Inicio Adalberto "Beto" Anduaga ¡¡¡HAY POLÍTICOS QUE SON COMO LOS ALBAÑILES MALOS!!!

¡¡¡HAY POLÍTICOS QUE SON COMO LOS ALBAÑILES MALOS!!!

651
4

Con saludo para mi amigo Christian Montiel Miranda.

Columna por Adalberto «Beto” Anduaga

De AQUÍ de SONORA, han salido 5 presidentes de la República y por poquito le pegábamos a los seis si no hubiera ocurrido el magnicidio de LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA.

Uno de ellos es FÉLIX MARÍA ZULOAGA TRILLO, nació en la ciudad de los portales, o sea ALLÁ en Álamos Sonora, su periodo como Presidente duró poco menos de un año, de enero a diciembre de 1858 para ser más exacto; como dato les comento que él fue quien encabezó el histórico PLAN DE TACUBAYA, en contra de BENITO JUÁREZ.

Después, el primero de diciembre de 1920, llegaría a la Presidencia el huatabampense, ÁLVARO OBREGÓN SALIDO, quien estuvo en el poder cuatro años ya que era el tiempo que duraban antes los periodos presidenciales, hoy en día duran seis.

Los otros tres presidentes serían: ADOLFO DE LA HUERTA MARCOR, PLUTARCO ELÍAS CALLES y ABELARDO L. RODRÍGUEZ, quienes además de haber sido amigos, compartían el orgullo de ser oriundos del glorioso puerto de GUAYMAS.

Tras el asesinato de VENUSTIANO CARRANZA, ocurrido el 21 de mayo de 1920, en un poblado llamado TLAXCALANTONGO, en la sierra de PUEBLA; Adolfo de la Huerta Marcor, ocupó la Presidencia de manera interina, del primero de junio hasta el 30 de noviembre de 1920, durante esos cinco meses, reorganizó el gobierno, logró una aparente paz en el País y convocó a elecciones, de donde resultaría ganador Álvaro Obregón Salido.

Abelardo L. Rodríguez, fue un personaje sin duda muy polémico; a la renuncia de PASCUAL ORTIZ RUBIO, en 1932, ocupó la silla presidencial de manera interina, su periodo duró pasaditos los dos años, de agosto de 1932 a septiembre de 1934.

Pero del que quiero hablarles es de PLUTARCO ELÍAS CALLES, también llamado el Jefe Máximo de la REVOLUCIÓN.

Como les decía, también nació en el glorioso puerto de GUAYMAS, un 25 de septiembre de 1877, su padre fue un alcohólico empedernido, por lo que, en su niñez, le tocó vivir en una familia disfuncional.

En 1894 se recibió como maestro y se dedicó a la práctica docente, en escuelas públicas en HERMOSILLO y GUAYMAS. Aunado a esto, en un tiempo, se dedicó sin éxito a la agricultura y al comercio.

Plutarco, al igual que su padre, comenzó a beber a temprana edad, pero decidió dejar el alcohol al contraer matrimonio.

Ya casado se fue a vivir a AGUA PRIETA y fue nombrado comisario, por el Gobernador JOSÉ MARÍA MAYTORENA, encargándose de la aduana de esta ciudad fronteriza.

Cuando ocurrió la decena trágica, Elías Calles se dedicó a reclutar voluntarios para pelear contra el gobierno usurpador de VICTORIANO HUERTA, quien había llegado al poder tras asesinar a FRANCISCO I. MADERO.

Junto con un pequeño grupo que había conformado, se unió a las fuerzas de Álvaro Obregón, quien era jefe del ejército constitucionalista AQUÍ en Sonora, bajo las órdenes de Carranza.

Debido a su inteligencia, decisión y valentía, en 1913, Elías Calles fue nombrado Coronel y Comandante militar de la ciudad de Hermosillo.

Tras la caída del régimen de Victoriano Huerta, vino una ruptura entre los revolucionarios que lo habían combatido.

El entonces Gobernador Maytorena le dio su apoyo a PANCHO VILLA, oponiéndose este a las órdenes de Venustiano Carranza.

Mientras tanto, Álvaro Obregón y Elías Calles, apoyaban a Carranza, dando así una enemistad a muerte contra Pancho Villa y Maytorena.

En 1914 las tropas de Villa y Maytorena, sitiaron la Ciudad de Naco, la cual era defendida por Plutarco, tras crueles enfrentamientos que se extendieron por más de tres meses, Elías Calles se alzó con la Victoria y fue ascendido como General Brigadier.

Para ese entonces, tras la caída del Gobierno de Victoriano Huertano, Carranza había asumido a la Presidencia de la República, y nombró a Elías Calles como Gobernador y Comandante militar de Sonora el 4 de agosto de 1915.

Como Gobernador, Plutarco Elías Calles, promulgó una serie de leyes moralizadoras como la prohibición de las bebidas alcohólicas en todo el Estado, logró avances en la expedición de la justicia y tomó medidas para reactivar la economía y el campo.

Abrió escuelas para huérfanos, como si quisiera prevenir el abandono que él había sufrido y expulsó al clero del Estado, lo que sería más adelante el mayor conflicto armado de su vida, «la guerra cristera”.

Para la sucesión presidencial de 1920, Álvaro Obregón, pensó que tendría el apoyo de Carranza para sucederlo en la Presidencia, esperaba que Carranza correspondiera la lealtad que le había profesado durante la guerra ya que fue él quien le apagó muchos infiernitos que tenía en varias partes del País.

Al contrario de lo que pensaba Obregón, Carranza pretendió imponer a otro sonorense llamado, IGNACIO BONILLAS, quien era embajador de México en Estados Unidos.

Ese mismo año en la ciudad de Agua Prieta, se firmó el PLAN DE AGUA PRIETA, proclamado por Plutarco Elías Calles y con el que se desconocía a Carranza como presidente. Dicho Plan fue secundado por otros líderes revolucionarios, entre ellos, Álvaro Obregón y Adolfo de la Huerta.

Como les decía líneas arriba, Venustiano Carranza, fue asesinado en Puebla en su huida a Veracruz. Tras su asesinato Obregón y Elías Calles se convirtieron en las dos máximas figuras de la revolución.

Tenían temperamentos totalmente opuestos, Álvaro Obregón era Jovial, bromista, intuitivo y contradictorio; Elías Calles lo contrario, introvertido, serio, reflexivo y congruente.

La historia y la política, más que la amistad los vinculó.

Álvaro Obregón ganó las elecciones y se convertiría en Presidente de México, en su gabinete nombró a sus dos amigos sonorenses, a Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta, el primero como Secretario de Gobernación y el Segundo como Secretario de Hacienda.

Acuérdense que les dije que Adolfo de la Huerta, fue quien le entregó el poder a Obregón, pues fue él quien sustituyó de manera interina a Carranza y convocó a elecciones.

En 1923 al acercarse la sucesión presidencial, Adolfo de la Huerta, al ver cómo Obregón se inclinaba por Elías Calles para sucederlo, abandonó el cargo de Secretario de Hacienda, para postularse como candidato Presidencial, en contra de Elías Calles y del propio Álvaro Obregón.

Distanciado del presidente, se levantó en armas, en la llamada rebelión delahuertista y tras resultar derrotado, se exilió en los Ángeles California en donde compuso la canción «Sonora querida” la cual habla de sus años en el exilio.

El primero de diciembre de 1924 Plutarco Elías Calles, toma protesta como Presidente de México.

Durante los cuatro años de su gestión, se lograron muchos avances, se modernizó al País y se fortalecieron sus instituciones, se apoyó el sistema de transporte, terminándose en ese periodo el ferrocarril que une a Nogales con Guadalajara y se hicieron muchísimas carreteras en todo el País.

Se avanzó en salud y deporte, y al igual que como lo hizo en Sonora cuando fue Gobernador, le declaró la guerra al alcoholismo.

Elías Calles, llamaba a la religión «fanatismo del viejo México” por lo que en 1926, cerró las escuelas religiosas y ordenó la expulsión de los sacerdotes extranjeros del País. Ante esto la iglesia suspendió las misas.

Miles de campesinos se levantaron en armas defendiendo su religión, a esto fue lo que se llamó la «GUERRA CRISTERA” que dejo más de 7 mil muertos.

