Sigue desconfianza yaqui al gobierno federal

    79
    0

    CRITICA 

    GASPAR NAVARRO 

    Sigue desconfianza yaqui al gobierno federal 

    Los representantes del gobierno federal han sido incapaces de convencer a los yaquis de levantar el bloqueo carretero y ferroviario en el sur de Sonora, y menos pactarán una tregua cuando el mismo López Obrador asegura que el grupo disidente está manipulado por políticos corruptos que buscan sacar raja política al conflicto. 

    Por el lado de la federación siguen las negociaciones en Vícam con el grupo disidente para que levanten el bloqueo, pero reconocen que las demandas serán analizadas por varios días, por lo que las perdidas millonarias por el cierre carretero y de vías férreas seguirán, así como las molestias a automovilistas y camioneros. 

    Las autoridades federales del INPI y de SCT demandan a los yaquis que liberen las vías del tren para que puedan circular los cientos de vagones cargados de libros de texto para educación básica, y suministros para desinfectar que son importantes para atender la contingencia sanitaria por la pandemia del Coronavirus. 

    Los yaquis demandan que en las negociaciones estén presentes autoridades federales, estatales y municipales “para que los acuerdos que se logren sean respetados por todos los gobiernos y no sean solo de palabra”. 

    La versión del Superdelegado Jorge Taddei Bringas, sobre la postura de los yaquis rebeldes y grupo alterno a los gobiernos tradicionales de la etnia, es que en las negociaciones estén presentes la gobernadora Claudia Pavlovich y la alcaldesa de Guaymas Sara Valle Dessens, y agrega que hasta que eso no suceda no quitarán los bloqueos. 

    Como vemos el gobierno federal pretende aventar “la papa caliente” a la gobernadora Pavlovich y a la alcaldesa porteña, para tratar de deslindarse del conflicto yaqui o al menos tratar de compartir el costo político por los bloqueos carreteros en Vícam, Lomas de Guamúchil y hasta en el parador turístico de la estatua yaqui, siendo en algunos tramos donde cobran a los automovilistas y camioneros, estallando la violencia yaqui en dos ocasiones contra los choferes. 

    La cuestión es que las demandas yaquis son del ámbito federal, en las que incluyen el pago por parte de la CFE por el paso del gasoducto por sus tierras de Loma de Bácum, y hasta expropiación de tierras yaquis que están por décadas en posesión de particulares y hasta garantizar el abasto de agua, así como hasta el pago por parte de Telmex por el paso por sus tierras de la fibra óptima. Ni se diga la operación del acueducto de El Novillo para el trasvase de agua a Hermosillo, lo cual dicen los yaquis afecta a sus pueblos. 

    Por lo anterior, el mismo López Obrador en su pasada visita a Sonora para reunirse con la Guardia Tradicional y gobernadores tradicionales yaquis, ordenó la creación de una comisión para atender las demandas de los pueblos yaquis, y giró instrucciones al secretario de Seguridad Pública y Atención Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, para que resolviera el conflicto yaqui.  

    Fue el mismo López Obrador el que enredó más las negociaciones al incluir en las demandas indígenas la devolución de tierras de esa etnia que desde hace décadas están en poder de particulares. 

    Las autoridades tradicionales yaquis están de acuerdo en el programa federal de apoyo a sus ocho pueblos, pero el grupo disidente se sintió relegado en las negociaciones, y decidieron mantener el bloqueo carretero y de vías férreas “con tal de que se les voltee a ver”, como lo declaró Imuris Buitimea Valdez, vocero y secretario de la autoridad tradicional de Vícam. 

    PERSISTEN ACTOS DE VIOLENCIA EN VARIOS PUNTOS 

    En la región de Caborca persisten los actos de violencia contra los traileros, camioneros y automovilistas en general al colocar metales “poncha llantas” en el tramo carretero con Sonoyta cerca de la aduana de San Emeterio. 

    Por la acción del crimen organizado en el tramo carretero de Sonoyta hasta Santa Ana, se recomienda a los automovilistas y camioneros no transitar de noche a fin de evitar robos de autos y mercancías. 

    Por el lado de San Pedro de la Cueva se registraron detonaciones y hasta el incendio de una casa rodante, acciones vandálicas atribuidas a grupos delincuenciales. 

    En esa ola de violencia en Sonora, reportan la ejecución de tres personas en San Luis Río Colorado, y tres más en la región de Yécora. En San Luis los tres cuerpos fueron encontrados calcinados al interior de un vehículo en el ejido La Islita. 

    Y para acabarla de amolar, en Guaymas la alcaldesa Sara Valle Dessens, lamentó los sucesos delictivos en el puerto, y se deslindó de cualquier relación con algún grupo de la delincuencia organizada, y sobre la circulación de audios en las redes sociales (en la que involucran al Comisario de Seguridad Pública Municipal y policías), advirtió que los altos mandos estatales y federales tienen conocimiento y están investigando la autenticidad de esas grabaciones. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)