Supervisa Maloro Acosta construcción de viviendas en Miguel Alemán

    163
    0

    El Presidente Municipal, Manuel Ignacio Maloro Acosta, visitó a cada una de las familias beneficiadas de la primera etapa de un total de 500 viviendas para supervisar los avances del proyecto en conjunto del Ayuntamiento y la organización 1Mission en la colonia Trinidad Sánchez Leyva.

    «Miguel Alemán ha sido un lugar prioritario desde el inicio de la administración porque encontramos muchos de los temas que nos lastiman como sociedad con las adicciones, violencia intrafamiliar, desigualdad y pobreza extrema», expuso Maloro Acosta.

    Acompañado por su esposa, Martha Antúnez y sus hijos Manuel y Daniel, comentó que la visita a Miguel Alemán, es un programa para involucrar a los servidores públicos de las diferentes dependencias junto con sus familias, quienes acuden con los beneficiados a apoyar en los detalles en la construcción así como a convivir con ellos.

    La primera etapa, que estará terminada el próximo mes, consiste en 15 casas, las cuales se hacen con recursos propios de la administración municipal por medio de Promotora Inmobiliaria y el resto se llevará a cabo por parte de la organización 1Mission.

    El Presidente Municipal mencionó que muchas de las familias son originarias de otros Estados del país, pero asentadas hasta hace 15 años en Miguel Alemán y ya con hijos sonorenses, y la mayoría tiene algún integrante con un problema de salud o discapacidad.

    Maloro Acosta enfatizó que lo importante es que la gente no siga viviendo en condiciones como en las que está, en pequeños cuartos para familias de muchas personas; que ahora tendrán una casa de material, de dos recámaras, cuarto de usos múltiples, cocina y un baño ecológico.

    «Todo es un sueño»

    La señora Rosalía Merino De Jesús, quien es originaria de Oaxaca y tiene 15 años en Miguel Alemán, manifestó que al ver su nueva vivienda casi terminada siente que todo es un sueño, pues su familia es de seis personas y uno de sus hijos tenía que rentar casa por no caber en el lugar.

    «Mi hijo además tiene ocho niños y ahora podrá vivir en mi casa y yo me voy a ir a la otra; estoy muy feliz y parece como un sueño, como que estoy dormida y pico mi brazo para saber que no», expresó.

    Azucena Frías, vive con sus dos hijos de 13 y 7 años de edad, en un cuarto improvisado con madera y lonas desde hace más de dos años que un huracán tumbó la casa de adobe que tenían, por lo que están muy contentos al ver los avances de su nueva casa que pronto podrán habitar.

    Por su parte, Carmen Morelos Cuevas, comentó que se siente muy contenta y más segura con sus niños ya que no se mojarán en la temporada de lluvias, como actualmente sucede en su cuarto de adobe, en el que viven once personas, ella, su esposo, sus seis hijos, además una cuñada y dos sus niños.