Inicio Arturo Soto La ‘nueva normalidad’ ni siquiera la conocemos

La ‘nueva normalidad’ ni siquiera la conocemos

53
0

Ayer comenzó la llamada ‘nueva normalidad’ y en Sonora, como en el resto del país, las condiciones no fueron las mejores. 

En realidad, la vieja normalidad nunca se fue del todo; la normalidad del confinamiento nunca llegó del todo y la nueva normalidad ni siquiera la conocemos. 

Reducir la movilidad asumir todas las medidas de prevención: sana distancia, cubrebocas, gel antibacterial, mascarillas; respeto de espacios públicos bajo nuevas normas de convivencia, evitar reuniones nutridas y contacto cercano con otras personas nunca se dieron del todo.

El reinicio de ciertas actividades productivas consideradas esenciales se dio en medio del desorden, con una movilidad urbana que si bien es cierto nunca estuvo por debajo del 65%, ayer puede considerarse un día normal en esa materia: las calles se inundaron de autos y de gente los establecimientos comerciales y de todo tipo. Muchos negocios considerados no esenciales abrieron sus puertas.

Es claro que después de dos meses la gente se harta no sólo del confinamiento, sino, sobre todo, de sobrevivir con ingresos mermados, ahorros agotados, la desesperación del desempleo, el deterioro en la calidad de vida.

Si el mismísimo presidente no aguantó el confinamiento y está viajando a través de miles de kilómetros por tierra y participando en eventos donde es el único que no trae cubrebocas, poco se puede esperar de quienes no tienen la responsabilidad de ser ejemplo.

Desde hace más de un mes se rompió el equilibrio -si es que alguna vez lo hubo-, entre la emergencia sanitaria que obligaba al resguardo domiciliario, y la emergencia económica que obligaba a la supervivencia.

Hay municipios donde las cifras de muertos y contagiados se dispararon en las últimas semanas. Si en algún momento San Luis Río Colorado fue el foco de la pandemia, algo hicieron en aquella comunidad para detener el ritmo de contagios.

Eso no sucedió en otros, señaladamente, Cajeme donde ayer se alcanzó la cifra de 437 contagios y está a punto de igualar a San Luis, Pero ninguno como Hermosillo, donde la cifra llegó a 812.

Y eso obedece, básicamente a que no se respetó el resguardo domiciliario y mucha gente salió a las calles como si no pasara nada. Ayer fue el día en que más contagios se reportaron: 175 en todo el estado.

Esto pone al sistema hospitalario al borde del colapso y el escenario, considerando que en los días por venir habrá más movilidad urbana no apunta a otro lado que no sea una mayor desgracia.

Hay que tener claro que la contingencia no ha terminado; que la pandemia sigue su curso inexorablemente y que ahora más que nunca, la corresponsabilidad social es la principal barrera contra la propagación del virus. Hay que quedarse en casa, reducir al mínimo las salidas y observar todas las medidas de prevención.

El propio presidente de la República reconoció, en su gira por el sureste mexicano, que si hay rebrotes de la pandemia se tendrá que regresar al confinamiento. Y por lo que se observa, el desordenado ingreso a la llamada ‘nueva normalidad’ (que incluye la gira presidencial) apunta sin equivocación hacia el regreso a la ‘no tan vieja normalidad’ del resguardo domiciliario.

En el país ya se rebasó la cifra de diez mil muertos y 93 mil contagios. Si se considera el reconocimiento de que esas cifras apenas se aproximan a la realidad, nada bueno puede esperarse.

Se vienen días complicadísimos también en Sonora, sobre todo a partir del anuncio del secretario de Salud, Enrique Clausen en el sentido de que si se detecta incremento en el número de contagios, se aplicará el paro total a la movilidad en municipios como Hermosillo, Cajeme, Nogales, Guaymas y San Luis.

No se sabe exactamente qué es el ‘paro total a la movilidad’, pero se intuye que incluso con la fuerza pública se obligará a la gente que no realiza labores esenciales y justificadas a quedarse en casa. Esto sin duda abrirá un nuevo campo de desencuentros no sólo entre la clase política (que ya anda bastante rijosa), sino con la misma sociedad.

II

El virus, por cierto no respeta nada ni a nadie. Como se sabe, ya dieron positivo varios personajes de la vida pública, incluyendo a los secretarios de Gobierno y al del Trabajo, Miguel Pompa y Horacio Valenzuela; también la alcaldesa de Hermosillo, Célida López y algunos integrantes de su gabinete.

Las sesiones sobre la reforma electoral en el Congreso también tuvieron consecuencias y hasta hoy se reportan tres diputad@s positivos: Rosa Isela Martínez, Filemón Ortega y Jorge Villaescusa. 

En este marco, arreció el tema que comentamos ayer a propósito del desencuentro que hay entre algunos diputados y el alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal Alvarado, pues éste insiste en no convocar a sesiones presenciales de cabildo, proponiendo que sean virtuales aprovechando la tecnología, pero hay regidores que se niegan a hacerlo. Entre ellos Rafael Delgadillo que encabezó una pequeña comitiva que presentó una solicitud de juicio político contra el alcalde.

A Mariscal Alvarado le ha estado lloviendo en la milpa desde hace unas semanas. Ya tuvo un choque con el secretario de Salud, con la coordinadora parlamentaria de Morena, Ernestina Castro, con el dirigente municipal de ese partido en Cajeme y ahora con el diputado panista Gildardo Real, convertido en el principal promotor del tema del juicio político.

Ayer, el Congreso del Estado envió un exhorto al alcalde para que convoque a sesión de cabildo. El alcalde respondió fijando su postura a través de su cuenta de Twitter: “Mientras que se nos exhorta a convocar reuniones presenciales de cabildo, las cuales hemos planteado tenerlas virtuales para evitar contagios, desde donde se origina el exhorto, el Congreso, tres diputados dan positivo a Covid19. Les deseo pronta recuperación”, escribió y etiquetó al diputado panista.

Este a su vez le respondió: “El interés tiene pies. Para reunirse a grillar con amigos en oficina o restaurantes no le preocupa el Covid19. Convoque pues, virtual, presencial, como quiera, pero póngase a trabajar por la seguridad de Cajeme. Lo veo en el Congreso. Traiga cubrebocas”.

O sea, hay tiro.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx