TRABAJA INSTITUTO CAJEMENSE DE LA MUJER EN DISMINUIR ÍNDICES DE VIOLENCIA

    129
    0

    No automatic alt text available.

    En los últimos dos meses, el Ayuntamiento de Cajeme a través del Instituto Cajemense de la Mujer (ICM) ha llevado a más de mil ciudadanos la herramienta «Violentómetro», a fin de concientizar y sensibilizar sobre los niveles de violencia y los mecanismos para tener una mejor sociedad, indicó Dulce María Juárez Romero.

    La Directora del ICM destacó que por instrucciones del Alcalde de Cajeme Faustino Félix Chávez ante su preocupación por la violencia de género en el municipio, la dependencia ha llevado de manera permanente el programa «Violentómetro», principalmente a colonias con mayor índice delictivo, como la Cajeme, Russo Vogel, Villa Bonita y Presidentes; además de cámaras empresariales, planteles educativos y comunidades rurales como Providencia, Tobarito y Esperanza, donde se han entregado 900 violentómetros.

    Informó que mediante la exposición de 30 acciones descritas en la herramienta el «Violentómetro», se explica los niveles de violencia, desde los grados menores como chantajes y bromas hirientes, hasta los más graves como el abuso sexual y el asesinato, a fin de que las mujeres y hombres conozcan en que rango se encuentran y cómo actuar en caso de vivir este fenómeno.

    «Hemos tenido muy buena aceptación porque es algo que ya conoce la población, solo es ir a decirles que la violencia no es un fenómeno normal, que las niñas y niños no pueden estar asociados a que la violencia es algo que se tiene que dar en la familia» subrayó.

    Juárez Romero dijo que en cada plática con los habitantes de las comunidades, asisten psicológicos y personal jurídico para que puedan solicitar orientación y una cita en caso de ser necesario, la cual se atiende en no más de tres días en el Instituto Cajemense de la Mujer.

    Dio a conocer que, a comparación del 2016, el Instituto ha incrementado el 100 por ciento en consultas, atendiendo actualmente a más de 600 personas, de las cuales 200 son de nuevo ingreso y 120 son hombres, quienes han buscado ayuda por casos de violencia, manejo de pérdidas de seres queridos, manejo de estados emocionales, apoyo para la educación para sus hijos, entre otros.