Inicio Arturo Soto La derecha no tiene quién le pague la gasolina

La derecha no tiene quién le pague la gasolina

97
0

Seamos claros. Las manifestaciones motorizadas de antier fueron convocadas por la derecha recalcitrante. 

Por el anticomunismo aletargadamente redivivo que en alguna ocasión metió en serios aprietos al populismo de Echeverría y de López Portillo con la misma convicción que antes aplaudieron la masacre del 68 y arroparon a Gustavo Díaz Ordaz.

Con el mismo manto invisible (y a la vez tan visible) como el que cubrió la renuncia de Pedro Salmerón al Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones Mexicanas, después de calificar de valientes a los brigadistas de la Liga Comunista 23 de Septiembre, que secuestraron y mataron al empresario regiomontano Eugenio Garza Sada.

¿Contradictorio? Sí.

Especialmente si se sabe que el convocante a la movilización (escuálida, para usar el peyorativo que desde el gobierno de Nicolás Maduro usa para aludir a la oposición en Venezuela) es Pedro Luis Martín Bringas, miembro del Consejo de Administración de Soriana, hasta el día que se le ocurrió como buena idea, que podría encabezar la oposición a AMLO, y terminó despedido de su chamba.

Trato de encontrar sentido en los posicionamientos que desde uno y otro bando hacen respecto a la auto-marcha y al presunto contrato del compadre de Rocío Nahle por 4 mil millones de pesos a su compadre y no los hallo.

Casi todos parten del dogma, el prejuicio, el fanatismo, la locura.

Si hay personajes en la nómina federal que caen de espaldas ante el milagro que ya hubiera querido la morenita del Tepeyac, y desgranan su devoción ante lo sagrado porque nunca en la vida hubo un presidente de carne y hueso en Palacio Nacional, ya que antes, jamás nadie agarró una silla de ese museo que simboliza el poder en México, y se subió a ella para abrir una ventana, como cualquier mexicano que no tiene otra cosa al lado que le recuerde su falta de alcances físicos.

Real. En esa escena me quedé esperando el momento en que el presidente, agobiado por el esfuerzo de mover la silla y treparse en ella, se le saliera un pedito. Uno nomás cual corresponde a un hombre de carne y hueso, que mea, caga, se tira pedos. O sea, nada que caiga en lo irreverente.

Pero fue inevitable recordar al profe Taddei, promoviendo el voto por Vicente Fox en el año 2000 como ‘voto útil’ con la misma devoción que hoy dispersa tres mil millones de pesos (¡tres mil millones de pesos!) del gobierno federal.

Sin corrupción. Con transparencia. Todo en orden. Como antes se hacía, claro. Desde el poder.

II

Está subiendo de tono el desencuentro político por rumbos de Cajeme, donde el regidor panista Rafael Delgadillo y otros ediles de oposición al gobierno de Sergio Pablo Mariscal presentaron una solicitud de juicio político en contra del alcalde, tema que veladamente respaldó la coordinadora parlamentaria de Morena, Ernestina Castro Valenzuela, cuya relación con el presidente municipal no entra en el catálogo de las mejores, y sí en la adelantada precampaña por la alcaldía.

A Castro Valenzuela ya se le cuecen las habas por la candidatura a la presidencia municipal, y no tiene empacho en subirse al tren de los panistas para adelantar una posición que se resume en los puntos 4 y 5 de un comunicado difundido en la víspera.

4.- El destierro de la corrupción, el correcto ejercicio de la administración pública y el respeto al marco legal serán los referentes que en todo momento guiarán mi proceder con relación a la solicitud de juicio político contra el ciudadano Sergio Pablo Mariscal.

5.- En mi calidad de diputada no serviré de escudo a cualquier gobierno que se aleje de los principios y valores de la cuarta transformación que encabeza el actual gobierno federal.

Aunque sostiene que su valoración sobre dicha solicitud la hará sin preferencias ni prejuicios de colores partidistas, compromisos o conveniencias de ningún tipo, llama la atención un par de cosas.

Por un lado, se cuida mucho de subrayar que su posicionamiento es como diputada y no como coordinadora. Por el otro, no se recuerda un posicionamiento tan prolijo -ni como diputada ni como coordinadora- respecto a otras solicitudes similares contra alcaldes de la coalición ni de Morena en específico.

Y es que hasta el momento hay por lo menos otras dos solicitudes de juicio político: uno contra la alcaldesa de Guaymas, Sara Valle Dessens; otro contra su homóloga de Navojoa, Rosario Quintero Borbón. Igual su posición ante el conflicto que derivó en la revocación de mandato al alcalde de Bácum, Rogelio Aboyte Limón siempre se mantuvo en el limbo de la tibieza.

Tampoco tuvo un posicionamiento claro en la solicitud de juicio político contra regidores del cabildo de Nogales, que eventualmente pudiera escalar hasta alcanzar al alcalde Jesús Pujol.

Si el argumento de que su detallada posición en el caso Cajeme es porque ella es diputada de un distrito de ese municipio, desprecia la obligada visión de que su cargo tiene una dimensión estatal, pero además, revela que en todo caso y así sea a trasluz, sí hay prejuicios, compromisos o conveniencias.

El hecho de que el dirigente estatal del PT se sumara a la posición de Ernestina con un posicionamiento similar, y que el dirigente municipal de Morena en Cajeme lo suscribiera, sólo anticipa una escalada en el fuego amigo contra el alcalde cajemense. 

Claro que en el caso del PT hay que tomarlo con la jocosidad del caso, porque en ese partido lo que firman con la mano lo borran con el codo; ya ven lo que pasó con la reforma electoral.

Ahora bien, hay que tener claro que Sergio Pablo Mariscal ni es monedita de oro ni está batiendo récords de eficiencia y gobernabilidad. 

Lo único que pretenden estos apuntes es advertir sobre un nuevo episodio de violencia intrafamiliar en la coalición ‘Juntos haremos historia’ y separados no alcanzaremos la gloria.

III

El sábado pasado presentó su renuncia al cargo como Comisario de la Policía Estatal de Seguridad Pública José Luis Urban Ocampo, “por razones personales”, de acuerdo a un comunicado  en el que se hace un recuento de su labor al frente de la corporación: más de 7 mil personas detenidas, arsenal de diferentes calibres y millones de dosis de narcóticos.

Urban Ocampo asumió el cargo en agosto del año pasado. Extraoficialmente trascendió que en su relevo llegará Alfonso Novoa, un veterano policía que ha ocupado cargos de mando en las corporaciones estatales y en las municipales de Agua Prieta y Navojoa.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx