Se trabaja en los consensos, no en la confrontación

    943
    0

    Conforme se disipa la polvareda inicial que levantó el anuncio de la construcción del Hospital de Especialidades en Hermosillo, y se socializa la información técnica, financiera; los plazos y los beneficios de esa obra, la oposición a la misma se va focalizando en un grupo de vecinos que, en todo su derecho, manifiestan su rechazo al hospital.

    Del mismo modo, el grueso de la población hermosillense o está fuera de este debate, o entra de manera tangencial o de plano, se ha manifestado de acuerdo con la construcción del hospital, asumiendo que el interés general estará siempre por encima de los intereses particulares.

    En la búsqueda del diálogo para intercambiar puntos de vista, ampliar la información, aclarar dudas y demás, ayer se realizaron un par de reuniones entre vecinos del sector poniente de la ciudad, donde será construido el hospital, y vecinos del lugar.

    Un grupo de ellos, por cierto, ha manifestado una posición irreductible en el sentido de que el hospital debe reubicarse y esa posición no es negociable. No todos los vecinos, sin embargo, están en esa sintonía.

    Cuando autoridades del gobierno estatal convocaron a una reunión en el Centro de Capacitación de la Secretaría de Salud, esos vecinos convocaron a otra a realizarse en la privada Villa de Parras, que parece ser la sede de la oposición al proyecto, apostándole quizás a que no asistirían las autoridades, lo cual no sucedió, pues se hicieron presentes el secretario de Salud, Gilberto Ungson; el secretario del Ayuntamiento, Julio César Ulloa; el secretario de Desarrollo Social del municipio, Carlos Rodríguez, entre otros.

    Los informes que tenemos es que esos vecinos insisten en su oposición a toda costa.

    Al mismo tiempo, en el Centro de Capacitación, otros vecinos, de diferentes privadas, fraccionamientos y colonias del sector, sostuvieron un encuentro en el que por parte de las autoridades estuvieron la jefa de la Oficina del Ejecutivo, Natalia Rivera; el secretario de SIDUR, Ricardo Martínez Terrazas; el subsecretario de Salud, Luis Becerra y la diputada de ese distrito, Kitty Gutiérrez Mazón.

    Los principales cuestionamientos no se diferencian mucho de los del otro grupo y tienen que ver con las alteraciones en la calidad de vida, sobre todo las relacionadas con un incremento en el tránsito vehicular, el ruido de las ambulancias y el helicóptero; las obras complementarias de drenaje y desfogue de aguas pluviales en las calles aledañas; la propiedad del terreno donde se edificará el hospital y hasta la fiscalización de los recursos públicos con que será construido.

    En un ambiente de civilidad, los cuestionamientos fueron respondidos puntualmente y se podrían resumir así:

    La principal arteria, el bulevar Luis Donaldo Colosio ya tiene problemas de aforo, que al menos 15 veces al año se ve rebasado hasta el 120 por ciento, sobre todo durante la temporada de béisbol. Para resolver esto se abrirán nuevas vialidades, se ampliarán y modernizarán otras y se realizarán obras hidráulicas para abatir inundaciones y encharcamientos.

    El helipuerto sólo se usará de día y en casos excepcionales. Las ambulancias ya cuentan con conexión al C4, de manera que las sirenas no necesariamente llegarán abiertas hasta el hospital, ya que para cuando arriben, los médicos y personal de enfermería y demás, tendrán conocimiento de cada caso. El 80 por ciento de los traslados se hace de día, entre ocho de la mañana y cinco de la tarde.

    Ahora bien, por tratarse de un hospital Nivel 3 (de especialidades), no atenderá al cien por ciento de los derechohabientes, mismos que se atienden en clínicas del primer nivel, ubicados en colonias y municipios. Con esto, se despeja el mito del arribo masivo de pacientes, que es una de las principales dudas que se tenían al respecto.

    Por otro lado, el hospital contará con una sala de emergencias con equipo y tecnología de punta, que podrá atender incluso a quienes no son derechohabientes, y en ello se incluye a los propios vecinos que, en situaciones de riesgo (infartos, accidentes y demás) podrán tener en esta atención la diferencia entre la vida y la muerte, que en esos casos estriba sólo en minutos.

    Natalia Rivera aportó un dato interesante y que hasta hoy no se había tenido en cuenta. Citó que por el bulevar Morelos, la zona con mayor plusvalía de la ciudad, desde hace mucho existen al menos seis hospitales, públicos y privados, sin que las afectaciones hayan ido más allá de las que naturalmente se dan en una ciudad en constante crecimiento.

    Ciertamente, allí están el Hospital Chávez; las dos clínicas del IMSS, el hospital del Issstte, el hospital militar y la clínica San José. No hay, hasta el momento, registro de protestas por la construcción de estos nosocomios, ni antes ni después. Al contrario, hay miles de testimonios sobre los beneficios de tenerlos tan cerca.

    No quisiera bordar sobre el ingrediente político de la oposición a la construcción del hospital, porque sería caer en una eventual espiral de confrontación, del tipo a la que nos tenían acostumbrados en el pasado reciente, pero es inevitable citar que entre los más radicales opositores se encuentran connotados miembros del padrecismo (la esposa del ex candidato al senado, Florencio Díaz Armenta, por mencionar una de las más visibles).

    Su militancia en el padrecismo no demerita su condición de ciudadanos inconformes, desde luego, pero sí aporta un matiz de revancha que no debe desestimarse.

    Por lo demás, la jefa de la Oficina del Ejecutivo reiteró que las reuniones de información continuarán y habrá tantas como sean necesarias, para lograr la consecución de esta obra con los mayores márgenes de aprobación social.

    II

    La embajada de Estados Unidos donó dos simuladores de tiro para las prácticas de estudiantes del ISSPE y policías en servicio (estatales y municipales), que ayer fueron presentados en las instalaciones del Instituto Superior de Seguridad Pública del Estado.

    Nos tocó asistir a las primeras prácticas, invitados por el secretario de Seguridad, Adolfo García Morales, que fue anfitrión de Corina Ybarra Arnold, representante del Consulado americano, y constatar las aportaciones a la capacitación y entrenamiento que brindan estas herramientas tecnológicas, que combinan realidad virtual con inteligencia artificial, para la preparación de los agentes en formación y en servicio.

    Se cuenta además con un equipo móvil que será llevado a todos los municipios, incluyendo al más pequeño de todos, para la capacitación de los agentes municipales.

    Los simuladores incorporan imágenes de personas reales, con lo que se ayuda a la sensibilización de los practicantes, que ya no estarán tirando sobre gráficas impersonales, sino sobre imágenes que se acercan mucho a la realidad en situaciones de riesgo.

    El sistema permite grabar todos los enfrentamientos, de forma que una vez finalizados se muestre el video para corregir fallos; los simuladores van a ser de gran beneficio tanto para los cadetes como para los policías de las diferentes corporaciones policiales.

    Este programa, agregó, contempla el adecuado uso de la fuerza mediante un ejercicio de comandos de voz para lograr el aseguramiento de un sujeto sin la necesidad de efectuar un disparo, así como la preparación para mantener alerta al elemento que pudiera ser agredido durante la simulación.

    También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

    Visita www.elzancudo.com.mx