Inicio Bernardo Elenes Habas Un poema de domingo.-

Un poema de domingo.-

59
0
Bernardo Elenes Habas

Un poema de domingo.- Las páginas literarias, son ahora, hojas muertas.- Lamentable que semilleros de poetas y narradores se hayan cancelado en los periódicos locales.- El Diario, desde su nacimiento en 1942, mantuvo espacios para los creadores.- Tribuna, con Bartolomé, impulsó La Cultura en el Noroeste.

Bernardo Elenes Habas

Los poetas y narradores de Cajeme, se quedaron sin tinta y papel donde publicar sus chispazos de luz y asombros.

El espacio de más tradición que se mantuvo desde 1942 hasta 2016, se acabó, al cambiar de propietarios Diario del Yaqui.

En Tribuna del Yaqui, el periodista y poeta Bartolomé Delgado de León, abrió dos páginas como alas para que volara la imaginación. Las puso a disposición de los creadores, denominándolas La Cultura en el Noroeste. Alas que fueron cercenadas en 1973.

No hay, desafortunadamente hasta ahora en Cajeme, parcela en la que se siembren las semillas prodigiosas del poema, del cuento, la crónica, el ensayo breve, para que los escritores que mantienen esas disciplinas, hagan su labranza. Pero también, para que se fomente la maduración de talentos, que los hay sobradamente, entre las nuevas generaciones.

Hoy, como solía hacerlo cuando fui parte de los alumnos de don Jesús Corral Ruiz en el Diario, le regalo un poema de domingo:

Viñeta de barca ARTEnet.es

YO TE ESCRIBO POEMAS…

Yo te escribo poemas

para que no me olvides.

Les doy forma de barcas,

los diluyo en el agua,

les digo que te busquen,

que sigan en el mapa

nocturno de los astros

la ruta de tu luz,

tus canciones de otoño,

metáforas de tiempo.

Yo te escribo poemas,

les pongo alas y verbos,

voy tatuando en el viento,

en el día, en la noche,

en bosques y praderas,

en la montaña incierta,

tu nombre sensitivo,

breve como un suspiro

donde caben mis sueños.

Yo te escribo poemas,

les doy lluvia y tormentas,

los hago brisa suave,

espigas que revientan

como trigo en el valle,

para que no me olvides.

Pero veo, presiento,

que la erosión, los años,

el hecho de no estar

en la luz de tus ojos,

va borrando mi rostro

del sol de tu recuerdo…

Yo te escribo poemas,

para que no me olvides…