Las encrucijadas del PRI.-

    168
    0

    Bernardo 7

    Las encrucijadas del PRI.- A partir de la elección de candidatos construirá su triunfo o su derrota en el 2018.- En Cajeme, tiene como nunca, militantes de donde escoger

    Bernardo Elenes Habas

    Ahora, cuando la estructura del Comité Directivo Estatal del PRI, comandada por Gilberto Gutiérrez Gilberto Gutiérrez PRISánchez, sopesa los perfiles de sus activos más preclaros en la geografía sonorense para conformar el frente de lucha electoral del 2018, se vuelve fundamental la vigencia del pensamiento colosista.

    Es decir, ejercer el cambio con rumbo y responsabilidad pregonado por Luis Donaldo, y que, prácticamente, quedó congelado en el discurso con su muerte, porque en el entramado político los oficiantes del momento no comparten el poder, y menos aplican las ideas y estrategias de sus correligionarios, porque manejan las propias; dictadas, por supuesto, por sus grupos.

    No obstante, los tiempos obligan al priísmo sonorense a trazar un cambio con rumbo, dejando atrás la vieja y nociva práctica de un PRI que sólo dialoga consigo mismo y con el Gobierno, porque los escenarios de lucha que deberá enfrentar en el proceso que viene no serán contra otros partidos, sino consigo mismo, al interior, en la encarnizada guerra de cofradíasRogelio PRI que no piden ni dan tregua cuando se trata de ver cumplidas sus ambiciones.

    Precisamente, esas batallas son las que deberán superar para no llegar debilitados al proceso electivo, donde los demás institutos, como el PAN y Morena, pese a la inestabilidad que atraviesa el primero con la herencia maldita de Guillermo Padrés, bien podría reagrupar fuerzas y aprovecharse de la refriega intestina priísta para sacar ventaja; lo mismo podría suceder con Morena, obteniendo primacía de la siembra de odio que ha venido propiciando contra el PRI con extremismo ciego, principalmente en Cajeme y Hermosillo.

    En el caso de Movimiento Ciudadano liderado por Dolores del Río, a pesar de ser un partido de conveniencias, bien podría, ante las circunstancias, dar sorpresas.Faustino Felix alcalde

    Por ello, la dirigencia del tricolor que conduce Gutiérrez Sánchez, debe cuidarse de no caer en el pozo de los conflictos con su tejido partidario, estableciendo, desde ahora, las bases para la selección de abanderados, de tal manera que el axioma colosista «No queremos candidatos que, al ser postulados, los primeros sorprendidos en conocer su militancia, seamos los propios priístas», deje de ser una antítesis.

    Por eso tal vez Gilberto deberá aceptar la propuesta de muchos integrantes de su organización política, para que en la selección marque como premisa la huella partidaria y el trabajo de quienes pretendan cargos electivos, desde regidurías, alcaldías, diputaciones locales y la federal; y por supuesto, de quienes buscan llegar a la Cámara Alta del Congreso de la Unión.

    Esta acción eliminaría los mesones donde los neocaudillos imponen, con prepotencia, candidatos; situación que abominan las bases del tricolor y la ciudadanía misma, porque reflejaEmeterio PRIn autoritarismo y poderío, maquinaciones que ahora no encajan con el despertar cívico, porque los mismos electores se encargarían de reprobar la soberbia de aquellos que se creen, aún, propietarios de la práctica política.

    En el corazón del Valle del Yaqui el PRI tiene, como nunca, la oportunidad de repetir carro completo y colocar en el Senado de la República a un cajemense. Aquí se conjugan los nombres de Rogelio Díaz Brown, Faustino Félix Chávez, Miguel Ángel Murillo, María del Rosario Oroz Ibarra, Eduardo Bours, Adrián Manjarrez, Ricardo Bours, Marcelo Calderoni Obregón, Denisse Navarro Leyva, Emeterio Ochoa Bazúa, Raúl Ayala González, Armando Alcalá, Kiki Díaz Brown, Abel Murrieta, Brenda Jaime, Rolando Cruz, Cristóbal Blancas Virgen, Omar Guillén, entre muchos personajes de trayectoria probada, es decir, que no encajan en la frase incisiva acuñada por el ex gobernador Faustino Félix Serna: «Político que sube en elevador, baja en elevador».

    Le saludo, lector.