Inicio Arturo Soto Ricardo Bours, el nuevo Grinch de María Dolores del Río

Ricardo Bours, el nuevo Grinch de María Dolores del Río

63
0

Donde se puso por demás caliente el asunto político es en Movimiento Ciudadano. A María Dolores del Río le echaron montón algunos regidores y ciudadanos navojoenses, que estuvieron a punto de reventar un foro del ISAF en el que participó la diputada presidenta de la Comisión Anticorrupción.

Los inconformes la señalaron como cómplice de la alcaldesa de la Perla del Mayo, que acumula varias denuncias en su contra, que se empolvan en los archivos del Congreso.

Nomás falta que, considerando la grilla interna que se cargan en MC, la alcaldesa voltee a ver al empresario cajemense Ricardo Bours Castelo como el instigador de esa protesta. 

Y es que Ricardo Bours adelantó hace unos días que si María Dolores del Río, hasta hace poco perfilada como la precandidata natural de ese partido a la gubernatura, tenía el mejor proyecto, entonces ese proyecto era él, por lo cual la ex alcaldesa de Hermosillo debería sumarse a su causa.

También dijo que la ex alcaldesa tenía derecho al pataleo, pero tres de los cinco que deciden las candidaturas en MC ya lo palomearon. Declaraciones que fueron interpretadas por algunos como rudeza innecesaria, y por otros, especialmente entre las huestes de María Dolores, como “palabras de un hocicón”.

Del Río Sánchez, me cuentan, anda como frente frío y no la calienta ni el sol, pero en vía de mientras ya inauguró una oficina de enlace en Ciudad Obregón, para mandarle una señal a Ricardo de que no se quedará con los brazos cruzados.

Este viernes a la una de la tarde tendremos al ex alcalde cajemense en la cabina de la Red 93.3 donde conversaremos largo y tendido sobre este y otros temas. Supongo que, en justicia, el siguiente viernes podría estar como invitada María Dolores, si es que no se acelera y se comunica vía telefónica para contrastar posiciones con el nuevo Grinch que se le ha aparecido, a casi un año de la navidad 2020.

Recordemos que en invierno de 2008, cuando el PAN decidió que Javier Gándara sería su candidato a la alcaldía de Hermosillo, Del Río Sánchez soltó aquella lapidaria frase: “Se me apareció el Grinch”.

Y sí, Gándara Magaña no sólo le robó la navidad, sino la candidatura, lo que terminó de empujar a la ex alcaldesa a distanciarse del padrecismo en ascenso, y luego a renunciar al PAN para empezar a construir su proyecto desde Movimiento Ciudadano, unos años después.

Ahora, cuando creía que tenía la candidatura al gobierno del estado en la bolsa, a María Dolores del Río se le aparece otro Grinch, en la persona de Ricardo Bours. Veamos qué derroteros toma esta nueva historia.

II

No sé usted, atribulada lectora, empiojado lector, qué datos son los que tiene a la mano, sobre todo cuando la mete en el bolsillo, pero el Inegi ya sacó cuentas e informó que el país entró en recesión, un concepto para iniciados que técnicamente define a una economía cuando registra tres trimestres consecutivos de tasas anualizadas negativas estacionalmente ajustadas.

Traducido al lenguaje coloquial: la economía del país no sólo se ha estancado, sino que ha decrecido.

Y en lo que nos entretenemos haciendo memes del avión presidencial y su estrambótica rifa, usted podrá voltear a su alrededor y observar cuántos nuevos negocios se han abierto, cuánta de su gente cercana permanece en sus empleos o los ha perdido; cuánto le rinde su quincena a la hora de ‘hacer el súper’ y esos son, finalmente los datos que le permitirán concluir si le está yendo mejor o peor que hace dos años.

Porque los datos que tiene el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo reiteró ayer por la mañana, son otros. Y esos datos le indican que el crecimiento económico es una falacia del periodo neoliberal para medir el crecimiento de las riquezas de unos cuantos, lo cual ya no sucede, porque lo importante es el bienestar y el desarrollo de los más pobres, a quienes sí les está yendo mejor.

Exactamente no sé la fecha, pero supongo que debió ser entre el dos de julio de 2018 y el 1 de diciembre de ese mismo año, cuando el crecimiento económico pasó de ser un concepto clave en el discurso de la campaña presidencial, a una serie de parámetros neoliberales en desuso.

Porque en campaña, el hoy presidente sí hablaba de crecimiento económico. Fustigaba a los gobiernos en funciones y prometía que en cuanto él llegara a la presidencia, el país comenzaría a crecer al 6 por ciento. Luego dijo que al 4. Luego que al 2. Luego que al 1. 

Y ahora que está en números negativos, pues esos datos sobre el crecimiento económico no importan, porque lo importante es que en las rancherías ahora matan dos vacas en lugar de una.

Es probable que ni usted ni yo tengamos el andamiaje teórico, el bagaje conceptual o los conocimientos necesarios para entender la ciencia económica, y por alguna extraña razón sospecho que el presidente tampoco, aunque la diferencia es que nosotros no estamos a cargo de la conducción del país.

Pero eso no importa porque si la nave se estrella, siempre habrá un periodo neoliberal al cual echarle la culpa.

“Puede ser que no se tenga crecimiento, pero hay desarrollo y hay bienestar”, sostuvo a propósito de este tema, el presidente en la mañanera del jueves.

Pero habría que insistir en la invitación a mirar alrededor para confirmar que ciertamente, el escenario apocalíptico que describen los detractores del actual gobierno federal no es tal, tampoco el paraíso que anticipan sus panegíricos se ve por ningún lado. ¿O sí?

Claro, asumo que la mayoría de mis opulentas lectoras, mis derrochadores lectores están en Sonora y, pese al escenario nacional complicado, acá los datos del mismo Inegi, citados por el secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada, se mantiene un comportamiento positivo en su tasa de crecimiento al registrar 1.1% en el tercer trimestre de 2019, ubicándose en el lugar 11 entre los estados con mayor crecimiento económico, y el cuarto después de Tabasco, Sinaloa y Colima en el indicador trimestral de la actividad económica estatal según el mismo Inegi.

Eso se debe, sostuvo el funcionario, a que en Sonora tenemos energía solar, agua, gas y conectividad, lo que convierten al estado en uno de los estados más atractivos para la inversión, y eso obedece fundamentalmente a la importancia que le ha reconocido la gobernadora Claudia Pavolvich a estos factores que alientan la inversión en el estado.

III

Por cierto, la gobernadora estuvo ayer en La Colorada, donde inauguró el parque cultural construido junto al frontispicio del templo católico de ese municipio, que data de 1890 y en cuya rehabilitación participaron el CECOP y el INAH.

También entregó la obra de rehabilitación de la red de agua potable y se comprometió a facilitar una unidad de transporte escolar para el traslado digno de las y los estudiantes de esa localidad a sus escuelas. 

En La Colorada, donde opera la empresa minera Argonaut Gold que inauguró una casa comunitaria donde se ofrece una diversa gama de actividades educativas y culturales para los pobladores, especialmente para niños y jóvenes.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx