Inicio Arturo Soto Covid Sonora: por programas no ha quedado

Covid Sonora: por programas no ha quedado

88
0

Después de presenciar -vía Zoom- la reunión del Consejo Estatal de Salud celebrada ayer por la mañana queda claro que por políticas de prevención, contención y atención de la pandemia no ha quedado.

Entre toda la información que se vertió allí, un dato es impactante: de los últimos 370 fallecimientos, el 90 por ciento corresponde a pacientes que no se atendieron desde los primeros síntomas. Por alguna razón, decidieron acudir al médico cuando el virus ya les había ganado la partida y en cuestión de días acabó con sus vidas.

El dato ilustra claramente el desgano, la desidia o la poca seriedad que muchas personas le han dado a esta pandemia; casi con la misma claridad que en estos días seguimos viendo aglomeraciones en lugares públicos (incluyendo playas y balnearios) y privados sin observar medidas preventivas.

La información ha fluido desde el inicio de la pandemia, pero desgraciadamente no estuvimos (no estamos) preparados culturalmente para enfrentar una contingencia de este tipo. También el gobierno fue tomado con los dedos en la puerta y todo mundo recuerda la saga de contradicciones, desbarres, políticas encontradas, despropósitos y verdaderos palos de ciego que por momentos protagonizaron autoridades de los tres niveles de gobierno.

La combinación de estos dos factores: un gobierno errático y una sociedad que por irresponsabilidad u obligación se negó al confinamiento provocó que a cuatro meses de distancia la realidad nos alcanzara y hoy tenemos que lamentar dos mil 011 muertes y 970 hospitalizados graves. Y contando.

Siempre habrá el consuelo, si así puede llamarse, de que hubiera podido ser peor. O la alegría de saber que a la fecha, 16 mil 350 casos positivos fueron recuperados y hoy se encuentran sanos.

Lo cierto es que 120 días después, apenas estamos viendo indicadores de una reducción en el número de hospitalizados hasta el 52 por ciento, cuando llegó a estar por encima del 75%.

Y en ello ha sido clave el programa Anticipa, basado en la búsqueda de casos positivos para atenderlos a tiempo (eso explica en parte un mayor registro de casos) y evitar que lleguen a los hospitales ya con complicaciones que, como se apuntó antes, terminan en defunciones.

En la segunda etapa de este programa, los esfuerzos se dirigirán primordialmente a los pueblos indígenas, colonias vulnerables y grupos de riesgo (hipertensión, diabetes, obesidad entre otros), de acuerdo con lo que dio a conocer ayer la gobernadora Claudia Pavlovich.

Me gustó esa parte del programa que consiste en capacitar a curander@s indígenas y a parteras en los pueblos originarios para que difundan la cultura de la prevención, localicen casos positivos y los atiendan y canalicen a las instituciones de salud en caso de requerirlo. Para ello se les dotó de oxímetros y paquetes Covid19 para atención inicial.

Como sea, la disminución de hospitalizados alimenta la esperanza de estarnos acercando a una salida de la pandemia. La esperanza, sin embargo, se diluye un poco cuando seguimos viendo tanta gente sin respetar las medidas de prevención.

II

La alcaldesa de Hermosillo, Célida López anunció ayer que de confirmarse la tendencia decreciente en hospitalización e incidencia de casos, la próxima semana podríamos pasar a semáforo naranja en esta capital.

Eso implicaría autorizar la reapertura de actividades no esenciales y la modificación del horario de restricción vehicular.

Explicó que para ello es fundamental evitar las aglomeraciones, de manera que algunos eventos masivos como la Expo Gan, la temporada presencial de Los Naranjeros, así como la operación de cines, gimnasios y casinos no serán permitidas hasta que el semáforo indique verde.

III

Mientras tanto, nos reportan a la directora del DIF Sonora, Karina Zárate como parte de la estadística de contagiados. Su estado de salud es bueno y se encuentra atendiéndose en casa.

Karina es una de las colaboradoras que mejores resultados ha obtenido en el desempeño de sus responsabilidades. Recientemente fue reconocida a nivel nacional por el programa de atención a niñas, niños y adolescentes migrantes en el albergue Tin Otoch.

Karina Zárate se hizo cargo del DIF Sonora cuando toda la información sobre esa dependencia hablaba de corrupción y hasta de venta de menores al final del sexenio pasado. Poco a poco le dio una vuelta de tuerca a esa percepción y la institución se ha consolidado como un pilar en la atención a familias vulnerables.

Apenas ayer se daba la noticia de que el primer recién nacido, un pequeño llamado Ángel, de sólo 15 días de nacido ingresó al programa Familias Solidarias mediante el cual se ofrece un hogar estable a niños y niñas en riesgo.

En el caso de Ángel, fue puesto a disposición de las autoridades al considerar sospechas de abandono y posible abuso fetal. Mientras se resuelve su situación jurídica, el pequeño quedará bajo la tutela de una familia integrada y solidaria, en tanto se determine la reunificación familiar de los padres biológicos o bien, el proceso de adopción con otra familia adoptiva.

Este es un programa muy noble y si hay personas interesadas en participar, pueden comunicarse al teléfono 6623 38 38 55 o solicitar información al correo electrónico familias.solidarias@difson.gob.mx

IV

Una ola de protestas se registró ayer por la tarde-noche en redes sociales por parte de periodistas de Ciudad Obregón, tras enterarse de que en la mañanera del próximo jueves a realizarse en esa cabecera municipal, no se permitirá el acceso a uno solo de los comunicadores locales.

Por disposición del equipo de prensa del Andrés Manuel López Obrador, en la conferencia sólo podrán estar los periodistas que acompañan al presidente en sus giras (la mal llamada ‘prensa nacional’), y tres periodistas de medios estatales designados por la coordinación de Comunicación Social del gobierno del estado.

Los paisanos y paisanas cajemenses ha manifestado su indignación pues en estos momentos la agenda local es relevante, sobre todo en lo que concierne a la problemática de la etnia yaqui (con cuyos gobernadores se reunirá el presidente ese mismo jueves) y asuntos de seguridad pública, además del caso de dos comunicadores presos por el presunto delito de extorsión.

En descargo hay que decir que la marginación de periodistas locales en las giras presidenciales no es algo nuevo. En gobiernos anteriores los elementos del Estado Mayor Presidencial se regodeaban en revisiones exhaustivas, nos mandaban a los llamados ‘corralitos de la ignominia’ y en no pocas ocasiones hubo empujones y codazos.

Pero como bien dice una colega y paisana, se supone que ahora sería diferente. No lo es tanto.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx