Slider

El constante progreso de la ciencia y la tecnología, en campos como la industria farmacéutica, automotriz, del acero, agrícola, espacial e incluso bélica, ha hecho que todo el material de desecho deba eliminarse, ya sea por su desactivación, desintegración, o guardado en lugares seguros para la seguridad del hombre. Sin embargo, esto no se ha cumplido a cabalidad, ya que se siguen desechando materiales altamente contaminantes en ríos, mares y en la tierra sin una bioseguridad que proteja a la ecología y la vida de las especies. Esto tendrá gran importancia en el futuro, con los avances que seguramente se darán, dado que seguirán generándose desechos en nuestro medio ambiente.

Los residuos peligrosos son los elementos, sustancias, compuestos, restos o mezclas que representan un riesgo para el ambiente, la salud o los recursos naturales, los cuales, debido a su cantidad, concentración, características físicas, químicas o infecciosas, son capaces de causar o contribuir significativamente a incrementar la mortalidad o enfermedades crónicas y representar un peligro significativo, real o potencial, para la salud humana o el ambiente cuando se tratan, almacenan, transportan o eliminan inadecuadamente.  Además, el desarrollo conduce a problemas por el manejo inadecuado de los residuos peligrosos, que se reflejan en la modificación de los ecosistemas con la consecuente pérdida de la biodiversidad y constituyen un peligro para la salud. Gracias a las gestiones de la Asociación para la Protección del Consumidor y de su Medio Ambiente de Benin (APCEB), actualmente se prohíben el tránsito, importación, almacenamiento, entierro o derrame de desechos tóxicos en cualquier parte del país y se considera cualquier convenio o transgresión en ese sentido como un crimen contra la nación.  En México, la controversia actual gira en torno a que los desechos tóxicos se encuentran limitados, en su mayor parte, a los residuos industriales generados por ciertas empresas.  El desarrollo industrial de México a partir de los años cuarenta experimentó un crecimiento exponencial debido a la sustitución de las importaciones y el apoyo a la creación de nuevas industrias en todos los ramos. En México se generan aproximadamente 8 millones de toneladas de residuos peligrosos al año, de los cuales la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) sólo controla 3 millones 705 mil 846, el 45%, porque no tiene registradas a todas las empresas que producen estos desechos; además, no existe una legislación clara que sirva para el control de todos los desechos tóxicos.  La Semarnat ha informado que de las más de 100 mil empresas que se estima existen en el país, sólo 27 mil 800 informan sobre el manejo y destino final que dan a sus desechos tóxicos. Esto no incluye los desechos producidos y acumulados durante años dentro de sus instalaciones. La presencia de residuos peligrosos, como materiales químicos, biológico-infecciosos y tóxicos en el agua puede provocar, entre muchos otros males, síndromes diarreicos, intoxicaciones o cáncer, lo que hace obvio que estos residuos se deben de manejar cuidadosa y adecuadamente, ya que pueden derivarse otras enfermedades, causadas por el contacto de tales desechos con el hombre y su medio ambiente. Existen múltiples evidencias sobre los efectos adversos en la salud humana debidos a la exposición a químicos tóxicos, contaminación de aguas superficiales y subterráneas, así como por la contaminación atmosférica debido a volatilización y quema. Estos efectos sobre la salud en numerosos aparatos y sistemas son de tal importancia que actualmente se consideran como un problema de salud pública.

El problema de los residuos está relacionado con aspectos políticos, técnicos y sociales, ¿es útil la ley que prohíbe el uso de popotes? ¿Servirá? ¿Y las mineras? ¿Y el Rio Sonora? ¿Y la recolección de basura? Y muchos etcéteras más. Se requiere legislación real, profesional que resuelva problemas y no maquille otros. Hace falta normar una conducta ética en este importante quehacer humano. Urge el saneamiento ambiental en todas nuestras ciudades, así como normas que las rijan, pero lo más importante es la aplicación de las mismas.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí