Primero la gobernabilidad, dice Manlio.-

    191
    0

    Primero la gobernabilidad, dice Manlio.- Con visión de estadista y sin egoísmos partidistas, construye los cimientos para un nuevo horizonte de Patria.- Busca que todos los partidos suscriban un compromiso antes de las elecciones del 2018

    Bernardo Elenes Habas

    Esto comenté el pasado 19 de julio, en mi rincón, su rincón de letras:

    No fue una entrevista de criterios planos, la realizada por Proceso hace algunos días, a Manlio Fabio Beltrones Rivera.

    Por el contrario, posee la intencionalidad política y los matices relevantes que Manlio sabe imprimirle a sus conceptos.

    Se percibe, de entrada, que tiene cierto el sonorense que ésta es la hora de la Patria. Que el transcurrir electivo que inicia en septiembre próximo, y desemboca con el fallo de las urnas en junio del 2018, está cargado de augurios, de señales preocupantes para la estabilidad del país, porque se evidencian las condiciones objetivas y subjetivas ofrecidas por un sistema político-electoral y de ejercicio de Gobierno, prácticamente agotado.

    Invoca Beltrones Rivera a la unidad del priísmo, pero trascendiendo los linderos de posibles triunfos electorales, porque la visión obligada es evaluar el horizonte futuro del país; de ahí que ese llamado dirigido a la militancia, tendría que interpretarse como una formulación expresada a la esencia nacionalista del pueblo de México.

    Avizora, con claridad meridiana, los signos que emite la gran masa heterogénea y vital llamada pueblo, a la que ya no podría contenerse, por ejemplo, con las estrategias electorales que se utilizaron recientemente en el Estado de México.

    Esa Entidad, con sus hechos, se convirtió en laboratorio nacional de donde se obtienen, ahora, y con efectos en el balance y la preparación del camino hacia el 2018, en trazado de una realidad inocultable para el priísmo, quien carga desde días tan complicados sobre sus espaldas, si no una derrota oficial, sí un descalabro moral trascendente.

    Y esa visión autocrítica -si se practica con honestidad-, arrojará como verdad incuestionable que el PRI, concentrado en el poder y conveniencias del actual Gobierno de la República egoístamente manejado por el grupo Atlacomulco, al no atreverse desde el principio del sexenio a abrir sus políticas públicas para bien de los mexicanos, sencillamente quedó agotado.

    Por ello el llamado de Manlio, a una legítima cohesión de su partido con los ingredientes de todos sus grupos, sus corrientes, sus valores. En torno, más que al próximo candidato a la presidencia, sí al proyecto cierto de nación, porque, como lo expresara en los anales de la historia el Guerillero del Sur, Vicente Guerrero, «La Patria es primero».

    Hoy, Manlio Fabio le da la razón a mis interpretaciones, cuando en una reunión sobre Gobiernos de Coalición organizada por el Grupo Galileos del PRD, dejó caer la claridad y el peso de sus palabras sobre la mesa de debate: Constituirse en semilla y espiga del primer Gobierno de Coalición para México.

    Y rubricó su propuesta de un nuevo horizonte político-social para un sistema agotado, señalando que no es lo fundamental quién se constituya en el ganador de las elecciones: «A mí no me preocupa, en lo personal, si en el 2018 gana el PAN, el PRD, gana el PRI, gana un frente o gana Andrés Manuel López Obrador, a mí lo que me preocupa es la gobernabilidad…».

    Esto, ciertamente, jamás podría interpretarse como una forma de descartarse de la búsqueda de la candidatura hacia la Presidencia de la República, por parte de Manlio. Al contrario, lo reafirma en sus convicciones y responsabilidad política como el único aspirante con visión de estadista que posee un proyecto plural encaminado a servir más allá de ideologías, de colores, de siglas partidistas, donde el centro de ese movimiento sustantivo sea la gente, los mexicanos, a través de una revolución pacífica, sin egoísmos partidistas y de grupos, estructura en los que tradicionalmente quien gana, gana todo, aunque sea con un 38.21 por ciento de los votos; y el que pierde, pierde todo…

    Algo más. Beltrones Rivera logró, en la reunión celebrada en la ex Hacienda de Los Morales, con integrantes priístas de la otrora LXII legislatura que presidió en San Lázaro, el trazado de un documento conjunto sustentando las bases de un Gobierno de Coalición, mismo que ya fue enviado a la mesa de recepción de propuestas para la XXII asamblea nacional del PRI.

    Pero su visión definitiva, es que todos los partidos suscriban un compromiso histórico ante de las elecciones del 2018, para garantizar la construcción de este nuevo paradigma.

    El proyecto Sonora, mismo que fue dramáticamente truncado con el asesinato de Luis Donaldo Colosio en 1994, está de pie, sigue vivo, avanza desbrozando caminos…

    Le saludo, lector.