Inicio Arturo Soto Los bots no disparan, los narcos sí

Los bots no disparan, los narcos sí

54
0

Es como si el diablo estuviera acomodando sus piezas en el tablero de un juego macabro, para configurar una saga que quisieran haber imaginado Quentin Tarantino y Alfred Hitchcock en sus mejores momentos de inspiración por el terror y la violencia.

Los límites entre Sonora y Chihuahua son, desde hace años, territorio que el narco le ha ganado al Estado. Como Culiacán, como las montañas de Michoacán y Guerrero; como Verazcruz, Tamaulipas, Hidalgo y tantas otras regiones del país donde ellos ponen términos y condiciones para el tránsito de personas y mercancías, para las actividades productivas, para casi todo.

Apenas nos reponíamos del azoro por el hallazgo de unas 50 osamentas en los alrededores de Puerto Peñasco y la denuncia de las Madres Buscadoras en el sentido de que iban a suspender su búsqueda en aquel municipio por amenazas de un grupo de sicarios, cuando nos llegan noticias desde Agua Prieta. 

Un convoy de al menos diez camionetas tripuladas por sicarios irrumpió en la ciudad causando pánico. Dejaron un saldo de dos personas muertas. Desde Guaymas llega la información de que en el transcurso del día, los cuerpos de dos hombres ‘entamalados’ fueron arrojados en las calles del puerto.

Pero el momento climático vendría por la tarde. En la frontera entre Chihuahua y Sonora un grupo armado abrió fuego contra una camioneta. Las balas hicieron estallar el tanque de gasolina. Allí murieron calcinados una mujer y sus cuatro hijos. De ocho y diez años de edad dos de ellos; lo otros, un par de gemelos de apenas seis meses de nacidos.

De acuerdo con la versión que ofreció al diario Milenio Julián LeBarón, integrante de la familia atacada y uno de los que llegó primero al lugar de los hechos tras el ataque, dos camionetas en que viajaba la familia quedó en un fuego cruzado entre bandas de narcotraficantes. Seis niños de 10 que inicialmente habían sido reportados como secuestrados, regresaron caminando al rancho La Mora, en el municipio de Bavispe, donde viven.

El contexto en que se dan estos hechos, las situaciones y los personajes le agregan esa dosis de malignidad que subyace siempre en las casualidades trágicas: Bavispe es la tierra natal del secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, que se encuentra en el ojo del huracán desde el 17 de octubre, día del “culiacanazo”.

En Agua Prieta, donde quedaron dos muertos en hechos ocurridos más temprano, el presidente municipal es primo hermano de Durazo Montaño.

Al mediodía de este lunes triste, Twitter parecía de fiesta por la llegada del embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau arribó a Hermosillo. En poco tiempo este diplomático norteamericano se ha hecho famoso por su gran capacidad para socializar con los mexicanos. Alegre y despreocupado va por las comunidades del país conviviendo con frescura, compartiendo en redes sociales su gusto por estar en México y disfrutar su gastronomía, sus paisajes, su gente.

Pero resulta que la familia LeBarón son también ciudadanos norteamericanos y están pidiendo ayuda al presidente Donald Trump, de severidad implacable respecto a las políticas de combate al narcotráfico y a la migración ilegal en nuestro país. Hace algunos meses doblegó al Estado mexicano y lo obligó a orientar las tareas de la Guardia Nacional hacia la contención de migrantes, antes que al combate al crimen organizado. Era en ese momento su prioridad.

Después de la liberación de Ovidio Guzmán y de los hechos en Bavispe, quizás cambie su perspectiva.

La horrible muerte que encontraron en Bavispe una decena de sus connacionales, mormones además (y el dato es relevante porque introduce un elemento religioso) obliga a estar muy pendientes de las instrucciones que gire a su embajador en México, que ya no podrá degustar sus tacos de carne asada ni las coyotas ni la machaca, con la frescura que le caracteriza.

Los afanes reeleccionistas de Trump, su condición de halcón, hacen previsible una escalada de odio hacia México, los mexicanos y su gobierno.

“La seguridad de nuestros connacionales es nuestra gran prioridad. Estoy siguiendo muy de cerca la situación en la sierra entre Sonora y Chihuahua”, escribió en su cuenta de Twitter el embajador Landau, al filo de la media noche.

“Como madre siento coraje, repudio y un profundo dolor por los cobardes hechos en la sierra entre Sonora y Chihuahua. No sé qué clase de monstruos se atreven a lastimar a mujeres y niños. Como gobernadora toda mi colaboración para que no quede impune y paguen los responsables”, escribió Claudia Pavlovich en esa misma red social.

Para esa hora, Alfonso Durazo no había emitido posicionamiento alguno.

Algo está pasando en el gobierno federal desde el ‘Culiacanazo’. Una total falta de ‘timing’ que los llevó a abrir la semana mostrando cómo el aparato de Estado se utilizó para investigar cuentas de Twitter desde las que presuntamente se promueven hashtag contra el gobierno.

Se fueron contra un troll cuyo username es “tumbaburros” y a quien identifican como Luis Felipe Calderón Zavala, hijo del expresidente; contra el ex secretario de Educación peñista Aurelio Nuño y contra el diputado federal del PAN, Juan Carlos Romero Hicks.

Al margen del humor involuntario que provoca la embestida contra tuiteros, cuando de sobra es conocido que si alguien utiliza y muy eficazmente bots y trolls es el propio gobierno federal y sus operadores en redes, la percepción que se generalizó es que el crimen organizado le está disputando, y ganando el territorio nacional al Estado, mientras todo el aparato se vuelca a perseguir a un troll.

Sería cómico, si no fuera tan trágico. 

La mañanera de hoy será imperdible.

II

Pero bueno, no todo es tragedia y en el ámbito estatal hay buenas noticias.

Con el mes de noviembre comienza una serie de acciones y programas coordinados entre el estado y la federación, ayuntamientos y sector privado para potenciar lo que hasta ahora se ha hecho en materia de vivienda, que no es poco.

En los últimos cuatro años se han realizado unas 10 mil obras (cuartos y viviendas nuevas), beneficiando a más de 52 mil sonorenses; mejoramiento de hogares y más de 6 mil 300 cuartos rosa, un programa orientado a eliminar el hacinamiento de mujeres y niñas que usualmente dormían junto a los varones., lesionando su derecho a la privacidad, algo que en barrios marginales y zonas rurales incrementa riesgos para ellas.

Manuel Puebla y Elia Sallard, secretario de Sedeson y comisionada de vivienda respectivamente informaron que actualmente se invierten 300 millones de pesos en los municipios de San Luis Río Colorado y Nogales.

Noviembre es el mes de la vivienda y en estos días se entregarán alrededor de 500 ampliaciones y casas nuevas en municipios como Hermosillo, Cajeme, Álamos, Ures, Cumpas, Benito Juárez, Etchojoa, San Ignacio Río Muerto, Huasabas, entre otros.

Lo que se ha hecho en el rubro de la construcción y mejoramiento de viviendas en Sonora es especialmente notable, pues este 2019 se cancelaron partidas federales para diversos programas, dejándolos a medias, y avanzando con lo que se tiene.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx