Slider

Dejar fuera del Plan de Justicia y Paz para la Tribu Yaqui el tema del acueducto El Novillo, es factor determinante para que se mantenga el bloqueo parcial del tráfico sobre la carretera federal y tiende a radicalizarse por la estigmatización y la descalificación del mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, al considerar que hay manipulación electorera en dichas acciones de protesta. 

Como se recordará, durante la publicitada visita presidencial a Vícam para firmar el citado plan, López Obrador no sólo eludió totalmente el tema del acueducto, si no que cobardemente le sacó la vuelta al lugar donde sectores de la tribu mantienen ese bloqueo a la altura de Loma de Guamúchil, e incluso sacó a la instancia estatal de las fórmulas de solución a la problemática de la etnia. 

Ya lo hemos dicho antes: con los yaquis no se juega y por eso, hasta el desafortunado anuncio e intención de retomar en Hermosillo la construcción del acuaférico, desde el gobierno del Estado se había logrado construir una relación estable con sus autoridades tradicionales, con frecuentes giras de trabajo de la gobernadora Claudia Pavlovich e ininterrumpido diálogo con el secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, con obra púbica diversa en materia de salud, educación, servicios públicos y en caminos. 

Prospectada como la oportunidad histórica que permitiera desplegar acciones para elevar la calidad de vida de los 8 pueblos yaquis y diseñar una ruta de solución a añejas exigencias de la etnia, la visita presidencial de principios de este mes solo resultó un más de lo mismo, patear el bote y reeditar repetitivos planes y toma de decisiones de ejecución federal exclusiva. 

Claudia Pavlovich 

La reunión en Vícam demuestra una vez más que la verborrea, la demagogia y alimentar el ego no sirven para maldita la cosa cuando se trata de resolver problemas y atender demandas sociales y más cuando se extrapola a juicios y declaraciones estúpidas e irreflexivas como las de la mañanera del lunes pasado, que en resumen rompen al ya de por sí precario diálogo indispensable para resolver una problemática de tal magnitud. 

Resulta sumamente irresponsable acusar a sectores de la tribu yaqui de estar siendo manipulados con propósitos electorales o motivada por propósitos de corruptos, cuando como decíamos, López Obrador se negó a escucharlos, con la no remota posibilidad de que luego de dicha estigmatización el gobierno federal tenga la justificación para emprender actos de represión, cuando además, sobran los azuzadores y porristas que exigen el uso de la fuerza pública para eliminar el bloqueo. 

Y lo más grave, es que junto a esa descalificación, desdén y falta respeto hacia una lucha legítima en contra de una obra ilegal, se despliega una campaña racista y de insultos en contra de la tribu, como preparando un golpe a su ya de por sí vulnerable condición, no faltando esos clásicos yoris oportunistas aprontados que pretenden aprovechar la situación para emprenderla contra las autoridades estatales con el fin de cobrar agravios reales o imaginarios. 

El lunes hubo reunión de advenimiento entre representantes de la etnia con Hugo Aguilar, presunto asesor jurídico del titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Morales y hasta donde sabemos, sus esfuerzos se concentraron en desplegar un chantaje sentimental para que sea liberado el paso del ferrocarril, ya que en sus vagones trae miles de libros de texto gratuito. 

Ímuris Buitimea Valdez

Miren, la 4T y el presidente deben darse por enterados que ningún plan de justicia para la etnia servirá si entre sus puntos no está el acueducto El Novillo, tema que hasta antes del anuncio del acueférico fue tratado con pinzas por parte de la gobernadora Pavlovich, por tratarse de un asunto de orden federal, concentrándose ella en primero procurar la liberación de Mario Luna y el desistimiento de causas penales contra otros liderazgos de la etnia y luego llevar obras de beneficio comunitario para los habitantes de los ocho pueblos yaquis. 

Por lo visto, luego de la tomadura de pelo presidencial, anda muy encabronado Ímuris Buitimea Valdez, secretario de las Autoridades Tradicionales Yaquis, quien incluso arremetió en contra de la mandataria estatal exigiendo su intervención para que la federación cumpla con lo pactado, y su enojo lo hizo olvidar o no tomar en cuenta que precisamente eso se la pasa haciendo la mandataria. 

A fin de cuentas, ante el fiasco que ha resultado la intervención de López Obrador en el tema yaqui y en tanto la verborrea demagógica no se extrapole en acciones concretas, deberá ser la gobernadora y su equipo quienes puedan estabilizar la situación en esa región, porque en la reunión de ayer quedó en evidencia la impericia y la incomprensión de representantes del INPI respecto a las luchas de la etnia. 

