Nuevas ligas de Guillermo Padrés con el narco

    228
    0

    Si alguien albergaba esperanzas de que Guillermo Padrés abandonara la prisión en el corto plazo, puede tomar una silla y esperar sentado, porque las cosas se le complican más al ex gobernador, hoy con una nueva investigación encima, pero ésta por sus vínculos con el narcotráfico.

    El periódico Reforma difundió ayer por la tarde una información citando como fuente a Gualberto Gastélum López, a quien identifican como vínculo del Cártel de Sinaloa con Sonora, y quien entre otras cosas, manifiesta que en su momento pagaba 20 mil dólares semanales a los mandos de la Policía Estatal Investigadora y a los mandos del C4, dirigido entonces por el hoy diputado local Javier Dagnino, para su protección.

    Gastélum López, originario de Mocorito, Sinaloa fue detenido el 29 de junio de 2015, en Residencial Los Lagos, de Hermosillo, después de que éste realizara disparos con arma de fuego y se introdujera a su domicilio, que fue cateado horas después encontrando allí tres armas largas de alto poder, tres pistolas (dos calibre .38 y una .9 mm); así como nueve cargadores para arma larga y diez para arma corta, todos abastecidos.

    Después de casi dos años de su arresto, salen a la luz declaraciones que involucran al ex gobernador y que infieren la participación de algunos ex funcionarios de su administración, así como de un poderoso empresario de la construcción que habría sido favorecido con contratos por al menos 500 millones de pesos en obra pública.

    Se trata de David Alfonso González Morillas, originario de Cananea y con quien Gualberto Gastélum habría establecido relaciones de amistad y negocios desde 2008, a partir de su afición común por las carreras de caballos, gusto que también compartían, por cierto, varios ex funcionarios del padrecismo, aunque algunos de ellos sólo por vulgar imitación.

    De acuerdo con la información de Reforma, el narcotraficante detenido habría aportado 40 millones de pesos para terminar la construcción del llamado Estadio Sonora, a cambio de terrenos (29 hectáreas) en áreas de alta plusvalía.

    Las autoridades pueden apuntar en una línea de investigación el nombre de Vicente Ángel Sagrestano Alcaraz, ex titular del deporte durante el padrecismo y que presume mucho esa obra, aunque no tanto como presume haber ‘tirado el piojo’ durante ese sexenio.

    No sería la primera vez que Guillermo Padrés estuviera involucrado en negocios donde aparece la mano del narcotráfico. Recientemente fueron revelados vínculos con la mafia en Coahuila, donde a través de una empresa creada al inicio de su gobierno realizaron operaciones de intermediación para la comercialización de carbón, un negocio en el que salieron a relucir nombres de empresarios ligados al narco y de narcos en funciones de empresarios.

    Proderem (Promotora para el Desarrollo Regional de la Minería) fue creada en 2011 por el gobierno padrecista, y en ella aparecía como presidente el titular del Fideicomiso Impulsor, David Tinajero, hoy prófugo de la justicia.

    Estas investigaciones, por cierto, no están en manos de las fiscalías estatales, sino en las de la PGR. Habrá que ver hasta dónde llegan.

    II

    Nada bien debió caer entre algunos suspirantes por un cargo de elección, el anuncio hecho ayer por la gobernadora Claudia Pavlovich en el sentido de que ya no habrá más fundaciones creadas al vapor un año antes de cada elección.

    Aludía, desde luego, a instituciones de asistencia privada que inopinadamente aparecieron por doquier en los últimos años, generalmente con el nombre de políticos súbita y simuladamente convertidos al altruismo, cuando en realidad sólo las utilizan para promocionar sus imágenes y nombres en publicidad electoral disfrazada.

    El anuncio lo hizo ayer, durante la toma de protesta al Consejo de la Fundación Dar Más Para Sonora, que preside la señora Yolanda Escalante Hoffer y que vendrá a ser algo así como la madre de todas las instituciones de asistencia privada, pues a través de ella se asignarán los recursos a las organizaciones legalmente constituidas.

    Lo interesante del caso es que ya no será el gobierno en turno quien administre los recursos para los trabajos de beneficencia, asistencia social y solidaridad con sectores vulnerables, con lo que se elimina la discrecionalidad, generalmente cruzada por afinidades políticas, en la asignación de esos recursos, principalmente los del programa peso por peso, que es una de las principales fuentes de dinero público para esos fines.

    Esa administración recaerá en un Consejo que ahora preside Yolanda Escalante Hoeffer, y a la que acompañan Joaquín González Frías y Lucía Larrinaga Cubillas, así como representantes de la sociedad civil en las diversas regiones del estado, donde existen 739 organizaciones de este tipo, pero sólo 540 están activas.

    Esperemos que con esto, termine esa simulación que en los últimos años hemos visto, en la que las ansias electorales se disfrazan de altruismo y solidaridad para promociones políticas.

    En este evento se dieron cita los más conspicuos representantes del sector empresarial sonorense, destacando la presencia de Ricardo Mazón Lizárraga y Ricardo Bours Castelo, a quienes se les vio de muy buen humor intercambiando impresiones que muy probablemente no tenían que ver con el polémico triunfo de las Chivas Rayadas de Guadalajara en la Liga MX.

    III

    Y a propósito de Alfonso González, una vez terminada la administración pasada, ya con el barco del padrecismo hundido, busca nuevas opciones de participación encontrándolas nada más y nada menos, que en el proyecto de Andrés Manuel López Obrador, Morena, que en Sonora preside Alfonso Durazo Montaño.

    Este es uno de los apoyos que los morenistas no reconocen en público, pero sin duda existe.

    Por cierto, Alfonso Durazo está citando para este martes a las 11 de la mañana, a una rueda de prensa en la que dará a conocer la integración a su proyecto, de varios panistas y ex panistas que se sumarán a su causa. Algunos de esos nombres ya se han manejado en esta columna y entre ellos hay de todo: buenos, malos y peores.

    De los buenos, apunte usted el nombre de Gustavo de Unanue Galla, militante panista de larguísima carrera, actualmente trabajando en la secretaría de Gobierno estatal. Mañana se develará el misterio.

    Mientras tanto, el panismo de Padrés seguirá contando bajas y sumando escándalos, aunque el dirigente estatal David Galván haya declarado recientemente que las puertas del partido están abiertas para los que lleguen y para los que se quieran ir.

    Por los resultados de las metas no alcanzadas en su programa de reafiliación, y por la migración de militantes a otros partidos, es obvio que la puerta de entrada es una rendija, y la de salida un zaguán.

    Y como de todo hay en este merequetengue de migraciones políticas, cambio de lianas y demás, ahí tiene usted que reapareció el ex alcalde cajemense, Francisco Villanueva, mejor conocido como «El Palillo», ahora firmando como coordinador de la oficina de la presidencia del Tribunal Estatal Electoral, organismo presidido por Jesús Ernesto Muñoz Quintal.

    Ambos de ascendencia priista, trabajaron muy cerca de Guillermo Padrés en su gobierno. Ambos involucrados en escándalos de malos manejos financieros y ambos rescatados en la actual administración.

    Qué cosas, ¿no?

    También nos puedes seguir en Twitter @Chaposoto

    Visita www.elzancudo.com.mx