Inicio Bernardo Elenes Habas Se mueve la clase política en Cajeme.-

Se mueve la clase política en Cajeme.-

78
0

Se mueve la clase política en Cajeme.- Todos, quienes respiran, aspiran y suspiran dentro de ese quehacer, tienen la mira puesta en el 2021.- Sin embargo, las ambiciones desmedidas podrían destruir puentes y partidos

Bernardo Elenes Habas

La clase política en Cajeme, tiene la mira puesta en el 2021.

Buscan, los integrantes de diferentes partidos, lograr incluirse en las plataformas desde donde se definirá el relevo del actual alcalde Sergio Pablo Mariscal, pero también de diputaciones locales y la federal.

Se percibe en el ambiente esa inquietud de mujeres y hombres que han probado la experiencia de cargos de representación popular, o desde los niveles de organigramas municipales, quienes buscan figurar en cualquier tipo de actos públicos, convirtiéndolos en verdaderas pasarelas.

Aunque, esos privilegiados frentes de aspirantes que mantienen cercanía con la gente y los medios de información por su calidad de regidores y funcionarios, no van solos; ya que debe tomarse en cuenta también a los militantes de partidos quienes actualmente no tienen presencia en actividades oficiales, y que, en su momento, estarán en el juego de las aspiraciones, porque les late fuerte el corazón por lograr incrustarse en las luchas que vienen, no obstante que algunos pretendan evadirse y dejar que el tiempo y las circunstancias hablen por ellos y los coloque en el campo de batalla. Es decir, esperar que sus partidos y grupos de poder hagan valer sus marcas.

Por lo pronto, es evidente observar que en el cuerpo colegiado de Cabildo, varios de sus integrantes arrecian los proyectos personales que vienen impulsando desde hace varios meses hacia el 2021, buscando estar en la memoria de la gente para lo que se ofrezca; porque saben, por experiencia, que lo que no hagan desde ahora, no podrán concretarlo el año próximo, cuando los cinco meses del 2021, son para darle presencia a las fórmulas electorales ya estructuradas en forma y fondo.

La iniciativa privada se mueve, también, buscando tener presencia mediática. Y aunque las cámaras empresariales no pueden ni deben hacer política electoral

desde sus núcleos, en forma personal quienes las integran tienen todas las prerrogativas para sumarse a las corrientes, precandidatos, candidatos que más les acomoden. O ser ellos mismos protagonistas en los procesos.

¿Quiénes podrían ser parte del tejido electoral que viene, con posibilidades de incluirse en las boletas que en su momento, cruzarán los ciudadanos?

Aquí, algunos nombres de donde podrían surgir posibles candidatos para las diferentes expresiones partidarias. Por supuesto, primero las damas, luego los caballeros:

María del Rosario Oroz, Anabel Acosta, Teresita Caraveo, Graciela Armenta, Adrián Manjarrez, Joaquín Armendáriz, Emeterio Ochoa, Raúl Ayala González, Carlos “Kala” Castro, Bernabé Arana Rodríguez, Jesús Félix Holguín, Abel Murrieta, Rafael Delgadillo, Omar Guillén, Juan Saúl Benítez, Ascensión López Durán, Javier Osorio, Omar Serna, Pedro Chávez, Rodrigo Bours, Gustavo Almada, Jorge Russo, Fernando González Meza.

Sin embargo, todos ellos tendrán que pasar por la prueba selectiva de sus partidos; organismos que deberán, primero, poner orden a su interior, lograr la unidad, definir como punto esencial el proyecto que privilegie a Cajeme.

De no consolidar el trabajo conjunto en forma inteligente y sin las ambiciones enfermizas que caracterizan a los grupos incrustados en los partidos, se volverá evidente que aquellos que así accionen, llegarán a la contienda con media derrota en sus alforjas. La otra mitad la pondrán los ciudadanos, negándole sus votos.

Le saludo, lector.