposentos palaciegos y se fue a los accesos de una maquiladora para levantar una encuesta para saber la opinión de su personal.

    Sabe de qué le sirva al amanflorado munícipe un levantamiento de esa naturaleza cuando en la mayoría de los contratos colectivos de la industria maquiladora de esa frontera, si incluye el beneficio de transporte de personal, destacando la cómica reacción del Temito cuando uno de sus encuestados le preguntó sobre el incremento al agua potable y a los prediales. «El tema es el transporte», dijo, aunque fue suficiente ese cuestionamiento para que ahuecara el ala.

    Miguel E. Pompa Corella

    A propósito de enchiladas, el diferendo en torno a la actualización de tarifas ya entró en la ruta de la solución luego de la propuesta de la gobernadora que fija un tope al incremento hasta los nueve pesos, la cual fue entregada formalmente a los integrantes del Consejo Consultivo por el secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella.

    Por elemental lógica y sentido común, se aplicará un criterio diferenciado al entrar en vigor ese esquema tarifario, ya solo están autorizadas aquellas unidades que cumplan con todos los requisitos de calidad, como lo son sistemas de cobro, aire acondicionado, puntual en los recorridos, entre otros, dejando en siete pesos a las de mal estado.