Y la situación apremia, porque no solo libros de texto están atorados en vagones del ferrocarril, sino que la intermitencia del bloqueo de la carretera federal causa importantes demoras y pérdidas de empresas que dependen del transporte terrestre de insumos para seguir operando y pérdidas por daños a perecederos, como lo cita el dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana Sonora Norte, Arturo Fernández Díaz González

Arturo Fernández Díaz

Por supuesto que cuestiona la inacción del gobierno frente a la evidente violación a la ley federal de vías de comunicación, aunque con las sutilezas del caso, nos refieren que al no ser total el bloqueo y solo ser intermitente, se elude la acción judicial correspondiente, excusas que son insuficientes ante los perjuicios que sufre el transporte de carga y de pasajeros. 

Insistimos, en el Plan para la Justicia y la Paz de la Tribu Yaqui, el gobierno federal debe incluir la ilegal construcción, e ilegal operación del acueducto El Novillo, factor fundamental de la irritación que deriva en los bloqueos, a lo que se agregan otros temas de histórica relevancia, que también insistimos, corresponde a la 4T dar soluciones y respuestas. 

Por lo demás, a partir del 1 de septiembre próximo arranca el proceso de elección de dirigencia del Colegio Nacional del Notariado Mexicano, con la buena noticia que Karina Gastélum Félix, presidenta del Colegio de Notarios de Sonora, va como vicepresidenta de la planilla que encabeza el fedatario 249 de la Ciudad de México, Raúl Rodríguez Piña. 

Muy bien por la pintita hija de tigre al ser integrada a esa propuesta luego que desde el 3 de noviembre pasado fue electa titular de dicho gremio en Sonora y ahora junto a 16 profesionales de la fe pública del país, va para ser parte de la estructura nacional que será votada el próximo 7 de noviembre en Cancún. 

Karina Gastelum

Ella es una de las dos mujeres que van en dicha planilla y representa la primera vez que la Vicepresidencia Zona Noroeste, que incluye Estados Durango, Sinaloa, Chihuahua, las dos Bajas y Sonora, corresponde al mal llamado sexo débil y la primera ocasión desde 1996 que un notario de esta entidad es tomado en cuenta para esa posición. 

Tenemos entendido que habrá competencia, ya que se asegura que también se registrará otra planilla, por lo cual a partir de septiembre habrá fuerte activismo en todo el país, o sea, Karina andará muy ocupada construyendo acuerdos, bajo el estricto ojo oteador de su santo y querido padre, nuestro amigo Rafael Gastélum Salazar, Vocal Ejecutivo del ICRESON. 

A nivel local, la ilustre notaria entrega la estafeta de presidenta estatal el 31 de diciembre y desde el lunes ya hay aspirante para su relevo al registrarseJosé Julio Rascón Soria, titular de la Notaria 57 de Huatabampo, quien al igual que Karina, es de cuna notarial, sin que sepamos si en este caso habrá competencia al vencerse los registros el 31 de agosto, previéndose que la asamblea electiva sea el 12 de diciembre. 

Y a propósito de elecciones, en este caso reelección, todo indica que si algún alcalde actualmente en funciones aspira a un período más con inmejorables posibilidades de lograrlo, es Santos González Yescas en San Luis Río Colorado, ya que distinto a la mayoría de sus pares en el resto del estado, no ha enfrentado escándalos ni protagonizado conflictos mayores. 

Santos González

Salvo al embate inicial de la pandemia por el Covid-19, que en dicho municipio estuvo bastante fuerte, González Yescas ha desplegado un ejercicio de gobierno muy rendidor y con un notable aprovechamiento de recursos estatales y federales, así como recursos del ayuntamiento para la ejecución de obra pública y de beneficio comunitario, tal como lo da a conocer de forma frecuente a través de redes sociales. 

No conocemos al munícipe ni tenemos interacción con él, pero llama la atención que mientras en Guaymas, Cajeme Navojoa, Nogales y demás, las broncas son nota diaria, en San Luis Río Colorado se de cuenta de la conclusión de un parque; de la pavimentación y rehabilitación de calles en sectores populares de la cabecera municipal y avenidas de alto tráfico o se arranque con la reubicación del relleno sanitario de la comunidad pesquera Santa Clara. 

Powered by WPeMatico

Comentarios