Inicio Ciencia y Tecnología Cómo atacar asteroides que cambian de dirección hacia la Tierra

Cómo atacar asteroides que cambian de dirección hacia la Tierra

147
0

Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han ideado un marco para decidir qué misión sería idónea contra un asteroide que, tras un cambio de trayectoria, se dirija a la Tierra.

Su método de decisión tiene en cuenta la masa y el impulso de un asteroide, su proximidad a un ‘ojo de cerradura’ gravitacional –una ubicación en el campo de gravedad de la Tierra que tiraría de la trayectoria del asteroide hacia nuestro planeta– y el tiempo de advertencia que los científicos tienen de una colisión inminente. Todos esos factores tienen grados de incertidumbre, que los investigadores también tienen en cuenta para identificar el misión más exitosa para un asteroide dado.

Los investigadores aplicaron su método a Apophis –que visitará el vecindario de la Tierra en 2029 y 2036–, y a Bennu, otro asteroide cercano a la Tierra que es el objetivo de OSIRIS-REx, una misión operativa de la NASA que planea traer una muestra del material de la superficie a la Tierra en 2023.

En un artículo publicado en la revista Acta Astronautica, los investigadores usan su mapa de decisiones para establecer el tipo de misión que probablemente tendría el mayor éxito en desviar a Apophis y Bennu, en varios escenarios en los que los asteroides pueden dirigirse hacia un ojo de cerradura gravitacional. Dicen que el método podría usarse para diseñar la configuración óptima de la misión y la campaña para desviar un asteroide cercano a la Tierra potencialmente peligroso.

“La gente ha considerado principalmente estrategias de desviación de último momento, cuando el asteroide ya ha pasado por un ojo de la cerradura y se dirige hacia una colisión con la Tierra”, dice en un comunicado Sung Wook Paek, autor principal del estudio y un ex estudiante graduado en el Departamento de Aeronáutica y Astronáutica del MIT. “Estoy interesado en evitar el paso del ojo de la cerradura mucho antes del impacto en la Tierra. Es como un ataque preventivo, con menos desorden”.

En 2007, la NASA concluyó en un informe presentado al Congreso de los EE.UU. que en el caso de que un asteroide se dirigiera hacia la Tierra, la forma más efectiva de desviarlo sería lanzar una bomba nuclear al espacio. La fuerza de su detonación destruiría el asteroide, aunque el planeta tendría que lidiar con cualquier efecto nuclear. El uso de armas nucleares para mitigar los impactos de asteroides sigue siendo un tema controvertido en la comunidad de defensa planetaria.

La segunda mejor opción era enviar un “impactador cinético”: una nave espacial, un cohete u otro proyectil que, si apunta a la dirección correcta, con la velocidad adecuada, debería colisionar con el asteroide, transferir una fracción de su impulso, y desviarlo del rumbo. “El principio básico de la física es como jugar al billar”, explica Paek.

Sin embargo, para que cualquier impactador cinético tenga éxito, las propiedades del asteroide, como su masa, momento, trayectoria y composición de la superficie deben conocerse “con la mayor precisión posible. Eso significa que, al diseñar una misión de desviación, los científicos y los gerentes de misión deben tener en cuenta la incertidumbre.

“¿Importa si la probabilidad de éxito de una misión es del 99,9 por ciento o solo del 90 por ciento? Cuando se trata de desviar a un potencial asesino de planetas, apostamos a que sí lo hace “, dice el coautor Oliver de Weck, profesor de Aeronáutica y Astronáutica. “Por lo tanto, debemos ser más inteligentes cuando diseñamos misiones en función del nivel de incertidumbre. Nadie ha visto el problema de esta manera antes “.

Paek y sus colegas desarrollaron un código de simulación para identificar el tipo de misión de deflexión de asteroides que tendría la mejor posibilidad de éxito, dado el conjunto de propiedades inciertas de un asteroide.

Las misiones que consideraron incluyen un impactador cinético básico, en el que se dispara un proyectil al espacio para empujar un asteroide fuera de curso. Otras variaciones implicaron enviar un explorador para medir primero el asteroide para perfeccionar las especificaciones de un proyectil que se enviaría más tarde, o enviar dos exploradores, uno para medir el asteroide y el otro para empujar el asteroide ligeramente fuera de curso antes de que un proyectil más grande sea posteriormente lanzado para desviar el asteroide.

Los investigadores aportaron a la simulación variables específicas, como la masa, el impulso y la trayectoria del asteroide, así como el rango de incertidumbre en cada una de estas variables. Lo más importante es que tuvieron en cuenta la proximidad de un asteroide a un ojo de la cerradura gravitacional, así como la cantidad de tiempo que los científicos tienen antes de que un asteroide pase por el ojo de la cerradura.

“Un ojo de la cerradura es como una puerta: una vez que se abre, el asteroide impactará la Tierra poco después, con alta probabilidad”, dice Paek.

Los investigadores probaron su simulación en Apophis y Bennu, dos de los pocos asteroides para los que se conocen las ubicaciones de sus cerraduras gravitacionales con respecto a la Tierra. Simularon varias distancias entre cada asteroide y su ojo de cerradura respectivo, y también calcularon para cada distancia una región de “puerto seguro” donde un asteroide tendría que desviarse para evitar un impacto con la Tierra y pasar por cualquier otro ojo de cerradura cercano.

Luego evaluaron cuál de los tres tipos de misiones principales sería más exitoso para desviar el asteroide a un puerto seguro, dependiendo de la cantidad de tiempo que los científicos tengan para prepararse.

Por ejemplo, si Apophis atraviesa un ojo de cerradura en cinco años o más, entonces hay tiempo suficiente para enviar dos exploradores, uno para medir las dimensiones del asteroide y el otro para empujarlo ligeramente fuera de la pista como prueba, antes de enviar un impactador principal. Si el paso del ojo de la cerradura ocurre dentro de dos a cinco años, puede haber tiempo para enviar un explorador para medir el asteroide y ajustar los parámetros de un proyectil más grande antes de enviar el impactador hacia arriba para desviar el asteroide. Si Apophis pasa por su ojo de la cerradura dentro de un año terrestre o menos, Paek dice que puede ser demasiado tarde.

“Incluso un impactador principal puede no ser capaz de alcanzar el asteroide dentro de este plazo”, dice Paek.

Bennu es un caso similar, aunque los científicos saben un poco más sobre su composición material, lo que significa que puede no ser necesario enviar exploradores de investigación antes de lanzar un proyectil.

Con la nueva herramienta de simulación del equipo, Peak planea estimar el éxito de otras misiones de desviación en el futuro.

“En lugar de cambiar el tamaño de un proyectil, podemos cambiar la cantidad de lanzamientos y enviar varias naves espaciales más pequeñas para chocar con un asteroide, una por una. O podríamos lanzar proyectiles desde la Luna o usar satélites inactivos como impactadores cinéticos”, dice Paek. “Hemos creado un mapa de decisión que puede ayudar a crear prototipos de una misión”.

Fuente: europapress.es