Se puede hacer más por los adultos mayores.-

    222
    0

    Se puede hacer más por los adultos mayores.- Rogelio Díaz Brown lo sabe, y quizás ya está buscando conjugar más esfuerzos con instituciones federales.- El PRI podría perder Cajeme si los grupos de poder siguen dialogando sólo con sus espejos

    Bernardo Elenes Habas

    Ellos, ya entregaron el mejor de sus esfuerzos hasta el extremo de sus sueños, en beneficio de sus familias, sus comunidades, su horizonte humano.

    Ellos, los adultos mayores, subclase social desprotegida, acosada por el más cruel de los exterminios: el abandono, en un país de contrastes, donde la distribución justa de la riqueza jamás se ha sustentado como norma transparente y real de equilibrio social.

    Ellos, a pesar de todo, tienen que seguir activos hasta el ocaso de sus capacidades, no para encontrar bienestar, sino para sobrevivir.

    Y así, se enfrentan no a la vida, sino a la indiferencia de las oficinas gubernamentales. De las Cámaras de Diputados y Senadores. De los parlamentos locales. De una clase política ciega e insensible que sólo atiende las ambiciones de sus partidos, sus grupos y las propias.

    Esas y otras razones obligan a los viejos a seguir activos hasta el extremo de sus esfuerzos. Muchos de ellos con el apoyo de bastones, andaderas, muletas, sillas de rueda, porque proviniendo de una casta de guerreros, no aceptan darse por vencidos…

    Por ello, permanece abierto para los adultos mayores de la Entidad el programa «Unidos por tu mayor bienestar», impulsado por la Secretaría de Desarrollo Social de Sonora –Sedesson-, donde un cajemense, Rogelio Díaz Brown, mantiene vigente el esquema bienhechor.

    Creo que dicho modelo de respaldo social, podría incrementarse en el monto en efectivo que se entrega a hombres y mujeres, mil pesos por año; labor que puede gestionar Rogelio ante la sensibilidad femenina de la gobernadora Claudia Pavlovich, el Congreso local y otras dependencias federales, para que sea este agosto que inicia –Mes del Adulto Mayor-, cuando se pueda dar como regalo a los 29 mil 449 sonorenses registrados en el padrón de Sedesson, quienes cargan sobre sus espaldas las lluvias y soles de los siglos, tan vivificante y justa noticia…

    Vienen, pues, tiempos claves para el priísmo cajemense, donde sus líderes principales y cabezas de grupos de interés, tendrán que partir de un principio de humildad para revalorar hechos y circunstancias que marcaron sus triunfos, pero también las derrotas sufridas.

    En ese ejercicio de autocrítica encontrarán, sin duda, que parte de esos fracasos se fundamentaron en los enconos ciegos de PRI contra PRI. De la ausencia de diálogo entre quienes, tradicionalmente, se han considerado propietarios del instituto, con todo y su activo humano.

    Deberán comprender, igualmente, que como consecuencia de los egoísmos ciegos para no compartir ni repartir responsabilidades, y menos oportunidades de candidaturas con quienes no consideran de sus mesones (a pesar de que, supuestamente, pertenecen a un mismo padrón y son regidos por los mismos documentos básicos partidarios), ignorándolo todo para difundir la frase insuflada y humillante de: «El PRI soy yo».

    Esto lo deberán evaluar con calidad humana y visión de futuro Gilberto Gutiérrez Sánchez, Blanca Andrea de la Mora, Andrés Rico Pérez y Lourdes Portela: si en el partido que fundó el sonorense Plutarco Elías Calles en 1929, para pasar de la etapa de los hombres únicos y providenciales a la de las instituciones, no se comprende, no se asimila esa definición de grandeza para crecer y lograr el fortalecimiento histórico, humano, político y social, creo que perderán Cajeme en el 2018; y posteriormente. Sólo por el empecinamiento de las cofradías poderosas de dialogar, únicamente, con sus espejos; y en tratar de imponer candidatos sin huella y sin luz propia…

    Le saludo, lector.