Inicio Arturo Soto El dedo, el anillo, y la presión internacional

El dedo, el anillo, y la presión internacional

72
0

La pandemia, dijo hace unas semanas Andrés Manuel López Obrador, nos ha caído como anillo al dedo para los propósitos de la cuarta transformación.

Pero como en el chiste de la gallina, Dios y el huevo, el presidente está a punto de pedir que le hagan el dedo más grande o el anillo más chico. 

Las cosas se le han venido complicando mucho al presidente y México ya está entre los países con más muertos por Covid19 (sin contar con que el registro oficial de defunciones puede ser apenas una tercera parte de las reales): con 6 mil 510 defunciones, México ya superó a Canadá y se encuentra en el Top Ten de los países con más víctimas fatales.

Los datos son de la prestigiadísima Universidad Johns Hopkins, Alma Mater de Hugo López-Gatell, por cierto, revelados unos días después de que el presidente declaró que ya habíamos domado la curva de contagios. 

En el plano nacional las cosas lucen complicadas, pero aquí el presidente todavía tiene margen de maniobra, todavía le funcionan sus artes prestidigitadoras del pausado verbo que se replica como dogma de fe a través de una aceitada maquinaria de propaganda que, sin embargo, comienza a rechinar cada vez más fuerte y con mayor frecuencia.

El artículo de Jorge Zepeda Patterson en el periódico español El País, es demoledor. Y eso que el periodista fue uno de los que el propio AMLO enlistó recientemente entre los tres o cuatro que lo defienden. El texto lo pueden consultar aquí: https://www.elzancudo.com.mx/vernoticias.php?artid=21927&categoria=3

Pero la verdadera presión viene de allende las fronteras, donde ya se están levantando varias cejas.

Primero fueron los países árabes a cuyos dirigentes dejó con un palmo de narices la secretaria de Energía, Rocío Nahle con su negativa a reducir la producción petrolera nacional. Éstos respondieron bajando sus precios en los países asiáticos que constituyen el principal mercado del petróleo mexicano.

Luego vino el acuerdo para suspender la operación de todas las plantas generadoras de energía eléctrica limpia. 

19 embajadores de igual número de países de la Unión Europea dirigieron una carta a la secretaria Nahle en la que expresan su preocupación por el destino de más de 6 mil 400 millones de dólares invertidos en 44 proyectos generadores de energía limpia en 18 estados del país, Sonora incluido.

Canadá, que tiene en México proyectos por 450 millones de dólares, también se sumó a la extrañeza. 

El argumento facilón de que esas empresas tienen un afán colonizador y sólo buscan dinamitar la autosuficiencia energética que proveen la CFE y Pemex, o que sus inversiones están fincadas en la corrupción quizás estimulen hasta el orgasmo a John Ackerman y Gibran Ramírez, por citar un par de ‘ideólogos’ de la 4T, pero debió caer mal en Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Rumania y Suecia, cuyos embajadores no sólo firmaron la misiva, sino que interpusieron recursos legales que fueron resueltos a su favor por jueces federales en 23 suspensiones provisionales.

El Centro Nacional de Control de Energías (Cenace) tuvo que emitir instrucciones para que 23 proyectos de energías renovables retomen sus programas preoperativos. AMLO tuvo que recular.

El pasado dos de abril, el presidente mandó publicar un decreto para extinguir alrededor de 100 fideicomisos, cuyos recursos deberán ser concentrados en la Tesorería de la federación. De nuevo, el argumento principal fue que los recursos de esos fideicomisos eran pasto del pillaje y la corrupción.

Y entre esos fideicomisos se encuentra el Fidecine, un fondo para apoyar la producción, distribución y exhibición de películas mexicanas. 

Ya estaba echada a andar la maquinaria propagandística para justificar la lanzada, cuando aparecieron tres monstruos cuya reputación internacional supera con mucho la aldea en la que nacieron, crecieron, se formaron y apuntalaron una carrera de éxitos irrebatibles. Como dato adicional, hay que apuntar que los tres hicieron todo eso en el periodo neoliberal. ¡Ups!

Nos referimos a Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu que, en esta ocasión y en este caso, echaron atrás la intentona de extinguir el Fidecine. 

“El Fidecine se queda”, dijo el coordinador de los diputados federales de Morena, Mario Delgado, a quien ya no le alcanzan los dedos para tapar los hoyos que taladra el presidente y otros acomedidos (como Edelmiro Santos que propuso la administración de las Afores por el Banco del Bienestar, o Alfonso Ramírez Cuéllar, que propuso facultar al Inegi para entrar al hogar de cada mexicano para medir su riqueza).

Al parecer al presidente ya le quedaron chicos los enemigos locales: la prensa fifí, los conservadores; El Chicharito, Thalía, Eugenio Derbez; los ingenieros y arquitectos que no deben ser contratados por los beneficiarios de los créditos para vivienda, porque son corruptos; los médicos y médicas que sólo buscan enriquecerse mercantilistamente y los que se sumen esta semana.

Ahora ya busca abrir frentes en el plano internacional, donde ciertamente le han salido más respondones. 

En descargo hay que apuntar la no casualidad de todo esto. Uno de sus principales ideólogos, John Ackerman lo dejó claro: la 4T es un gobierno de oposición. 

Cualquier cosa que esto signifique, pero por lo visto, lo que significa es que los 18 años de campaña madreando al gobierno generaron una inercia en la que siguen madreando al gobierno, sin darse cuenta de que ya van a cumplir dos años siendo gobierno.

Faltan cuatro, así que vayámonos acostumbrando… 

II

A finales del año pasado, las lluvias extraordinarias causaron estragos en municipios de toda la geografía sonorense. La gobernadora solicitó entonces la declaratoria de emergencia para acceder a recursos económicos y apoyos que suelen llegar desde la federación para atender a las familias afectadas.

Seis meses después llegaron esos apoyos. En el ínter, el estado se hizo cargo hasta donde le permitieron sus recursos, de atender aquella contingencia. En sendas giras por el sur, el norte, la sierra y los pueblos del Río Sonora fueron entregadas despensas, colchonetas, material para construcción, tinacos, proyectos productivos…

El escenario de la pandemia Covid19 ni siquiera aparecía en el horizonte, pero apareció con sus secuelas de paralización social y sobre todo, económica, que está causando estragos en las familias.

Aquellos apoyos gestionados ante el gobierno federal por fin llegaron, y ahora sí que cayeron como anillo al dedo, para citar a un clásico.

Fueron 40 toneladas de artículos diversos para beneficiar a las familias más vulnerables de 27 municipios: ropa, blancos, calzado, telas, entre otras cosas que serán distribuidas a través del Sistema DIF Sonora a cargo de Karina Zárate, con los DIF municipales.

La entrega comenzó ayer en Hermosillo y le tocó a la alcaldesa Célida López recibir las primeras toneladas de ayuda.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx