Sin prisas, la seguridad interior

    183
    0

    «La culpa es del Hombre Araña, que fomenta la violencia entre los jóvenes» Nicolás Maduro. Presidente de Venezuela.

    LO CLARO: ‘Huanglogbing’ es el nombre chino –de ese país proviene- dado a la plaga que es transportada por un vector (insecto) que tiene por nombre psílido asiático de los cítricos.

    ¿Cuál sería su gracia? Es el «Dragón amarillo».

    Conocido bajo tal mote, derivado de las afecciones que comienzan con brotes de esa coloración a los frutos cítricos. Cuyas deformidades –por brindar hospedaje en su planta al bicho- le producen trastornos en su acidez, malformaciones y la inminente muerte de la planta. Es algo peor que el SIDA de los cítricos.

    México es productor agrícola de diversidad de cítricos en 24 estados, donde se destinan más de 526 mil hectáreas a esa actividad.

    Sólo Tamaulipas contiene 50 mil has dedicadas a la naranja y en menor escala al limón italiano. Productos altamente demandados por el mercado estadunidense.

    El área de postgrado de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, desarrolla un modelo de tecnología amigable para detectar a tiempo la presencia del dragón amarillo.

    En colaboración con el CONACYT, la Universidad implementa una aplicación de móvil, que permite mediante la transferencia de tecnología e imágenes, poder identificar la enfermedad y diferenciarla de una deficiencia nutricional.

    El peligro de esta plaga, se encuentra latente casi en todo el mundo y la amenaza a los cultivos, es seria. La investigación pertinente, será factor clave para minimizar riesgos.

    LO OSCURO. Y mientras tanto, seguimos viviendo al máximo los sucesos del diario acontecer. Huachicoleros, desmanes por violencia en Michoacán, Tamaulipas, CDMX, repunte de secuestros en Veracruz; ataque a activistas, narcotúneles.

    Existe una iniciativa que ha sido elevada al Senado y a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. La puesta en marcha de una Ley de Seguridad Interior, que permita un accionar con mayor respaldo constitucional al imperio de la violencia, en poder del Estado.

    Sin embargo, tal enmienda se politiza y cada color pretende –aún incendiado el país- acarrear agua a su molino, en vistas de aprobar o dejar dormir el sueño de los justos, dicha Ley.

    Al amparo de los derechos humanos, la violencia mantiene fuero sobre la representatividad de las fuerzas castrenses, que, imposibilitadas en su acción de mando, poco pueden hacer al detener en flagrancia a un delincuente que regresa a las calles por la mala integración de un expediente civil.

    En las redes circuló una carta atribuida al general Cienfuegos en relación al resultado de su encomienda y la impotencia que le resulta el ser señalados por la sociedad, ante hechos como la ‘tortura’ hecha a una secuestradora por parte de elementos castrenses y el repudio social. Comparado con el linchamiento –plausible por la misma población que les condenó- a delincuentes comunes. Como el recientemente sucedido a un ruso-nazi en Cancún.

    La falta de seriedad en su compromiso como legisladores, les hace incluso enunciar (en voz del vicecoordinador PRD-diputado Jesús Zambrano) «La Ley de Seguridad Interior, está absolutamente en impase. Es prácticamente una ilusión».

    Aluden que dar poder al ejército, sería perjudicial al Estado de Derecho y la autonomía civil de la nación.

    Pero ¿acaso no se dan cuenta del enorme problema en el que se encuentra la nación? Efectivamente, requiere de una estructuración transitoria que permita acciones específicas y por tiempos controlados.

    Pero es imposible suponer que el decidir en primera instancia por ‘mandos mixtos estatales’ donde la confianza en las fuerzas locales, hacen la desconfianza de los pobladores, no es la mejor opción.

    Todo indica que seguiremos compartiendo los titulares por mucho tiempo. Violencia, violencia y más violencia.

    COLOF├ôN: Quizás… un día; como Maduro en Venezuela, estemos listos para nombrar a un ‘Vice Ministro Para la Suprema Felicidad’.

    alejandrodeanda@hotmail.com

    @deandaalejandro