Para suceder a Elías Calles, se postuló nuevamente Álvaro Obregón, como candidato a la Presidencia de la República y aunque ganó, no logró gobernar por segunda ocasión al País, ya que fue asesinado por un cristero llamado José León Toral, el 17 de julio de 1928 en el restaurante la bombilla de la ciudad de México.

En su último informe de gobierno, después del asesinato de Obregón, Elías Calles, favoreció la elección de EMILIO PORTES GIL, como presidente interino.

Dejando la Presidencia Elías Calles, lanzó su gran proyecto político, la creación del Partido Nacional Revolucionario (PNR), antecesor del PRI.

En sus primeras elecciones el PNR, lanzó como candidato a Pascual Ortiz Rubio, resultando éste ganador y asumiendo la presidencia de la República el 5 de febrero de 1930, renunciando a la misma en septiembre de 1932, para que lo sucediera el sonorense, Abelardo L. Rodríguez, de manera interina, amigo y paisano de Elías Calles.

Por eso al periodo comprendido de 1928 a 1934, que lo gobernaron tres presidentes impuestos por Elías Calles, se le llamó «EL MAXIMATO”, ya que el que verdaderamente mandaba era él.

Para las elecciones de 1934, Elías Calles, operó para que llegara a la Presidencia de la República LÁZARO CÁRDENAS, un michoacano al que le tenía mucho cariño y aprecio.

Se creía que era una etapa más del «Maximato”, pero no, Cárdenas, logró limitar el poder de Elías Calles y lo expulsó del País en 1936.

Elías Calles, vivió exiliado por cinco años en la Ciudad de San Diego, California, hasta que en 1941 el Presidente MANUEL ÁVILA CAMACHO, lo invitó a regresar a México, en un momento en el que el País demandaba unidad nacional por la segunda guerra mundial.

Ya de vuelta a la patria, Elías Calles se retiró de la vida pública y falleció el 19 de octubre de 1945.

Pues bien, el pasado lunes 25 de septiembre el H. Ayuntamiento de Cajeme, rindió una ceremonia cívica y una guardia de honor en conmemoración del 140 aniversario del natalicio de Plutarco Elías Calles, uno de los personajes más importantes y controvertidos de nuestra historia.

El evento fue en el parque de los pioneros, el orador oficial fue el comisario de Providencia, MIGUEL ÁNGEL FÉLIX; ahí estuvo presente el Director de Seguridad Pública Municipal, ANTONIO GUTIÉRREZ LUGO, como representante del Presidente Municipal, además se dieron cita funcionarios y regidores de la actual administración.

En lo personal siento admiración por este personaje, me entusiasma leer su obra, su biografía y se me hace bien cabrón que un profesor, haya llegado tan lejos en política y que después de tantos años aún se le siga recordando.

Por último, déjenme contarle que en el anecdotario revolucionario se cuenta que cierta ocasión «siendo Presidente de la República Elías Calles, escuchó a uno de sus secretarios, a Juan Manuel Caussaranc, que airadamente le decía:

— General, para mí y la mayoría de los mexicanos, esta administración federal ha sido la mejor de este siglo, aun cuando algunos dicen que la supera la anterior.

Plutarco se quedó unos segundos ensimismado para luego decirle:

— Gracias Juan Manuel, sé que eres sincero al decirlo, pero toma en cuenta que en el gallinero de la política no siempre la gallina que pone el mejor huevo es la más aplaudida… sino la que lo sabe cacarear mejor”.

Ahí se las dejo de tarea a uno que otro despistado…

Antes del ACULLÁ, quiero enviarle mi más sincera felicitación a mi amigo JULIO ABRAHAM FÉLIX, y a su prometida KARLA SAGASTEGUI, por dar el primer paso de muchos que les va a tocar dar juntos.

¡Felicidades tórtolos y que sean muy, pero muy felices!

ACULLÁ, dice Don PÁNFILO que hay políticos que son como los albañiles malos… es más la mezcla que tiran, que la que embarran.

NOS LEEMOS LUEGO :. SFU

Twitter: @BetoAnduaga Facebook: Beto Anduaga

4 Comentarios

  1. Nice post. I learn something new and challenging on sites I stumbleupon every day. It will always be useful to read through content from other writers and practice something from their web sites.