¡Todos váyanse a volar!

    183
    0

    «Si viajar fuera gratis… ¡nunca me volverían a ver!» Anónimo.

    LO CLARO: El futuro ya está aquí. Es momento de regular y de ser objetivamente sustentables; en cada individualidad, para que cada ciudad contribuya a preservar la vida.

    Es requerible que las ciudades observen las reglamentaciones adecuadas en materia ambiental. Disposición de sólidos urbanos, contaminación atmosférica derivada de establecimientos comerciales, contaminación del agua, el uso apropiado del suelo en cada entorno municipalista.

    La legislación federal y las locales en esta materia, quedan cortos con la urgente necesidad de vigilar y controlar el desgaste que ocasionamos los humanos cada día, producto de las actividades que llevamos a cabo.

    Una propuesta inteligente la llevó a la práctica en el municipio de Nuevo Laredo, Tamaulipas, con el adoctrinamiento académico de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Un Reglamento de Ordenamiento Ecológico para el municipio fronterizo, que contribuirá a regular y proteger el medio ambiente.

    Las ciudades fronterizas del norte del país, distinguen su desarrollo en comparativa con el resto de la geografía, precisamente por sus procesos maquiladores, de logística de transporte y de movilidad de gente que ocasiona una gran atención por la polución generada.

    Será propicio aprovechar la experiencia de aquella metrópoli, para fundamentar las acciones que deriven y se repliquen a las más de 2 mil 500 ciudades que damos cobijo a 125 millones de mexicanos.

    La sustentabilidad es el fin común.

    LO OSCURO. Sigamos hablando de los 125 millones que INEGI identifica como patrimonio humano de esta nación,

    Según datos que proporciona SECTUR; por todos los caminos del país, al año se desplazan un total de 2 mil 600 millones de pasaje sobre un autobús.

    Es decir, las veces que se ocupa un asiento de un camión foráneo en un ejercicio anual, asciende al monto mencionado.

    La misma fuente indica que por avión, se contabilizan 25 millones de pasajeros.

    La cifra que manejan los operadores –no la fuente de gobierno- estima en que el 68% de la población total de México, usa el camión como medio de transporte carretero. Y que las aerolíneas paisanas movilizaron a 3 millones 290 mil 572 connacionales.

    Son muchos. Comparados con la suma de mexicanos que volaban hace apenas 20 años y que se estimaban en el 0.9% de la población total, esta cifra aumentó considerablemente hasta alcanzar hoy cantidades arriba del 2.6%

    ¿Qué con eso?

    El Congreso de la Unión –los diputados del Pleno- trabajaron con una contundencia… poco vista.

    422 votos en favor (de 500), en una ponencia parlamentaria que planteaba reformas a la ley de aviación civil y la de protección al consumidor.

    Hartos de las desavenencias que ocasionan por demoras y demás atropellos que los operadores de aerolíneas causan a los pasajeros, los congresistas dejaron para después, asuntos como la ley de transparencia; la ley de seguridad interior para los estados, para lanzarse de lleno a imponer sanciones por el orden del 7% del valor del boleto, si el avión se demora más de una hora por acciones imputables a la línea aérea. Más multas por 377 mil pesos por sobreventa o cancelación de vuelos. Incluyen reembolsos, alimentos y otros.

    ¡Qué bueno! ¿Verdad?

    Y como la Ley debe ser de observancia universal, quiere decir que son asuntos que nos atañen a TODOS. Sí, ya dijimos que apenas el 2% de la población en general vuela. Pero no dijimos que TODOS los diputados federales vuelan.

    COLOF├ôN: Suponemos –con toda certeza- que el cuerpo legislativo que abarca a ambas cámaras, pronto debatirá en relación a la obligatoriedad para ellos, de ser atendidos en el ISSSTE o el IMSS. Igual que el resto del país.

    P.D. Las comunidades indígenas de Chiapas, Chihuahua, Oaxaca, Sonora, Guerrero, externaron su beneplácito por el rigor y sanciones que imponen a las aerolíneas abusivas. Nomás preguntan cuándo los invitan a conocer un avión.

    alejandrodeanda@hotmail.com

    @deandaalejandro